Campus logo

Un inodoro ecológico frente a un volcán

27 de Febrero de 2015
dónde está el volcán Cotopaxi
Puede ocurrir que uno despierte en la mañana y vislumbre, justo en frente, un radiante volcán nevado, un cono perfectamente simétrico emergiendo como un coloso sobre páramos pajizos y bosques de pino. Puede ser que, entonces, uno necesite ir al baño y las vistas -todavía- sigan siendo las mismas: los 5897m del volcán Cotopaxi a través de la ventana.

Ir al baño a 5000m de altura es posible. ¿Sabes dónde? En el inodoro ecológico delante del volcán Cotopaxi. Marina Bastos nos cuenta todo sobre este lugar y nos indica dónde está el volcán Cotopaxi.

¿Dónde está el volcán Cotopaxi?

Al sur de Quito, la Panamericana se abre paso entre las cordilleras occidental y oriental de los Andes, la gran espina dorsal ecuatoriana. Encajada en ese estrecho pasillo discurre la que el científico alemán Humboldt denominó en 1802 la “Avenida de los volcanes”, unos 325 kilómetros que contienen algunos de los mayores conos activos del mundo. Imaginemos, por ejemplo, un trayecto Madrid-Zaragoza con una hilera a los lados de casi 30 volcanes.

Todo aquí es superlativo. La carretera asfaltada más elevada de Ecuador: Ambato-Guaranda, un imponente recorrido que asciende por encima de los 4.000m. El volcán Chimborazo es la cumbre más alta del país, y debido al mayor diámetro de la Tierra en latitud ecuatorial, su pico (6.310m) es además el punto más alejado del centro del planeta. El cóndor puede alcanzar los 3,50 metros de envergadura y planear durante horas. El colibrí del Chimborazo no sobrepasa los 13cm y es uno de los colibríes que vive a mayor altitud del mundo.

La lengua quechua da nombre a los gigantes: Rumiñahui, Quilotoa, Tungurahua o Chimborazo. Cotopaxi, por ejemplo, significa en quechua cuello de luna. Y es allí, en el Parque Nacional Cotopaxi, al pie del cuello de la luna, donde se encuentra este baño con vistas.

Características 

Como decíamos anteriorment, la Cordillera Central de los Andes (Ecuador central) es el lugar donde está el Volcán Cotopaxi. Con una altura de 5.911 metros (19.393 pies), se encuentra entre los volcanes más altos del mundo. Cotopaxi tiene un cono casi perfectamente simétrico, interrumpido solo por un cono menor: la Cabeza del Inca (“Cabeza del Inca”). La montaña tiene un largo historial de erupciones violentas. Las erupciones históricas más grandes tuvieron lugar en 1744, 1768, 1877 y 1904. La erupción de 1877 fue conocida por sus lahares (corrientes de lodo volcánico) que viajaron más de 60 millas (100 km) para encontrarse con el Océano Pacífico al oeste y el Amazonas. Cuenca del río al este. Después de la erupción significativa más reciente, que ocurrió en 1904, se produjeron erupciones menores en 1940 y 2015.

El inodoro ecológico delante de volcán Cotopaxi

Una caseta simple de paredes rosadas y amarillas, con techo de chapa y un inmenso ventanal delantero. En una pared interior se ha pintado esta frase: From little things, big things grow. En la pared exterior se lee esta otra: Composting toilet contributes to the fertility of our gardens. Adentro hay enredaderas, geranios floridos, toda la luz de la ventana. Hay un recipiente lleno de cenizas para espolvorear en el inodoro después de utilizarlo. Hay un volcán al frente.

Los baños secos son los mejores generadores de abono natural: en vez de gastar cinco o seis litros de agua cada vez que orinamos, podemos hacer abono. Después de un tiempo, las heces mezcladas con tierra y ceniza se utilizan como fertilizante para árboles y plantas. Un baño ecológico no solo ahorra agua y evita la contaminación del suelo (no produce aguas negras) sino que lo enriquece.

En la noche, en torno al fuego del hogar, los viajeros ojean sus folletos. Se ofrecen caminatas en busca de cascadas escondidas, paseos entre rebaños de llamas bajo el vuelo de los cóndores, descensos al valle en bicicleta, cabalgatas de seis horas sobre caballos lustrosos, brillantes. El Parque promete tantas cosas. Las cosas, sin embargo, son a veces más sencillas: basta con ir al baño.

Se trata de una experiencia única la de poder contemplar la magnitud de la naturaleza desde un lugar tan privilegiado.

 

ACERCA DEL AUTOR

Martina Bastos
Escribe sobre realidades y le han premiado por ello. En 2012 recibió el premio Las Nuevas Plumas 2012 por su texto "La gran mudanza". Ha ganado el certamen Diez Años Viajando Juntos de la revista National Geographic, y en 2014 recibió el premio Don Quijote de Periodismo, en el marco de la XXXI edición de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España, que convocan anualmente la Agencia EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), por su trabajo "La lluvia es una cosa que sucede en el pasado”.