Fundación Aquae > Viaje en el tiempo

Viaje en el tiempo

El desvío de la cápsula espacial Soyuz alarmó a Kim Yi, astronauta coreana. Se aferró al asiento y percibió como ingresaba a la atmósfera a miles de kilómetros por hora. La travesía fue abrumadora para ella y perdió la conciencia.

Yi despertó al sentir voces en el exterior. Cuando pudo salir de la cápsula, descubrió que unos indígenas polinesios la miraban aterrados. La astronauta levantó la mano derecha en señal de saludo, pero los nativos respondieron con un ataque de flechas envenenadas.

Cuando salió de la máquina, supo que había funcionado. Un mundo recién nacido se erigía ante él, un mundo libre de todo lo que había corrompido al ser humano durante tantos milenios. A lo lejos observó seres que sólo había visto en libros, y aspiró un extraño olor a nuevo que le recordó que era el único hombre allí. Con la piedra más cercana que encontró, destruyó la máquina. No estaba dispuesto a regresar donde tanto daño le habían hecho,  con esos seres tan desconocidos para él como los que ahora veía en la lejanía.