Río Misisipi: características, caudal y biodiversidad

El río Misisipi –o Mississippi River, como se le conoce en inglés– es un largo río situado en América del Norte que atraviesa la parte central de los Estados Unidos. Se trata también de un río emblemático para la cultura norteamericana, ya que fue en la región del Delta, situada al este del Misisipi, donde nació el blues.

Contrario a lo que se podría pensar, el estado donde nace el rio Misisipi no es el mismo que le da nombre. De hecho, su nacimiento se produce en el extremo norte del lago Itasca, al norte de Minnesota. El Misisipi es un río con un gran papel histórico. No sólo porque ha sido fuente de recursos hídricos para los millones de personas que habitan en los asentamientos que se han realizado a lo largo de su recorrido. También porque el Misisipi ha tenido un gran peso en el desarrollo de la cultura de dichos pueblos.

El Misisipi ha tenido una gran importancia para los nativos americanos, que tradicionalmente se asentaron a lo largo del río Misisipi y de sus afluentes. A pesar de que muchos de los pueblos amerindios se dedicaban a la caza y a la recolecta, hubo algunos que crearon sociedades agrícolas que fueron muy prolíficas. De hecho, los nativos americanos fueron quienes dieron al Misisipi el nombre de Meschacebé, que significa “padre de las aguas”.

Características del río Misisipi

Después de su nacimiento en el lago Itasca, el río alcanza pronto los 210 metros después de las cascadas de Saint Anthony, cerca de Minneapolis. En su recorrido se le unen los ríos Illinois y Misuri en San Luis (Misuri) y el Ohio en Cairo (Illinois).

Tiene una longitud de 3.770 km, y sólo uno de sus afluentes, el Misuri, es más largo en América del Norte. Por otra parte, el caudal del río Misisipi es de 16.790 m³/s. A pesar de que el sistema Misisipi-Misuri da lugar al cuarto río más largo del mundo, su caudal es mucho menor que el de ríos como el Amazonas o el Congo, que transportan mucha más agua debido a una mayor incidencia de precipitaciones en las zonas que atraviesa.

Su cuenca hidrográfica es la más grande de Norteamérica y la tercera del mundo, tras las del Amazonas y el Congo. Su superficie total es de 3.238.000 km², es decir un tercio del territorio de los Estados Unidos. La cuenca del Misisipi drena agua de 31 estados y es la fuente del 23% del abastecimiento de aguas superficiales públicas de los Estados Unidos.

El río Misisipi y su llanura aluvial dan cobijo a una gran biodiversidad. De hecho, la gran diversidad de fauna y flora que habita en sus aguas componen el mayor sistema continuo de marismas del continente norteamericano.

río Misisipi

Biodiversidad del río Misisipi

El río Misisipi atraviesa en su curso estados del país norteamericano, lo cual hace que aguas sean ricas en limo y arcilla. Como consecuencia, el Misisipi favorece el desarrollo de un hábitat ideal para el desarrollo de una gran variedad de animales y plantas. El clima húmedo y semitropical propio de las regiones por las que pasa este emblemático río estadounidense también contribuye a su gran biodiversidad.

Algunas de las especies que viven gracias a las aguas del río Misisipi son el oso negro de Louisiana, el cocodrilo americano, la tortuga mapa anillada, el esturión de lago o el pez baile. Algunos de estos animales son endémicos del Misisipi, lo cual indica que sólo se pueden encontrar en el ecosistema que favorecen sus aguas. También viven en ellas 63 especies de mejillones y 57 especies de cangrejos. Y en las zonas más profundas del río se han llegado a detectar 5 especies de lamprea diferentes.

La importancia de la preservación de los ecosistemas

No obstante, investigaciones recientes han denunciado una reducción notable en la riqueza de reptiles que viven a lo largo del corredor del Misisipi. Gran parte de esto parece estar derivado de la intervención del ser humano sobre el medio fluvial, que frecuentemente interviene sobre los ríos para adecuarlos a sus necesidades de navegación y de desarrollo económico.

Con este fin, gran parte del recorrido del río Misisipi se preserva activamente gracias a las reservas naturales. En este sentido, el ecosistema del curso superior está protegido por el Upper Mississippi River National Wildlife and Fish Refuge. Se trata de un recorrido de 500 kilómetros que va desde Wabasha (Minesota, el estado donde nace el rio Misisipi) hasta Rock Island (Illinois).