Campus logo

Luz de otoño

23 de Septiembre de 2015
luz de otoño
Hoy entra el otoño astronómico en el hemisferio norte a las 10:21, hora peninsular; a las 9:21 en las islas Canarias.

Como sabéis, de la entrada del otoño como estación, lo que más me llama la atención es la luz, que se igualen los días y las noches en todo el mundo con el equinoccio de otoño. Y la lluvia. Porque no es sólo agua lo que trae la lluvia de otoño, sino berrea y setas y otoñada. Bueno otoño.

El otoño como un sueño

Si hay algo que me sorprende del mundo, tan variable, tan inclinado, es que haya dos equinoccios al año en los que los días duran igual que las noches, en toda la Tierra: doce horas.

Puedes ir del ecuador a los polos y encontrarte con la misma situación de equidad entre la luz y la oscuridad. Entre la realidad y el sueño. Porque son como un sueño estos días en los que el sol alcanza menos altura sobre el horizonte y viene tan humilde. Y tan bajo que se diría que te toca la espalda para que te vuelvas a mirarlo, y cierres los ojos; o para acompañarte como un amigo que te pasa mientras caminas el brazo por los hombros.

Otro tipo de verano

En Alemania a la estación del otoño la llaman el “Verano Indio” y aquí hemos dado en llamarle el veranillo de San Miguel, cuando los higos son miel porque tienen una gota de ámbar que huelen los papafigos y los mirlos, forrajeando los higos más altos, y al sol, los mejores y los más maduros para dejarlos vacíos como una broma que ya se ha reído, colgando de su pedúnculo.

Hablamos de veranillo pero ¿y la luz?, esa luz rojiza, ese aire como de primavera cansada, de promesa puesta del revés, desdiciéndose, regresando de lo que proclamaba hace tan sólo seis meses, que todo empezaba… y ahora…que todo acaba pero, antes, pasamos por el equinoccio, esa frontera donde no hay más muro que la luz de la Tierra cuando los días y las noches se igualan en todo el mundo, dos veces al año.

Los del hemisferio sur yendo ahora hacia la primavera; en el ecuador con la luz detenida como un colibrí, y el Sol en el cenit.

 

luz de otoño

La melancolía del otoño

El otoño es una estación, especialmente en poesía, que se ha asociado a menudo con la melancolía. Las posibilidades y oportunidades del verano se han ido y el frío del invierno está en el horizonte. Los cielos se vuelven grises, la cantidad de luz diurna utilizable disminuye rápidamente y muchas personas se vuelven hacia adentro, tanto física como mentalmente. Se la ha denominado una temporada poco saludable.

Se pueden encontrar ejemplos similares en el poema del poeta irlandés William Butler Yeats The Wild Swans at Coole, donde la estación de maduración que observa el poeta representa simbólicamente su propio envejecimiento. Como el mundo natural que observa, él también ha alcanzado su mejor momento y ahora debe esperar la inevitabilidad de la vejez y la muerte.

La “Chanson d’automne” (“Canción de otoño”) del poeta francés Paul Verlaine también se caracteriza por dolorosos sentimientos de tristeza. To Autumn de Keats, se hace eco de esta sensación de reflexión melancólica, pero también enfatiza la exuberante abundancia de la temporada. La canción “Autumn Leaves”, basada en la canción francesa “Les Feuilles mortes”, utiliza la atmósfera melancólica de la temporada y el final del verano como metáfora del estado de ánimo de estar separado de un ser querido.

El turismo del otoño

Aunque el cambio de color en las hojas ocurre dondequiera que se encuentren árboles de hoja caduca, el follaje otoñal de color se observa en varias regiones del mundo: la mayor parte de América del Norte, Asia Oriental (incluyendo China, Corea y Japón), Europa, sureste, sur y parte del medio oeste de Brasil, el bosque de la Patagonia, el este de Australia y la Isla Sur de Nueva Zelanda. El este de Canadá y Nueva Inglaterra son famosos por su follaje otoñal, y esto atrae un gran turismo para las regiones. Sea donde sea, un precioso espectáculo.

ACERCA DEL AUTOR

Mónica Fernández-Aceytuno
Premio Nacional de Medio Ambiente “Félix Rodríguez de la Fuente de Conservación de la Naturaleza” y columnista de ABC. Es fundadora y editora del portal de la Naturaleza Aceytuno.com.