¿Qué es la energía solar?

El Sol es la estrella más grande del Sistema Solar y proporciona a la Tierra luz y calor. Gracias a ella la vida ha sido posible desde hace millones de años. La energía solar es un recurso limpio y renovable, y desempeña un papel importante en el futuro energético mundial. Te contamos qué es la energía solar y para qué sirve.

La energía renovable es una alternativa sostenible para reducir la huella que deja la actividad humana en el medio ambiente. Utilizar fuentes como el aire, el agua o el sol es una medida fundamental para evitar el uso de residuos contaminantes y no biodegradables. En este artículo nos centraremos en la fuente que proviene del sol y te contaremos qué es y para qué sirve la energía solar.

¿Qué es la energía solar?

Para saber qué es la energía solar basta con mirar hacia el Sol: es aquella que procede de los rayos solares, que proporcionan luz durante el día. Cada partícula de luz solar que llega a la superficie terrestre, conocida como fotón, contiene energía que alimenta nuestro planeta.

¿Qué es la energía solar?

La energía solar es la principal de nuestros sistemas climáticos y de las fuentes de energía de la Tierra. Una cantidad de radiación solar llega a la superficie del planeta cada hora para cubrir nuestras necesidades energéticas globales durante casi un año entero. Una de las características que definen qué es la energía solar es que puede aprovecharse y reconvertirse para su uso mediante colectores solares o fotovoltaicos.

Posee un carácter inagotable, lo que la convierte en uno de los recursos renovables más beneficiosos. Su impacto medioambiental es mínimo, puesto que no produce residuos ni emite gases de efecto invernadero. No obstante, cuenta muchas ventajas y algunas desventajas. Por ejemplo, un factor negativo es la dependencia de la cantidad de luz solar que incide a la superficie en cada zona del planeta. El sol no llega de manera similar en todas las partes del mundo.

En función de su origen y procesamiento, existen diferentes tipos de energía solar. Estas son:

  1. Energía solar térmica: utiliza la luz del sol para generar calor. Puede aplicarse tanto a nivel doméstico como industrial. Este tipo de energía renovable requiere de un instalación formada por colectores solares en el tejado de la vivienda o en grandes extensiones de terreno en una central térmica solar. A través de estos colectores se transforma la energía térmica en energía mecánica generando de esta forma electricidad.
  2. Energía solar fotovoltaica: su producción es de las más sencillas que existen en el campo de las energías verdes. Es por esta razón por la que su uso y aplicación se está extendido, principalmente, en aquellas zonas donde predominan las horas de luz. Su instalación está compuesta por paneles solares fotovoltaicos formados por células de silicio que convierten la luz solar en energía dirigiéndola a la red eléctrica para su utilización.
  3. Energía solar activa: este tipo de energía renovable es la que se utiliza para uso doméstico. Se puede emplear para producir corrientes de aire para ventilación o refrigeración.
  4. Energía solar pasiva: se vale del calor del sol y no necesita de la utilización de otros mecanismos.
  5. Energía termo solar de concentración: su utilización requiere de la instalación de lentes o espejos que concentran una gran cantidad de luz solar en una pequeña superficie. Este tipo de energía renovable transforma la luz en calor, impulsando un motor térmico generando una corriente eléctrica.

Para qué sirve la energía solar fotovoltaica 

El Sol proporciona a todos los seres vivos luz, energía y calor, pero el ser humano puede sacar más provecho a los rayos solares para cubrir algunas necesidades que, hasta el momento, dependían de otras formas energéticas más contaminantes, y hacer así uso de esta energía renovable. Descubre para qué puede servir la energía solar fotovoltaica:

  • Electricidad. A través de los paneles fotovoltaicos, se puede convertir en energía eléctrica. Estos paneles están formados por materiales que, combinados con otros como el fósforo, pueden generar cargas negativas y positivas y crear electricidad. Cuando los fotones de los rayos solares excitan a los electrones, se mueven hacia las cargas positiva y se produce la corriente eléctrica.
  • Calefacción y calor. Los paneles solares están formados por unos espejos parabólicos que absorben los rayos solares y los dirigen hacia un punto particular que suele ser un tanque de agua. Esta se calienta y fluye hasta los hogares para que pueda ser usada de diferente manera: ducha, cocina, calefacción…
  • Generar frío. Aunque parezca mentira, la energía solar se puede utilizar también para crear aire frío, al modo de los aires acondicionados. Se trata del llamado “frío solar”, una alternativa sostenible que se consigue mediante el proceso anterior añadiendo a los paneles solares un material que absorba el calor para transformar el aire cálido en frío.
  • Riego artificial. Para los sistemas de riego en jardines, zonas de cultivo o parques, se pueden usar bombas de agua solares que facilitan la extracción y el transporte de grandes cantidades de agua gracias a la electricidad que se produce por los paneles solares fotovoltaicos que tienen conectados.

La energía solar es una de las fuentes de energía más sencillas y fáciles de producir que existen. Su funcionamiento se basa en el Sol como emisor natural de fotones que viajan a la velocidad de la luz hasta la superficie del planeta. Para la transformación en energía eléctrica de la luz sola  se necesita una instalación de módulos fotovoltaicos. Estos módulos o paneles captan la radiación del sol a través de una serie de celdas fotovoltaicas y la transforman en corriente eléctrica.

La energía solar para potenciar medios de transporte

  • Medios de transporte: La contaminación del aire es uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el planeta. Conseguir alternativas de transporte es esencial para alcanzar un mundo más sostenible. También se puede utilizar en coches eléctricos a través de paneles solares fotovoltaicos. Con ellos, los vehículos transforman en energía los rayos de sol procedentes de los colectores solares para moverse de manera más limpia.

¿Qué es la energía solar?

Aportaciones naturales

A la hora de definir qué es la energía solar, se debe tener en cuenta que no solo funciona mediante la tecnología que usa el ser humano para reconvertirla y reusarla. También actúa en la naturaleza de manera directa.

  • Fotosíntesis. La energía solar permite a las plantas y a las algas realizar la fotosíntesis. Se trata del proceso mediante el cual estos seres vivos obtienen la materia orgánica y energía que necesitan para vivir. Para ello, captan los rayos solares a través de la clorofila, un pigmento muy sensible a la luz que se encuentra en las células vegetales. Es importante porque nos proporciona el oxígeno que necesitamos para vivir y disminuye los niveles de CO2.
  • Fuente de vitamina D. Los rayos solares no proporcionan de manera directa la vitamina D al ser humano. No obstante, sí activan el proceso enzimático de las células de la piel para poder fabricarla. Gracias a ella, el cuerpo puede tener calcio, esencial para los huesos, el movimiento de los músculos, el sistema nervioso y el inmunológico.
  • Regulación de la temperatura corporal. El cuerpo de todos los animales necesita una temperatura determinada. En función de su capacidad para autorregularla, se pueden clasificar en endotermos o ectotermos. Para estos es muy importante la energía solar, dado que no pueden regular la temperatura por sí mismos, y su supervivencia depende del calor del sol.

Beneficios de la energía solar 

La crisis climática nos está haciendo revisar nuestros hábitos para reducir al máximo nuestro impacto medioambiental. Optar por energía renovable en lugar de combustibles fósiles es una de estas acciones necesarias para construir un planeta más sostenible.

La popularidad de este tipo de energía ha incitado que se democratice el acceso a fuentes de energía más verde. La producción de electricidad a través de la luz solar cuenta con múltiples ventajas y beneficios.

  • Es una fuente de energía ecológica y cuya producción no produce residuos.
  • El impacto de la energía solar fotovoltaica es mucho menor que, incluso, otras energías renovables como la eólica.
  • Gracias al avance tecnológico, la energía solar es reaprovecharle. Y es que se puede almacenar energía solar para transformarla en energía eléctrica aprovechando así cualquier tipo de excedente generado.
  • Contribuye al desarrollo sostenible:
  • Ayuda a reducir el uso de combustibles fósiles