Fundación Aquae > GRAVEDAD CERO

GRAVEDAD CERO

Durante 25 segundos y así hasta 8 veces estuvo Stephen Hawking en situación de ingravidez total. Tras pasar casi cuarenta años de su vida investigando desde una silla de ruedas, pudo poner en práctica sus teorías y experimentar en sus propias carnes la gravedad de Marte y la de La Luna. Dentro de un avión que describía parábolas, el científico aprovechó también para darse varias volteretas en el aire. Testigos presenciales afirman que a pesar del rictus contraído de su cara no paró de sonreír. Concluida la experiencia, regresó a su silla de ruedas y a sus teorías. Todavía sonreía.