Campus logo

Europa: la luna con agua que nos merecemos

Los científicos están casi seguros de que, oculto bajo la superficie helada de Europa, hay un océano de agua salada que se cree que contiene el doble de agua que los océanos de la Tierra juntos. La luna Europa puede ser el lugar más prometedor de nuestro sistema solar para encontrar entornos actuales adecuados para alguna forma de vida más allá de la Tierra.

Europa, la luna de Júpiter, es un mundo fascinante. En su superficie, la luna parece estar rayada y marcada con cicatrices de color marrón rojizo que recorren la superficie en un patrón entrecruzado. Estas “cicatrices” en la superficie están grabadas en una capa de hielo de agua. Se cree que esta capa tiene al menos varios kilómetros de espesor y cubre un vasto y potencialmente habitable océano subterráneo.

Las cicatrices que se ven en la vista de la luna son de los archivos de la misión Galileo de la NASA. Estos archivos se han basado en imágenes tomadas por la nave espacial en la década de 1990. Se trata de una serie de largas grietas en su superficie helada, que se cree que surgen cuando Júpiter tira de Europa y rompe el hielo aparte.

¿Vida en la luna Europa?

Europa es uno de los pocos lugares en el sistema solar, aparte de la Tierra, para el cual hay suficientes pruebas que sugieren que existe un océano de agua líquida. Esto es importante porque la vida tal como la conocemos requiere tres “ingredientes” básicos clave. Agua líquida, una fuente de energía y compuestos orgánicos para usar como bloques de construcción para procesos biológicos.

Los colores visibles a través de la superficie de la luna son representativos de la composición de la superficie y el tamaño de los granos de hielo. Las áreas de color marrón rojizo, por ejemplo, contienen altas proporciones de sustancias distintas del hielo. Por otro lado, las áreas de color blanco azulado son relativamente puras.

Los científicos están ansiosos por explorar debajo de la gruesa capa de hielo de la luna Europa. Pueden hacerlo indirectamente buscando evidencia de actividad que emana desde abajo. Un nuevo estudio hizo exactamente esto sobre la base de estudios previos de campos magnéticos realizados por  la misión Galileo. El objetivo del estudio era comprender por qué se registraron menos protones de movimiento más rápidos de los esperados. Son partículas subatómicas con carga positiva, en las proximidades de la luna durante uno de los sobrevuelos del luna realizada por la sonda Galileo en el año 2000.

Columnas de vapor de agua

Los investigadores inicialmente atribuyeron esto a que la luna Europa oscurecía el detector y evitaba que se midieran estas partículas. Sin embargo, se descubrió que parte de este agotamiento de protones se debía a una columna de vapor de agua que se lanzaba al espacio. Este penacho interrumpió la atmósfera tenue y delgada de Europa. Además, perturbó los campos magnéticos en la región, alterando el comportamiento y la prevalencia de los protones energéticos cercanos.

Los científicos han sospechado de la existencia de columnas en Europa ya desde los tiempos de la misión Galileo. Sin embargo, la evidencia indirecta de su existencia solo se ha encontrado en la última década. Curiosamente, si tales columnas están realmente presentes rompiendo la capa helada de la luna, ofrecerían una posible forma de acceder y caracterizar el contenido de su océano subsuperficial.

La misión Juice 

Estas perspectivas son de gran interés para la próxima misión Juice de la ESA. Su lanzamiento está previsto para 2022 para investigar Júpiter y sus lunas heladas. Juice llevará el equipo necesario para muestrear directamente las partículas dentro de las columnas de vapor de agua de la luna. También para detectarlas de forma remota, con el objetivo de revelar los secretos de su vasto y misterioso océano. Programada para llegar al sistema de Júpiter en 2029, la misión estudiará la habitabilidad potencial y los océanos subterráneos de tres de las lunas del planeta gigante. Como demuestra este nuevo estudio, rastrear las partículas neutrales y cargadas enérgicamente en las cercanías de Europa ofrece una gran promesa en los esfuerzos por sondear la atmósfera de la luna y el entorno cósmico más amplio. Esto es precisamente lo que Juice planea hacer.

ACERCA DEL AUTOR

Ignacio Crespo

ACERCA DEL AUTOR

Ignacio Crespo

Ignacio Crespo es médico, y divulgador científico desde su canal S de Stendhal.