La sostenibilidad social y otros tipos de sostenibilidad

Utilizamos cada vez los términos sostenibilidad y el desarrollo sostenible para hablar de ámbitos cada vez más amplios. El concepto de sostenibilidad surgió a partir de un término plasmado en el Informe Burtland a finales de los ochenta. Hoy en día representa un nuevo paradigma de vida y desarrollo social.

Los conceptos de sostenibilidad y desarrollo sostenible están íntimamente relacionados y en la actualidad su importancia se ha redimensionado. Por eso es probable que en los últimos años hayas escuchado hablar sobre algunos de los diferentes tipos de sostenibilidad o desarrollo sostenible que existen. ¿Sabes, por ejemplo, qué es la sostenibilidad social? A continuación, te invitamos a conocer los detalles de este concepto.

Sostenibilidad social: definición

En términos generales, la sostenibilidad se refiere a la capacidad de satisfacer las necesidades del presente sin poner en riesgo la capacidad de las nuevas generaciones de satisfacer las suyas en el futuro. El concepto, hace énfasis en la búsqueda del equilibrio entre el respeto al medio ambiente, el crecimiento económico y el bienestar social.

Por su parte, la sostenibilidad social pone el foco de lo sostenible en el desarrollo vital de grupos sociales concretos. De esta manera, busca fortalecer la cohesión y la estabilidad de las poblaciones. El concepto se aplica a sectores sociales o poblaciones en situación de desventaja con respecto a las demás, o que se encuentran desprotegidas de algún modo. De ahí que su objetivo central sea la gestión responsable de recursos, lo que significa garantizar que la actividad humana se desarrolle de una manera que no destruya el entorno de las comunidades en donde se realiza. Así se puede promover la permanencia en el largo plazo de estas comunidades humanas, de su estilo de vida y de su cultura.

De esta manera, la sostenibilidad social y el desarrollo sostenible comparten como principio la idea de que los recursos naturales no pueden emplearse irracionalmente. Esto provocaría su agotamiento. Y dado que las comunidades humanas dependen del acceso a estos recursos, garantizar su disponibilidad es una cuestión vital.

Antecedentes del concepto de sostenibilidad

“Desarrollo sostenible” es un término que apareció por primera vez en el Informe Burtland (1987), donde se definió como un tipo de desarrollo orientado a “satisfacer las necesidades de las generaciones presentes, sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades”.

Desde entonces, se entiende que una actividad o proyecto es sostenible cuando su impacto en el entorno no implica agresión ni su destrucción en el futuro. Con el tiempo, el concepto se ha diversificado y expandido y se ha convertido en un valor muy arraigado en la sociedad. De hecho, diversas instituciones, líderes sociales y empresas han incorporado el concepto de sostenibilidad como parte consustancial de su filosofía y visión.

En la actualidad, el concepto de sostenibilidad se aplica a las actividades económicas, a la vida social y al medio ambiente. Tres campos que conforman la trinidad suprema cuando se trata de ofrecer las mejores respuestas a los desafíos planetarios que enfrentamos.

 

sostenibilidad social

 

Ejemplos y tipos de sostenibilidad

Un ejemplo claro de aplicación del concepto lo tenemos en el abordaje de la agricultura tradicional y las actividades artesanales. Se trata de actividades vinculadas a comunidades de tipo rural que encierran tradiciones inmateriales de un gran valor sociocultural.

Cuando se dan los casos de proyectos a realizar en este tipo de comunidades, se aplica el enfoque de la sostenibilidad social para proteger la riqueza de sus tradiciones. De esta manera, se garantiza la perdurabilidad de estas poblaciones y sus formas de trabajo.

Es importante destacar que muy pronto el concepto se extendió y se aplicó a otros ámbitos de acción. La sustentabilidad surge como una respuesta a los abusos contra los entornos naturales cometidos por la acción del ser humano. Esto nos lleva a hablar no solo del espacio natural sino de las comunidades físicas que habitan en él. El concepto de sostenibilidad es, por lo tanto, extrapolable a otras actividades sociales.

Hoy se considera que existen varios tipos de sostenibilidad en función de su foco de acción:

  • La sociedad: la sostenibilidad social.
  • El medio ambiente: la sostenibilidad ambiental.
  • El uso de recursos para la producción de energía: la sostenibilidad energética.
  • La economía: la sostenibilidad económica.

Más allá de la sostenibilidad social: la sostenibilidad integral

Como hemos visto, hoy día el concepto de sostenibilidad se aplica en diferentes sectores. No obstante, una mirada más amplia permite constatar que no se trata de secciones separadas. Por tanto, es importante no verlas como ámbitos cerrados y aislados de todo lo demás.

De hecho, cuando se habla de sostenibilidad se habla de relaciones sociales. Relaciones que implican una íntima interconexión entre los distintos ámbitos de funcionamiento de una sociedad. Así, en una comunidad humana que realiza una determinada actividad económica en un entorno específico están presentes los diversos tipos de sostenibilidad de forma interconectada.

Con el avance del siglo XXI se ha podido observar cómo estas interconexiones se han profundizado y ampliado. Hoy existe un contexto donde las actividades sostenibles en distintos campos se nutren entre sí. De ahí que hoy la sostenibilidad se haya convertido en un modelo de relaciones que pueden proyectarse en el largo plazo. Además, es un valor asumido por instituciones con una visión de vanguardia.

En este sentido, existe una creciente consciencia global sobre el tema ecológico. Esto ha hecho que la sostenibilidad se convierta en un paradigma de vida social, orientado no solo a garantizar la supervivencia de los espacios, sino la de la misma especie humana sobre la Tierra.