Perdiz pardilla ibérica, la especie de perdiz más desconocida

La perdiz pardilla ibérica es una especie de ave galliforme de la familia Phasianidae nativa de Europa y Asia occidental y central. La actitud es la principal diferencia entre el macho y hembra de una especie cuyo canto es abrupto. Nos encontramos ante un ave que habita en las zonas montañosas y se siente muy cómoda entre los matorrales.

La Perdix Perdix Hispeniensis o más comúnmente conocida como perdiz pardilla ibérica es una de las especies de perdices más desconocida y difícil de ver. Endémica de la Península Ibérica, es una especie de ave grisácea de tamaño medio que tiene en el plumaje el color de las piedras y de las hierbas secas, pero vive alejada de los mares de los sembrados, bajo el amparo del cielo de la vida silvestre en las montañas.

La actitud es la principal diferencia que existe entre el macho y la hembra de esta especie. Mientras que la hembra suelen estar más pegadas al suelo y el cuello menos estirado, los machos suele ser más gallardo. Además, el macho presenta una herradura anaranjada en el pecho.

El canto de esta especie es un sonido ronco y abrupto de intervalos regulares. La perdiz pardilla ibérica es una de las especies más olvidadas y desconocidas.

¿Dónde vive la perdiz pardilla ibérica?

Suele habitar en el norte de España donde encuentra hojas, frutas y una amplia gama de plantas para alimentarse. A bordo de esas islas que son las montañas, bajo su amparo, se ha quedado a vivir la perdiz pardilla ibérica. Se distribuye por el noreste de Portugal y el norte de España, aunque sobre todo es habitual observar a la perdiz pardilla en Galicia o en los montes de León. El águila calzada es uno de sus principales depredadores.

Desde hace unos años, la población de perdices pardillas ibéricas está descendiendo por la pérdida de hábitat y la mala conservación de éstos. Nos encontramos ante una especie que no es migratoria y sí residente, siendo sus desplazamientos más importantes los realizados en invierno.

En esta temporada cambia las montañas por las profundidades de los valles. A diferencia de otras especies de perdices, más proclives a que su hábitat sea la llanura, la perdiz parda ibérica se decanta por la alta montaña (por encima de los mil metros) y más concretamente por las zonas de matorral (brezos, enebros o gayubas) y pastizal.

¿Qué come y cómo se reproduce?

Perteneciente al grupo de los faisánidos, la perdiz pardilla ibérica es un ave terrestre que se alimenta a base de insectos, cereales y hojas de leguminosas. Conviene resaltar que los insectos únicamente los ingiere durante la primavera y el verano, por lo que su dieta es predominantemente vegetariana.

Como sucede en otras especies animales como la cabra montés, cuyos machos mantienen combates previos al cortejo, con la perdiz pardilla ibérica tiene lugar un espectáculo muy similar. Y es que nos encontramos ante una especie en la que los machos son monógamos, de ahí la importancia de conservar las parejas de un año para otro.

Los nidos se construyen en los instantes finales del invierno a nivel de suelo entre hierbas altas. El número de huevos de perdiz pardilla oscila entre 9 y 20, correspondientes a una única puesta, que son incubados durante más de tres semanas. Una vez nacen, los polluelos se alimentan fundamentalmente de insectos, pero abandonan el nido el mismo día de su eclosión.