Campus logo
Aquae

Entrevista con el poeta chileno Raúl Zurita

Raúl Zurita es uno de los grandes exponentes de la poesía contemporánea. Su trabajo está influido por una experiencia vital marcada por el dolor, sin embargo, es un canto a la esperanza y una firme apuesta por la vida. El agua, el desierto y la ciudad son una constante en su obra. Para él, el agua es la gran imagen de la totalidad de la existencia.

La obra poética de Raúl Zurita comenzó al inicio de los años setenta. Cincuenta años más tardes, Zurita es uno de los poetas más reconocidos de Chile, al recibir el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2020, el Premio Nacional de Literatura en 2000 y el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en 2016.

Aparte de ser uno de los poetas más famosos de la poesía latinoamericana, también es uno de los más controvertidos. Después del golpe militar de Augusto Pinochet apoyado por Estados Unidos en 1973 que derrocó al gobierno democráticamente elegido de Salvador Allende, la poesía de Zurita buscó registrar la violencia y las atrocidades cometidas contra el pueblo chileno y la corrupción del español.

Un poeta marcado por político

La poesía de Raúl Zurita fue una poesía marcada por un gran elemento político. Durante la dictadura de Chile, que duró de 1973 a 1990, Zurita publicó una trilogía de libros (Purgatorio, Anteparaíso y La nueva vida). Con ellos, Zurita contribuyó a realizar la transición del apagón cultural que comenzó en el país en los años setenta a una producción artística única. En este sentido, Raúl Zurita ayudó a formar el arte colectivo “Colectivo de Acción de Arte”, que utilizó la performance como un acto de resistencia política. La asociación CADA fue una de las primeras asociaciones de arte en Chile en utilizar las nuevas tecnologías en el arte.

Durante el régimen militar del país, los chilenos tuvieron que recurrir a formas alternativas de resistencia. El régimen prohibión la formación de partidos políticos o las reuniones sociales. En este contexto, el arte pasa de ser una mera forma de expresión a convertirse en un armar de lucha política.

No +, el principio del fin de un régimen

En el año 1983 el colectivo CADA lleva a cabo la campaña “NO +”, una invitación abierta a todos los artistas chilenos a vestir el país de un símbolo de oposición política. Se trata de una acción clandestina en la que la gente recibe siluetas de cascos, botas y pistolas. En este momento, Raúl Zurita escribe «El paraíso está vacío». La campaña “NO +” continuaría hasta el final de la dictadura de Pinochet.

De esta forma, en el país latinoamericano el arte acabaría convirtiéndose en un foro necesario para la expresión. Gracias a su función durante la opresión ciudadana a la que estuvo sometida la población durante el régimen, fueron posibles innovaciones en la poesía, la música, el teatro, la narrativa y los medios audiovisuales que viven aún hoy.

De su primera poesía, C.D. Wright ha escrito: “Bajo los ojos de la iglesia y la dictadura, comenzó a escribir y publicar su poesía, yuxtaponiendo lo secular y lo sagrado, gobernado y no gobernado. Con una misteriosa mezcla de lógica y logotipos, símbolos cristianos, escáneres cerebrales, gráficos y un informe médico, Zurita amplió el repertorio formal de su lenguaje, de materiales poéticos, haciendo retroceder la fea vapidez del gobierno por la fuerza ”.

Producción poética de Raúl Zurita

Nacido en Santiago de Chile en 1951, Raúl Zurita escribe sus primeros versos como estudiante de Ingeniería Civil de la Universidad Técnica Federico Santa María en Valparaíso. En el año 1975, la revista Manuscritos publica su poema “Areas verdes”, que pasaría a formar parte de Purgatorio, su primer libro poético.

La publicación de “Areas verdes” señalaba un inicio prometedor de la obra de Raúl Zurita. De hecho, ya en este primer poema Zurita deja ver el potencial creativo que marcaría los nuevos cauces al arte de la poesía hispanoamericana.

Raúl Zurita ha publicado hasta la fecha un sinfín de obras poéticas, entre las que destacan Purgatorio (1979), un libro que actúa como recopilatorio de su producción poética entre los años 1970- 1977; Anteparaíso (1982); Canto a su amor desaparecido (1986); El amor de Chile (1989). Más recientemente, el poeta chileno ha escrito Ciudades del Agua (2007) y Sueños para Kurosawa (2010), entre otros muchos títulos.  

La obra de Raúl Zurita se ha traducido al inglés principalmente. Pero el gran interés de por su obra transgresora ha recibido una profunda difusión internacional recientemente, traduciéndose sus poemas también al alemán, francés, ruso y sueco.