El calderón gris, un animal que toma apuntes sobre su piel

Se podría decir que es el único animal que toma notas sobre su propia piel de lo que le sucede en el océano. Todo lo que le ocurre a este cetáceo, se le queda grabado, como para que veamos lo distinta que puede ser la vida de cada calderón gris.

El calderón gris o delfín gris (Grampus griseus) es una especie de cetáceo odontoceto de la familia Delphinidae. Su cabeza globosa le confiere su propio sello identificativo, pero son las cicatrices que recorren todo su cuerpo lo que los convierte en únicos.

Estas marcas alargadas de color blanco están presentes incluso en los recién nacidos, aunque es cierto que son menos visibles. Pero también se las hacen los calamares, de los que se alimenta en profundidad, así como sus congéneres. A diferencia de los seres humanos, a los que todo lo que les pasa queda por dentro, en el caso del Calderón gris queda por fuera. De este modo se puede ver lo diferente que es la vida de cada uno.

En definitiva, nos encontramos ante una especie que tiene la capacidad de tomar apuntes sobre su piel de absolutamente todo lo que sucede en el océano. Sin duda, se trata de la especie que presenta un mayor número de heridas de entre todos los cetáceos.

El Calderón gris se caracteriza por tener un tamaño medio (no supera los 4 metros y los 350 kg de peso), un cuerpo robusto y compacto, y no presenta un hocico diferenciado. Pese a que su coloración habitual es gris, en el caso de los de mayor tamaño puede variar hasta alcanzar una tonalidad blanca.

¿Qué come el Calderón gris?

Esta especie de cetáceo se alimenta fundamentalmente de cefalópodos, sobre todo calamares, aunque también de pequeños peces. Y lo hace por la noche, coincidiendo con el momento en el que sus presas ascienden hacia aguas más superficiales.

¿Dónde vive y cuál es la distribución del delfín gris?

Estamos ante un animal social, como otras especies similares, que suele reunirse en grupos de hasta 10 individuos. Pese a que la composición de estos puede variar, lo más común es que el grupo lo formen un adulto macho, entre 4 y 6 hembras y varios juveniles.

En mares tropicales, templados y subpolares de todo el mundo se puede encontrar a esta especie pelágica. Si bien la realidad es que suelen concentrarse en zonas profundas, con fosas y taludes que cuentan con una profundidad que oscila entre los 200 y 2.000 metros. Es justo a esa profundidad donde habita el calamar, uno de sus más destacados alimentos.

La distribución en la Península Ibérica es desigual por parte de esta especie tímida que llega a producir diversos tipos de sonidos y chillidos. Así, lo encontramos por la cornisa cantábrica y el Atlántico peninsular, especialmente en Galicia.

Otras curiosidades del calderón gris

La capacidad para asociarse con otras especies de cetáceos es una de sus principales características. En concreto con la orca, la ballena gris y, sobre todo, con el delfín mular y delfín listado. Con estos dos últimos ha demostrado casos de hibridación.

La contaminación acústica, ya sea de manera accidental o provocada, es una de las amenazas a las que se enfrentan los calderones grises. Sin olvidar, por supuesto, la contaminación procedente de los vertidos procedentes de diferentes industrias y de las propias embarcaciones.

Otras de las especies de delfines con características muy particulares son el delfín común y el delfín moteado.