Estado de las reservas hídricas en España

El mes de mayo registra, por primera vez en 2022, una reserva hidráulica del 50%. Tras unos meses en los que se han registrados los niveles más bajos del siglo, las lluvias del mes de abril sitúan la capacidad de los embalses en 28.381 hectómetros cúbicos (hm3) de agua. A continuación, abordamos la capacidad de los embalses en el país.

En 2022 arrancaba con los meses más secos del siglo. La escasez de precipitaciones está provocando que la capacidad de las reservas hídricas en España se sitúen en cifras que alcanzan récords históricos desde 1971, año en el que comenzaron a hacerse registros. En concreto, el mes de febrero de 2022 fue el mes más seco del siglo XXI. Además, este mismo mes, fue el más cálido de los últimos 30 años.

Estado de las reservas hídricas

Tras la recientes lluvias durante el mes de abril, el balance semanal que realiza el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico sitúa la capacidad de las reservas hídricas en España al 50,6% de su total. En la actualidad, los embalses almacenan un total de 28.381 hectómetros cúbicos de agua , al experimentar un aumento durante la última de abril del 1%.

Al comparar el estado actual de las reservas hídricas con los datos del año pasado, podemos ver que, en mayo de 2021, los embalses se encontraban al 52,2% de su capacidad, es decir, 10 puntos por encima de la situación actual. Estas cifras confirman la preocupante situación hídrica que atraviesa el país.

La escasez de precipitaciones y el aumento de las temperaturas están provocando que la sequía empieza a ser una realidad en gran parte del territorio.

Datos de la reserva hídrica en España*

 La reserva hídrica en España por ámbitos es la siguiente:

  • Cantábrico Oriental se encuentra al 95,9%.
  • Cantábrico Occidental al 65,6%.
  • Miño-Sil al 55,2%.
  • Galicia Costa al 71,1%.
  • Cuencas internas del País Vasco al 100%.
  • Duero al 57,9%.
  • Tajo al 50,9%.
  • Guadiana al 32,4%.
  • Tinto, Odiel y Piedras al 80,8%.
  • Guadalete-Barbate al 36,9%.
  • Guadalquivir al 32,1%.
  • Cuenca Mediterránea Andaluza al 49,4%.
  • Segura al 44%.
  • Júcar al 64,8%.
  • Ebro al 76%.
  • Cuencas internas de Cataluña al 59%.

*Datos con fecha de 4 de mayo de 2022

La sequía, un riesgo inminente 

El último informe realizado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas señala que más de un tercio de la población del sur de Europa estará expuesta a la escasez de agua si la temperatura global del planeta sigue en aumento.

Uno de los principales efectos del cambio climático en España es la sequía. Este fenómeno hace referencia a una anomalía climática caracterizada por la escasez de precipitaciones prolongadas en el tiempo. Esta situación provoca, a su vez, una insuficiencia de recursos hídricos necesarios para abastecer la demanda existente.

La sequía no es una novedad en España y es que se trata de un país muy marcado, a lo largo de su historia, por la falta de agua. Por esto, la actual situación hídrica recuerda a la ya acontecida durante la década de los 90. Esta sequía fue histórica no solo por su duración de cinco años sino también porque los embalses quedaron al 28% de su capacidad.

A todo esto, hay que añadir que España afronta el segundo año hidrológico más seco de su historia con un 42% menos de lluvias. Y es que la escasez hídrica es uno de los mayores desafíos globales. Por esto, es importante que aunemos esfuerzos que contribuyan a proteger y cuidar este recurso tan valioso para la vida. Porque sin agua, al igual que sin árboles, la vida de todos los seres vivos del planeta no seria posible.