Campus logo
Aquae

¿Cómo hacer desaparecer un vaso?

A lo largo de tu vida, seguro que has visto muchos trucos de magia que te habrán sorprendido. ¿Qué te parecería utilizar tu conocimiento científico para hacer desaparecer un objeto? En este experimento, te vamos a enseñar con 3 objetos caseros cómo puedes realizar un sorprendente truco de magia gracias a las leyes de la física. ¡Empezamos!

En este artículo, vamos a usar las leyes de la física para hacer un verdadero truco de magia. Hoy te vamos a enseñar cómo hacer desaparecer un vaso con aceite.

Materiales

  • Un vaso pequeño.
  • Un bol.
  • Aceite.

Experimento cómo hacer desaparecer un vaso con aceite

  1. Colocamos el bol.
  2. Introducimos dentro el vaso.
  3. Echamos aceite.
  4. ¡El vaso ha desaparecido!

Explicación

¿Cómo es posible hacer desaparecer un vaso con aceite? ¿Qué ley de la física entra en juego? Vamos a investigarlo.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la velocidad de la luz varía dependiendo del medio que atraviese. Cuando realiza un recorrido por el vacío, alcanza una velocidad es de 300000 km/s. Por el contrario, si viaja por el aire, su velocidad es de 299910 km/s (muy parecido al vacío). Cuando la luz viaja por el agua, alcanza una velocidad de de 225564 km/s. Todo viene a explicar una idea: la luz irá “reducirá su velocidad” en función del medio que atraviese. Por tanto, si vemos cómo cambia de medio, veremos un cambio en su trayectoria, es decir un ángulo.

Otro concepto que tenemos que tener en cuenta es que el índice de refracción. Esta se conoce como la relación entre la velocidad de la luz en el vacío (conocida también como la constante de Eisntein “c”) y la velocidad de la luz en el otro medio. Si el índice de refracción del diamante es de 2,41, la luz reducirá  2,41 veces su velocidad cuando se encuentre atravesando este preciado diamante.

El índice de refracción del aceite hace desaparecer el vaso

Aquí no estamos utilizando diamante para hacer desaparecer un vaso, pero sí aceite vegetal. Esta sustancia posee un índice de refracción de 1,47. Como que la velocidad de la luz en los dos medios es la misma, no podemos diferenciar los dos objetos, y éstos acaban mezclándose visualmente sin poderlos diferenciar. Por tanto, es el índice de refracción el que explica por qué somos incapaces de ver el vaso cuando está dentro del bol y cubierto de aceite.

¿Cómo se calcula el índice de refracción?

Se define el índice de refracción como la velocidad de la luz en el vacío, dividido por la velocidad de la luz en el medio. Simbolizado con la letra ‘n’, el índice de refracción de un material es una medida que utilizamos para saber cuánto se reduce la velocidad de la luz al atravesar este material.

Cómo medir la refracción de la luz con un refractómetro

Como seguro que has conseguido hacer desaparecer una vaso en este experimento, ya tienes mucho recorrido caminado. A grandes rasgos, entendemos como refracción el fenómeno que ocurre cuando la luz entra en un líquido y cambia de dirección. Los refractómetros miden el grado en el que la luz cambia de dirección, llamado ángulo de refracción. Un refractómetro toma los ángulos de refracción y los correlaciona con los valores del índice de refracción que se han establecido. Usando estos valores, se puede determinar las concentraciones de soluciones.

Cada líquido tiene un índice de refracción diferente. El índice de refracción del agua destilada sirve como punto de referencia y comparación para calibrar un refractómetro. Los refractómetros emplean índices de medición internos que varían según el uso previsto del refractómetro.

Para qué sirve un refractómetro

Un refractómetro hubiera sido muy útil para conocer el ángulo de refracción del aceite que hemos utilizado en este experimento en el que has aprendido cómo hacer desaparecer un vaso. En realidad, este dispositivo tiene una aplicación muy útil en la industria alimentaria.

Un refractómetro utiliza el índice de refracción que produce la luz en una disolución para medir la concentración de azúcar de dicha disolución. El refractómetro proyecta la curva que produce la luz en una retícula para determinar el ángulo que forma la luz. El valor obtenido se representa en grados Brix, que es el porcentaje de azúcar o sacarosa que tiene la muestra en cuestión.