Fundación Aquae > Marcos y el amor

Marcos y el amor

Marcos quería enamorarse como cuando tuvo veinte años, movido por la intuición y las ganas de vivir. Pero era de los últimos vecinos y pronto solo se recordaría a Villaluenga del Mirlo por haber sido el primer pueblo en tener agua corriente. Su nieta Sara le habló de una aplicación para conocer gente en redes sociales. Marcos no entendía ni una palabra. Y entonces apareció Eugenia, una experimentada viajera. Y hablaron por videoconferencia. Supieron que lo que estaba ocurriendo era mágico.

Javier Maroto Ramos