Fundación Aquae > Participa > Concurso Microrrelatos Científicos > Microrrelatos 2017 > Microrrelatos 2017 – Relatos más votados por el público

Microrrelatos 2017 – Relatos más votados por el público

Dicen

Amyad Raduan

Tengo miedo. Dicen que mi enfermedad no me permite saber que estoy enfermo. Que estoy enfermo pero no pueden detectar nada malo en mi cuerpo. Que los análisis son normales.

Dicen que estoy enfermo porque no puedo hacer lo que me piden: “ser feliz sin serlo” o... “no ser feliz sin cuestionarlo”.

Dicen que como soy no se debe ser.

Yo solo quiero que me quieran.

Pero como no pueden hacer que me quieran, he de tomar una medicación para dejar de querer que me quieran.

Dicen.

Pon un artista de la pregunta en tu vida

Tamara Esquivel Martín

Al común de los mortales ser diferentes nos hace ser seres singulares. Igual que las preguntas. ¿Por qué triunfan los juegos de escape o nos gustan las series policíacas? Porque los protagonistas piensan. Nos gusta razonar más de lo que creemos. Mi yo cómodo del pasado prefería lo fáctico y mecánico. Mi yo inquieto del presente echa de menos más retos en su vida. Ahora la inseguridad me invade cuando se pone a prueba lo que sé. Por eso busco rodearme de artistas de la pregunta. Nunca es tarde.

Y donde digo madre, digo célula

Tamara Esquivel Martín

En el espejo veo un vivo ejemplo de lo necesaria que es la entropía. El resultado de cómo mi madre se desorganizó primero para volver a organizarse después, naciendo yo y mi gemelita. Solo una madre es capaz de trabajar tanto para repartir todo lo que tiene. Tras fases de crecimiento personal, otras en las que la única meta es tenerlo todo a punto, y una final donde no paras de preguntarte si las condiciones de tu vida son las mejores para hacerlo, hoy, desde el paritorio, allá voy yo mamá.

Felicidad garantizada

Lida Miren Mondragón González

AJDA09: “Ahora ni siquiera tengo que pensar en lo que quiero.”

TOIS34: “¡Vaya que es cansado viajar por el universo!”

JRSC88: “Estoy seguro de que no soy el único. No creo, no creo. ¿Alguien puede oírme?”

Se detecta falla en uno de los sistemas, el capullo del sujeto JRSC88 es reiniciado por tercera vez en este mes.

Bebe

ROSA Mª MARTÍNEZ PÁRRAGA
Levanto el párpado de mi ojo izquierdo. Parece que percibo un pequeño rayo de sol. ¡Nooooo!, ya tengo que salir a la calle a pedir limosna, al igual que otros niños de mi comunidad. Voy descalzo y con poca ropa. El día pasa muy lento. ¡Tengo sed!, ¡ mucha sed! Mientras camino veo un charco  y sin pensármelo dos veces me agacho a beber. Solo pido que llueva para que esta agua nunca se acabe.

Aprendizaje

Asier Susaeta Diez de Baldeón
Ocurría en ciertas ocasiones que el receptor reaccionaba violentamente y empezaba a convulsionar sobre el suelo de la Sala cuando finalizaba la transmisión del archivo. En tal caso se optaba por incinerar el cuerpo recién estrenado, adulto, rechazado sin motivo aparente, llevándose con él ochenta o noventa veranos de experiencia y el eco de millones de impulsos nerviosos. Imposible de localizar con ningún programa informático, se escondía en esa vida vieja la certeza de haber muerto ya antes.

Nunca Jamás

Sergio Capitán Herraiz
Tras conseguir viajar en el tiempo y el espacio, la humanidad sintetizó el elixir de la eterna juventud. No se cabía en la Tierra y muchos emigramos. Proliferaron las start-up a modo de agencia de viaje espacial on life, pero yo me busqué la vida con mi dron de matrícula par. Tras varios años luz, la batería del navegador empezó a fallar. Por suerte, me crucé con un joven que clonaba polvo de hada. -"Perdona, cómo llego a...? -"Segunda estrella a la derecha y todo recto hasta el amanecer".

Leyenda del pasado

Daniel Alfaro

Se suponía que el agua no se agotaba, que el aire era gratis, que existían miles de especies de animales, que los árboles eran distintos  en tamaño, color y grosor. También se dice que si bien no todos tenían alimento, este, abundaba, o eso cuentan los ancianos al relatar, “la leyenda de los días de prosperidad del hombre”.

El amor del corazón

Carlos Eduardo Acosta Ortiz
Esperando no ser el único en esta laguna sin sentimientos dentro del mundo inteligente gobernado por la razón, intentando no perder la esperanza del cariño, sirviendo fielmente como patrocinador de la vida, decidió finalmente dejar de esperar y comenzar a buscar, dejar de callar y ser la voz del que no la tiene, hasta que terminó amando con locura. Desde ese día, él se diagnosticó como demente, pero repetía con pasión: “Si el amor no es locura, entonces no es amor”

Cambio de perspectiva

Yenny Mildreth Vargas Querubín

Todo se veía como un verano sin sol, invierno sin lluvias, otoño sin colores, primavera sin flores. Se había perdido el sentimiento y gobernaba en su mundo la inteligencia, pero solo con que se desconectara un segundo de la razón que lo tenía atrapado, vio el aroma de una nueva esperanza no dependiente del sistema, una nueva razón para vivir, y entonces tembló de amor y de pasión toda su primavera ardiente.

Semillas de esperanza

Andrea Viveca Sanz
El tronco del árbol yacía, despojado de su esencia, en el agobiado suelo del bosque. Había entregado todo, sutilezas de vida aún recorrían sus anillos seccionados. La batalla había sido perdida. Sus raíces se aferraban sin fuerzas a la tierra que hasta hace un instante le pertenecía. Sin embargo junto a él, una semilla se arriesgaba. Se abría paso entre las partículas dolidas y tan solo ese intento de seguir perteneciendo ya era un milagro. Tal vez la batalla todavía podía ser ganada.

Oferta de empleo

Ramón Ferreres Castell

Entidad convocante: Plataforma Derechos para todos.

Fecha de incorporación: 1 de enero de 2077.

Tipo de contrato: Vitalicio.

Requisitos: Imprescindible empatía y capacidad para escuchar. Se valorará formación en tecnologías de restauración y regeneración de tejidos.

Función: Cuidado de cíborgs y sintéticos obsoletos.

Demencia

Luis Alberto Rodríguez Lugo

Se define demencia como un deterioro de la mente que produce conductas erradas. Dicen que dijo Einstein, que es seguir haciendo lo mismo, pero esperar resultados distintos.

Aún nadie afirma que sea demencia envenenar las fuentes de agua para sacar oro, regar sangre para extraer diamantes, asesinar indios para decorar templos, extinguir el aire para ir a la oficina.

Quizás cosas como esas no sean demencia. Pero pareciera.

Laura

Jonathan Marín Carrasco
Laura estaba furiosa. Entrenó muy duro para aquella prueba pero la intensa lluvia hizo suspender la carrera. Cariacontecida y mientras rugía la tormenta se quedó dormida. Pronto se vio envuelta por sus sueños. Soñó que estaba en el fondo del mar asistiendo al nacimiento de la vida. Paseó por cada civilización comprendiendo la importancia del agua para su desarrollo, quedó impactada ante imponentes cataratas y se sumergió en inmensos océanos. Pero también vio el sufrimiento ante la escasez y contaminación del agua. Laura despertó, salió a la calle y totalmente empapada, sonrió.              

Diseñando el Destino

Norma Angélica Ruiz Servín
Mi mente viaja a los años del bachillerato. Pregunté a mis profesores sobre la aplicación en la vida cotidiana de lo que aprendíamos y contestaron que serviría para el próximo examen. Cuanto me dolió que el profesor de Física me sacara de clase al exponerle el reflejo geométrico entre una, dos, tres dimensiones y el posible atisbo a la cuarta. Mi profesor de Cálculo contestó con una sonrisa a mi pregunta, que podía calcular el área bajo la curva de formas hermosas. Ahí se selló mi destino.

Teoría Electrodinámica de la Gravedad (Nikola Tesla)

Antonia Rovayo Martínez
Tesla, tomaba en cuenta, la energía electrostática y el electromagnetismo, como principales causantes de la fuerza de gravedad, ésta no sería una fuerza de atracción, sino de empuje. La tierra es un gran imán, se sabe, que su superficie, a lo largo de la gran circunferencia, está cargada negativamente(-), ésto produce por reacción, fuerzas radiales positivas(+) con dirección y sentido hacia dentro de la tierra, que causan, el efecto, llamado gravedad, Newton jamás explicó su causa...

Androides terapéuticos para superar pérdidas (ATSP)

Rodrigo Porras Pizarro
Me sobresalté. Frente a mí estaba ella. No esperaba replicaran perfectamente sus imperfectos rostro y silueta con unas fotos. Quería abrazarla. Recuerdos de mi esposa volvieron a azotar mi mente. El más cruel: la mañana de hace 5 días que traté despertarla y supe que no lo haría. De pronto, noté que su mirada era perdida. Como si viese a la nada a través de mí. No es ella. (Mi introspección fué interrumpida) -Es sólo el prototipo. Con la base de datos privada que nos brindará, hará todo como solía.

Últimas coordenadas

Félix Mauricio Molina Leguizamo

Faltan diez horas, dijo ella. Yo calculé que serían cinco menos. La voz que yo mismo programé, habló con tanta dulzura que me resigné.

Unos minutos después, sentado, al mando de la nave, creí sentir su mano en mi hombro.

No encontraré dónde aterrizar en este planeta árido, cavilé. La voz de Galatea sonó entrecortada: Reprogramar bitácora. Los motores se apagaron.

Está bien, pensé, no me salvaré, pero sabré el lugar exacto en el que mi último pensamiento se desvanecerá.

Hijos de la naturaleza

Sergio González Martín

Soplo, gota, humo, grano… Qué pequeños. Divisibles y generosos en ser infinitas partículas de lo que fueron, prestos a ser su propia mitad sin dejar de ser. Cabrá menos aire, agua, fuego, tierra, pero siempre serán. Cuatro hijos de Madre Naturaleza jugando a ser para que todo sea, jugando a crecer para alertarnos de lo que no puede ser. Se harán grandes, huracán, diluvio, incendio, terremoto. Apenas respires, mojes, calientes, pises, ahí estarán vigilantes. Pequeños, nosotros.

Aunque nos corten las alas

Araceli García Martínez

Y sigues.

Sigues luchando.

Luchando por tus sueños.

Cuando nadie cree que es posible.

Cuando a nadie le importa lo que realmente es vital.

Sigues.

¿Por qué?

Porque en algún momento surgió en ti la curiosidad.

Curiosidad que se transformó en complicidad.

Y a pesar de los muros en el camino, de la sombra del egoísmo, de los techos de cristal…aún quedamos quienes confiamos, quienes nos armamos de resiliencia y quienes seguimos creyendo que merecerá la pena.

Cambio de realidad

Abraham Magaña González

Una bruja dando clase, raspando códices que no entendía. Un día pregunté: ¿para qué sirve esto? - ¡es todo lo que te rodea!

Ella enfermo y un troll tomó su lugar, hablo y hablo hasta que musitó - ¿alguna pregunta? - ¿para qué sirve esto? dije decepcionado.

-Quizá nunca apliques lo que vemos aquí, pero te aseguro que te maravillaras con los secretos del cosmos; te enseñara a pensar, tomarás buenas decisiones y serás feliz.

Desde entonces los “códices” son ciencia y el “troll” inspiración.

Gota de agua

Irene Muñoz Serrulla

Gota de agua quería conocer mundo. Desde el estanque en el que vivía veía una montaña altísima, y no sabía cómo podría llegar hasta ella. Un día que hacía mucho calor, no supo cómo, pero empezó a subir hacia el cielo, su cuerpo sufría una transformación. Varios días más tarde gota de agua cayó desde las nubes hacia la tierra y llegó a una montaña. Desde allí veía un estanque y deseó poder vivir en el estanque.

Mecánica cuántica

Angélica Ortiz Guerra

Solíamos ser todo un fenómeno. ¡Siempre juntos los dos! hasta que nuestra relación comenzó a decaer. Nos alejamos tantas veces sin dejar de girar uno en torno al otro, vibrando. A veces más o menos cerca, a veces inconscientes, pero aun así, tan opuestos.

Finalmente, llegó el día en que terminamos por desaparecer. No reencarnamos en el mismo sitio, ni reaparecimos ahora concordantes, pero sabíamos que a pesar de haber sido algo casi fugaz, nos habíamos influenciado… eternamente.

Capicúa

José Luis Domínguez

El tiempo gotea imperceptible su medida categórica. Ha sido ácido asido a nuestra epidermis; caudaloso río que nos irremediablemente arrastra. Creemos que le hemos inventado. A contrario, con nuestro nacimiento y muerte, se mide a sí mismo. Cae en su trampa, catoblepas, al devorarnos se devora. Somos sus creadores, sus víctimas y sus asesinos. Tiempo: único ser, única cosa que tiene a la vez dos pensamientos contradictorios y apuesta por ambos. Tiempo: capicúa.

¿Conoces a James?

Ramón Ferreres Castell

Muchos siglos ha, Moisés separó las aguas del Mar Rojo en su travesía por el desierto. Y tal gesta fue recogida en la Biblia, la Torá y el Corán. Y su figura fue cincelada por Miguel Ángel. Y su hazaña fue llevada al cine, y a la televisión. Y aún hoy se preguntan los expertos si fue debido a un extraño fenómeno meteorológico.

En 1827, James Simpson construyó un filtro de arena: el primer procedimiento efectivo para purificar el agua. Y Wikipedia le dedicó unas pocas líneas.

Vivir muerto o morir para vivir

Joan Albertí Martínez de Velasco
2067,firmo los papeles de mi crionización.Muero. Abro los ojos,un robot se me acerca y me dice: 2455,eres una computadora,te hemos descrionizado y hemos metido tu mente en una máquina,tus ojos son cámaras,ya no quedan cuerpos humanos,todos somos mentes metidas en un big data. Me pregunta que programa quiero para vivir,una isla,una ciudad. Me pongo a llorar aunque de mis cámaras no salen lágrimas. Le pido morir y el robot me pregunta porque. La muerte es mas real que una vida de ceros y unos.

Borrando recuerdos

Emilio Graña Pons
 Shawn entró en la sala luminosa. Estaba nervioso pero lo había meditado durante meses. Se colocó en el centro de la sala, justo encima de un círculo metálico. Estaba dispuesto a ser el conejillo de indias de su experimento. Borrar recuerdos. Respiró hondo y cerró los ojos. Acto seguido dio una palmada y se hizo la oscuridad. Shawn entró en la sala luminosa. Estaba nervioso pero lo había meditado durante meses. Se colocó en el centro de la sala, justo encima de un círculo metálico.Respiró hondo.

Los sueños

Germán Leandro González

El lugar al que había llegado rebosaba de un aparente blanco exquisito, por donde miraba, no vi gente alguna, había construcciones con edificios que nunca había visto. Ingresé a uno de ellos y, al asir el barandal, noté que era de un dorado como si fuera cristal.

Deus Ex Machina

José Luis Domínguez

¿A dónde van a morir los elefantes? ¿Quedan en la selva o en la sabana? ¿Quedan selva y sabana? ¿Cómo hacer un olifán, una fanfarria, en su honor, sin cementerio? Elefante, misterioso alfil moderno, incapaz de derribar al rey de la tierra. Cruz y escapulario X teléfono y USB made in USA; Nicolás Gógol X San Google. Los caballeros no la tenían fotográfica, sino de teflón. Cuando el alzheimer nos alcance. Clonar a Dolly, tierna oveja que amante cuidó. Tecnología, nuestro oráculo: DEUS EX MACHINA.

La antigüedad de la verdad

Rebeca MB
Desde el primer momento que llegué a la Academia sentí un gran honor y aun más de ser su alumno. Me encantaba escuchar sus enseñanzas pero un día tuve que pedirle que me repitiera varias veces aquella teoría, ¿cómo van a existir dos mundos le repliqué? Él se ofendió. Todos mis compañeros de clase al salir me preguntaron si me había vuelto loco, cómo se me ocurría tal cosa. A lo que les contesté: “Platón es mi amigo, pero soy más amigo de la verdad”.

Another Brick in the Wall

Marta Martínez Castellano

No podía creerlo. La sorpresa le hizo dar tal brinco que la probeta cayó desquebrajándose.

Si estaba en lo cierto no solo la ciencia, sino el mundo entero, cambiarían para siempre.

—¡Profe!

—Romualdo, fuera de clase.

—¡Pero es importante!

—No has levantado la mano. Fuera he dicho.

Siempre había sabido que la profe le tenía manía.

Al dirigirse resignado hacia la puerta el líquido vertido por la probeta quedó adherido a la suela de su zapato.

Y a cada paso que daba, crecía una flor.

Feliz Matrimonio

Yván Borjes Hernández
–Prometo facilitarte las cosas y darte suficiente tiempo para que lo inviertas en las cosas más importantes de la vida –aseguró la señorita Technology. –Yo prometo hacer uso correcto de ti, amar a mi familia y cuidar la Tierra –se comprometió el hombre. Cumplieron, y fueron felices hasta la muerte.

Final de carrera

Ramón Ferreres Castell

El dorsal 60 se ha desfondado. Los dorsales 20 y 23 le dan caza. Tras toda la carrera a la espera, táctica muy inteligente, pasan a la cabeza. Quedan dos repechos. El dorsal 23 toma la delantera, pero un azaroso tropezón le hace perder su ventaja. Su corpulencia le ha jugado una mala pasada. Gana Sapiens (20); Neandertal, segundo (23). El bronce es para Heidelbergensis (60).

Esto ha sido todo desde el Cross de la evolución. En la próxima edición, un nuevo participante: Cíborg.

Perseverancia del científico

Carlos Rodriguez Caso

Me dije que no lo conseguiría, que una vida no da para lo que me había propuesto.

-Cuestiona lo evidente y retoma lo descartado. Lo que hoy yerres, será tiempo perdido.

El esfuerzo de una vida me dio un minuto contigo y vuelvo testigo de tu experiencia. Yo no sobreviviré, tu puede que sí.- dije desvaneciéndome.

Hoy, tras una vida de sacrificio, viajo en mi máquina atrás en el tiempo a cumplir mi parte. Es mi aportación a este siniestro bucle. Y me pregunto: ¿cuántas veces viviré este instante?

El sustituto

Elisa Domínguez Gorís

Aquí estoy, detrás de esta silla para que no me vean.

La pandemia empezó hace ya años y somos pocos los que quedamos. Vivimos con lo básico, pero al menos no caminamos a rastras y con los ojos desorbitados.

Cuando pienso que ya estoy a salvo, salgo, cruzo la esquina y sucede el peor de mis miedos. Encorvado, babeando, con los ojos grandes y rojos pasa a mi lado sin inmutarse.

Antes me besaba bajo las escaleras de la casa de mis padres. Ahora ni levanta la vista de su smartphone para mirarme.

Auto alimento

José Díaz Salcido

Cansado y con hambre, recordó que al entrelazar su ADN con el de medusas, lagartijas y ajolotes, le advirtieron:

-"Si llegaras a perder alguna parte del cuerpo, tu organismo lo regenerará en breve, como sucede con estos tres animales."

No se lo dijeron; pero ante la emergencia en que se encontraba, decidió rebanar un trozo de su glúteo izquierdo, y pensó que, igualmente, sería factible comerse a sí mismo, sobrevivir, y escapar, tal vez, de sus enemigos.

La máquina que decía ser dios

Antonio J. Cebrián Berruga

La Máquina apareció anunciando a la Humanidad la buena nueva del conocimiento absoluto.

Entregó a los científicos la ecuación de estado del Universo completo.

–Conocíamos esta ecuación –respondieron– pero la habíamos descartado porque el ajuste fino resultante produce un Universo inviable. Lo que ocurre es que has cometido un error en este paso y eso da lugar a una falsa apariencia de factibilidad.

La Máquina lo examinó atentamente.

–Cierto –dijo mientras lo corregía.

Y se hizo la Nada

Inexorable

Antonio J. Cebrián Berruga

–El resultado del experimento es concluyente: la historia está cambiando continuamente de forma aleatoria.

– ¿Y por qué no lo notamos?

–Porque nuestros recuerdos se actualizan y tenemos la sensación de que la última versión es la única.

–Pero yo recuerdo perfectamente que nada ha cambiado mientras hablamos.

–Es solo una sensación. Probablemente han ocurrido millones de cosas en este lapso de tiempo.

–Fascinante. ¿Y qué podríamos hacer al respecto?

– ¿Hacer?... ¿Tomamos unas cervezas?

–Sabia decisión.

Un enemigo microscópico

Ernesto Caballero-Garrido
Meses había pasado persiguiendo al responsable de aquella pandemia. Apenas dormía, comía, o podía pensar en otra cosa, pero aquel día se levantó dispuesto a encontrar la causa.  Estaba seguro que era de naturaleza proteica, pues una vez vio algo similar en uno de sus viajes por el mundo. ¿Sería un escalón en la evolución?. Un peldaño que se combinaba con las toxinas de nuestra industria y  taladraba las células del sistema inmune. Aquel día al entrar en el laboratorio supo que lo averiguaría.

CYBERG

Pilar González Álvarez

Buscó un médico para mejorar sus capacidades, pero la ética a veces interfiere con la ciencia. Rechazaron su proyecto alegando objeciones de conciencia. La historia trascendió a los medios y la alarma social se extendió como una densa tela de araña. Unos gritaban: «¡Un hombre máquina, un atentado contra Dios!», otros: «¡Con un chip dentro acabará con la humanidad!».

Pero el progreso no puede parar y el joven logró su deseo. Al poco tiempo pudo avisar de un terremoto y salvó miles de vidas.

Enuresis en el Futuro

Yván Borjes Hernández
Aparecí repentinamente en el baño de mi casa con un vaso vacío en la mano. Me estaba muriendo de sed. Sobre el espejo, el asistente virtual me informó que un 99.9% de la población mundial ya había muerto por falta de agua potable. Gritos robóticos venían de afuera: ¡alerta! Era mamá. Aterrorizado, salté por la ventana, y caí por el Atlántico, donde hallé un aparato desalinizador de H2O marina avisando: "Abra el grifo: Agua". ¡Sí! Una sensación de alivio me despertó. ¡Me oriné la cama de mamá!

Un mar de dudas

Inocencio Javier Hernández Pérez

¡Sal de mí!, repetía Aristóteles aquella noche; ahogado, acaso iluminado por la ebullición de las ideas más puras, en el más profundo de los sueños líquidos.

Al día siguiente, el polímata griego fabricó el primer evaporador de la historia.

No soy una lágrima fácil

Sylvia Marx

No soy capaz de salir por mí misma de esta pequeña cueva.

Dicen que mi esperanza de vida suele ser relativa, directamente proporcional a su dolor, pero nunca fue así. Yo jamás llevé billete de ida y vuelta, lo mío siempre resultaba un viaje incierto.

Con solo pestañear, mi caída sería inminente, pero en el caso de Eva no es fácil, así que nos instalan un tobogán,  para facilitar mi descenso. ¡Parece divertido precipitarme al vacío por ahí! Por fin, me deslizo por el Tubo de Jones y Eva llora...

3.14159265359

César Augusto Montilla Jelambi
Mi obsesión por PI me hacía tener sueños de colores a la hora PI, cada madrugada. En el último, un encuentro con una chica de zapatos rosa, tan pequeña como un quark, provocó la implosión del universo. Al día siguiente fui a la biblioteca (a la hora PI) y allí estaba. Según se decía era la mejor alumna de Higgs (el padre del bosón), siguiéndole la pista a los hadrones. Súbitamente el caos atómico me convirtió en leptón. Nueve meses después, a la hora PI, nacieron trillizos…y fracción.

Artificios

Mónica Druetta

Artificios

Macedonio Flores había nacido sin sombra y, había ido hasta el desierto para conseguir una. Había sido su abuela la que había sentenciado −un hombre sin sombra, es un hombre sin alma−.

Una noche encontró a Pablo Ortiz, un artista acongojado, que  había logrado pintársela. Feliz, fue a mostrársela  a su abuela, pero ella movió la cabeza con pena.

Desde entonces se lo ve caminando triste, hablándole a esa alma melancólica, intentando convencerla de que la vida es hermosa.

Energía

José Ignacio Sánchez Sánchez

De pronto lo entendió. Aplicando algunas de las mejores ideas de su colega de profesión a sus propias ideas la potencia se multiplicaba. Los cálculos se disparaban. Ahora solo necesitaban conseguir la financiación necesaria. Décadas después, reflexionaba adormecido por las pastillas que calmaban su dolor articular: transformé mi energía en proyectos que aun siguen evolucionando.

Los lectores no lloran

Inocencio Javier Hernández Pérez
Un hidrozoo de medio centímetro, la Turritopsis nutricula. Los humanos del futuro modificaron el proceso en sus diminutos cuerpos, como recitar un poema y que las estrellas implosionen. Hete ahí, en una cápsula, rezando para que el Arca necesite lectores. Solo, en la inmensidad, sin nadie a quien abrazar. Luego, un androide con cara de tostadora te conduce a la inmortalidad: una burbuja sideral en la que no cabe tu sombra. Y lees informes del pasado. Y no lloras porque no tienes lágrimas.

No eres tú, no soy yo, somos

Ana Patricia Luzardo Piñero

“Maya,

Te dejo esta nota por si me buscas. Cuando lo leas ya no estaré en el mundo. No te desesperes, no eres tú, no soy yo, somos el planeta y formo parte del todo. Me respiras, si aún lo haces, y yo me mezclo contigo.

Ojalá tu destino no como el mío: me desvanezco con la neblina tóxica y sabes lo que pasará. Entiendes los peligros de salir de nuestra cueva al desolado planeta que llamamos Tierra, pero necesitabas agua y yo verte sonreír.

Devuelve a la tierra lo que le robamos.

Iván”

Fantasía reciclada

DIEGO RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ
Soñaba con una vida nueva. Fantaseaba pensando en qué podía convertirse. Finalmente la humanidad le dio la oportunidad, y aquella botella de vidrio se convirtió al final de los días en un bonito farol que iluminaba las noches a aquellos que un día la habían ignorado, recordándoles que todo en este mundo es digno de ser aprovechado.

Otro mundo

Guzmán Pérez Montiel
Los astronautas de la nave Oikos divisaron un planeta. Llevaban treinta años en el espacio, buscando otros mundos, en una misión casi de ciencia-ficción. Incomunicados por un fallo prematuro del sistema, habían vagado todo ese tiempo por la inmensidad del cosmos. —Las coordenadas indican que ésa es la Tierra —dijo el piloto. —No puede ser —respondió el comandante—. Si lo recuerdas, la Tierra es azul. Y eso parece sombrío y sucio. —Tienes razón. Sigamos buscando algún planeta habitable.