Los microplásticos invaden los viveros de los peces larvarios

"La biodiversidad y la producción pesquera están actualmente amenazadas por una variedad de factores estresantes inducidos por el hombre, como el cambio climático, la pérdida de hábitat y la sobrepesca. Nuestra investigación sugiere que probablemente ahora podamos agregar la ingestión de plástico por peces larvales a esa lista de amenazas", dijo el Dr. Gove.

Una nueva investigación demuestra que muchas especies de larvas de peces en diferentes hábitats oceánicos están ingiriendo plásticos desde que son crías. Esto supone un riesgo importante para su vida y para su desarrollo. Una muestra más del grave peligro de los microplásticos en los océanos.

Un gran número de los peces marinos que habitan los océanos pasan sus primeros días o semanas en las superficies del agua. Son larvas de peces que suponen las próximas generaciones de peces adultos. Es decir, parte esencial para que continúe el desarrollo natural de los peces. Los cuales, además, suministran proteínas y nutrientes esenciales para personas de todo el mundo.

Se sabe poco sobre los procesos oceánicos que afectan a la supervivencia de estos peces larvarios. Por eso el Centro de Ciencias Pesqueras de las Islas del Pacífico de NOAA llevó a cabo uno de los estudios más ambiciosos hasta la fecha. El objetivo era averiguar qué sucede con las larvas y qué comen mientras se encuentran en ese estado.

Las larvas se alimentan en las manchas superficiales…

En el estudio, publicado en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, los investigadores combinaron encuestas sobre campo de arrastre de plancton y técnicas avanzadas de detección remota para poder identificar hábitats de cría de larvas en las aguas costeras de Hawái.

El equipo descubrió que las zonas de manchas superficiales presentaban muchos más peces larvarios que las aguas superficiales de localizaciones más cercanas. Las manchas de superficie son características de agua natural y se encuentran en ecosistemas marinos costeros de todo el mundo. Son parecidas a cintas lisas situadas en la superficie del océano que se forman cuando las olas oceánicas internas convergen cerca de las costas. Las manchas superficiales también agregan plancton, que es un recurso alimenticio importante para las larvas de peces.

Los peces larvales en las manchas de superficie eran más grandes, bien desarrollados y tenían mayores habilidades para nadar. Los peces larvarios que nadan de manera activa responderán mejor y se orientarán a su entorno. Esto sugiere que los peces larvales tropicales están buscando activamente manchas de superficie para aprovechar la presa concentrada.

…y estas concentran plásticos

Pero el equipo también descubrió que los mismos procesos oceánicos que agregaban presas para larvas también concentran plásticos flotantes.

El equipo remolcó una red sobre la superficie del océano hasta en cien ocasiones. Descubrieron que los plásticos estaban 126 veces más concentrados en manchas superficiales que en aguas superficiales. Hablamos de solo unos cientos de metros de distancia. Había siete veces más microplásticos en los océanos que peces larvarios.

La mayoría de los plásticos encontrados en las manchas superficiales eran muy pequeños (menos de 1mm). Y el problema reside en que los peces larvales prefieren a sus presas de este tamaño. Después de diseccionar cientos de larvas de peces, los investigadores descubrieron que muchos ingirieron partículas de plástico. También se encontraron plásticos en los peces voladores, que comen los depredadores del ápice como los atunes y la mayoría de las aves marinas hawaianas.

Un estudio pionero

Si bien la evidencia reciente muestra que los peces adultos ingieren plástico, este es el primer estudio que demuestra que los peces de arrecife de coral larvario y las especies pelágicas también lo hacen.

Los peces larvales son fundamentales para la función del ecosistema y representan el futuro de las poblaciones de peces adultos“, dijo el Dr. Jamison Gove, oceanógrafo investigador de NOAA y colíder del estudio. “Los peces larvarios están rodeados e ingieren plásticos cargados de toxinas no nutritivos. El hecho de que lo hagan en su etapa de historia de vida más vulnerable, es alarmante“.

En los peces adultos, los microplásticos en los océanos pueden causar bloqueo intestinal, desnutrición y acumulación de tóxicos. Los peces larvarios son muy sensibles a los cambios en su entorno y alimentos. Los plásticos del tamaño de una presa podrían afectar el desarrollo e incluso reducir la supervivencia de los peces larvarios que los ingieren.