Campus logo

¿Cómo sabemos que tenemos sed?

Prevenir la deshidratación es una de las principales estrategias de supervivencia. Las diferentes especies de seres vivos han desarrollado distintas adaptaciones para prevenir esto. El mecanismo de la sed es la del ser humano. La divulgadora científica y youtuber en Cerebrotes, Clara García nos cuenta cómo nuestro cerebro detecta que necesitamos hidratarnos.

La sed es un síntoma natural por la que se define esas “ansias” por beber líquidos. Esta sensación no es más que un mecanismo de defensa que nuestro cerebro utiliza para que pongamos atención al nivel de agua que tenemos en nuestro cuerpo.

¿Por qué tenemos sed? Generalmente, esta sensación natural viene dada por diferentes causas que provocan que nuestro organismo pierda líquidos ya sea por haber realizado ejercicio físico, consumido alimentos ricos en sales o por la propia evaporación de la piel. Omitir esa sensación de sed que nuestro organismo siente puede llevarnos a la deshidratación, con los múltiples problemas que ésta puede acarrear.

¿Cómo nuestro cerebro detecta la sed? 

Antes de comenzar con el tema central de esta Máster Class es importante señalar que, aunque hablemos de la sed en general, existen dos tipos de sed diferentes que varían en función de sus causas.

Por un lado, tenemos la sed osmótica que ocurre después de una comida con alto contenido en sal. Este tipo de sed se produce porque las células de nuestro cuerpo pierden agua para compensar ese aumento de concentración de sales en nuestro organismo. “En este caso, beber agua solventará esta sensación de sed”, explica Clara García.

Por otro lado, cuando realizamos ejercicio intenso y perdemos agua y sales minerales a través del sudor se da la llamada sed hipovolémica. Esta ocurre cuando reducimos nuestro volumen de sangre. En ese momento, nuestro cuerpo da la voz de alarma que nos lleva no solo a beber agua sino también a ingerir sales por esa pérdida de iones.

La importante función de la lámina terminal: 

Aún así, sea cual sea el tipo de sed que tengamos, en ambos casos, se activa la llamada lámina terminal. “Se trata de una estructura fundamental en nuestro cerebro muy relacionada con esa sensación de sed de la que hablamos”, asegura la divulgadora científica.

Nuestro cerebro está compuesto de una serie de ventrículos, cavidades por las que circula el líquido cefalorraquídeo. Pues bien, la lámina terminal se encuentra ubicada en uno de estos ventrículos, concretamente en el tercero, y es la responsable de mandar un aviso a nuestro cerebro para que bebamos y evitemos así la deshidratación.

En el interior de esta lámina terminal existen regiones especializadas con neuronas capaces de detectar, gracias a una especie de sensores, un cambo en la concentración de sales y en el volumen de éstas en nuestras células. Asimismo, cuando otros órganos de nuestro cuerpo detectan alguna anomalía o información relevante relacionada con la sed, la envían directamente a esta lámina para que haga su función.

Esta estructura ubicada en nuestro cerebro recibe información de la presión sanguínea y del volumen de sangre, pero también de regiones de nuestro cerebro que regulan los ritmos circadiana, estos son “nuestro reloj biológico“. Todo ello provoca que nuestro cerebro nos anime a beber agua, por ejemplo, antes de dormir al saber que pasará un largo periodo de tiempo hasta que volvamos a ingerir agua.

En esta Máster Class hemos aprendido el importante papel que juega la lámina terminal de nuestro cerebro para evitar la deshidratación. Sin embargo, “todo esto es mucho más complejo de lo que parece”, advierte Clara. Y es que el cerebro humano gestiona tanta información, que envía a otras regiones del cuerpo, que crea un flujo en constante funcionamiento para mantener la homeostasis, “el equilibrio dinámico que nos permite sobrevivir”.

Si te ha gustado esta Máster Class y quieres seguir conociendo la importancia del agua en nuestra vida, te animamos a conocer cuáles son los beneficios de vivir cerca de espacios azules también junto a Clara García.

ACERCA DEL AUTOR

Clara García
Clara García es bióloga y doctora en Neurociencia por la Universidad de Barcelona. En su última etapa del doctorado decidió embarcarse en la comunicación científica y fue cuando lanzó Cerebrotes, un proyecto de divulgación científica a través de la redes sociales. En sus charlas y escritos combina la ciencia con el desarrollo personal con el fin de acercar al público al ámbito científico de una forma amena y entretenida.