Campus logo

Los expertos en mamíferos marinos se dan cita en Barcelona

20 de Diciembre de 2019
WMMC: los expertos en mamíferos marinos se dan cita en Barcelona
El Congreso Internacional de Mamíferos Marinos acoge a casi 3.000 personas para divulgar conocimiento sobre estos animales, que se enfrentan a amenazas como las capturas accidentales, el calentamiento global o la contaminación, entre otras. Como cuenta en este texto Eva van den Berg.

Unas 2.700 personas de 95 países distintos han participado en el Congreso Internacional de Mamíferos Marinos, (WMMC  por sus siglas en inglés), que el centro de convenciones del Fórum de Barcelona ha albergado entre el 9 y el 13 de este mes de diciembre. La exitosa iniciativa ha sido puesta en marcha y coordinada por la entidad SUBMON, especializada en la conservación, estudio y divulgación del medio marino tanto en nuestro país como a nivel internacional, en colaboración con la Universidad de Barcelona (UB). Más de 1.600 presentaciones y tres grandes sesiones plenarias han dado para mucho y lo primero que cabe resaltar es que es asombroso y admirable la cantidad de gente en todo el planeta que estudia y trabaja para preservar a las aproximadamente 130 especies existentes, entre cetáceos, pinnípedos y sirenios, a los que hay que añadir el oso polar y la nutria marina.

Unas especies íntimamente ligadas a los océanos que se hallan sometidas a grandes amenazas causadas por las actividades humanas, entre las cuales destaca el alarmante caso de las capturas accidentales o bycatch: más de 300.000 cetáceos, según datos de WWF, mueren cada año en artes de pesca —en especial redes de enmalle—, además de millares de otros animales: otros mamíferos marinos, peces no comerciales, aves o tortugas marinas. Es imposible saber exactamente cuántos animales mueren por esta causa, dijo durante su ponencia el biólogo marino Charles Anderson, de International Pole&Line Foundation (IPNLF), que estudia la incidencia del bycatch en las poblaciones de cetáceos que tienen lugar en las pesquerías de atún en el océano Índico, en cuyas costas operan decenas de países. Solo en esta cuenca, afirmó, «decenas de miles de kilómetros de redes de pesca se extienden cada noche», para sostener este negocio millonario.

El bycatch, en este caso ilegal, es lo que ha llevado a la vaquita (Phocoena sinus), esta pequeña marsopa endémica del Alto Golfo de California, en México, a la puertas de la extinción, en un problema en que el crimen organizado ha tenido mucho que ver. Una crónica de muerte anunciada que viene sufriendo la especie desde hace años y de la que hoy apenas sobrevive una veintena de ejemplares. Su debacle, probablemente irreversible, ha sido causada porque cae en las redes donde se pesca la totoaba, un pez muy amenazado cuyas vejigas natatorias, de supuestos poderes sanadores, valen más que la cocaína en el mercado negro de medicina tradicional China.

mamíferos marinos, eva van den berg

Otro gran problema de los mamíferos marinos son las consecuencias que acarrea el calentamiento global en ellos y en tantísimas especies, como la aparición de nuevas enfermedades (por ejemplo, nuevos virus que prosperan gracias a las temperaturas más elevadas), o la pérdida de hábitat. Esta es dramática en el caso del oso polar, pues el Ártico donde habita ha entrado en una fase de deshielo acelerada, tal y como contó Kit M. Kovacs, experta en ballenas y focas e investigadora ubicada en Instituto Polar Noruego de Tromsø. Debido a la reducción del hielo, explicó, las migraciones de las especies se desfasan y las especies se concentran en las cada vez más escasas zonas idóneas para la alimentación o cría, interfiriendo entre ellas. Eso tiene consecuencias incluso en la comunicación entre individuos: en estas nuevas circunstancias, los elaborados sonidos que emiten especies como la yubarta (Megaptera novaeangliae) o la ballena boreal (Balaena mysticetus) se solapan, creando confusión entre los ejemplares.

La interacción de los mamíferos marinos con las embarcaciones es otra fuente de graves problemas. Las colisiones con los barcos causan un gran número de muertes. En el archipiélago de las Canarias, donde habita una treintena de cetáceos distintos, el trafico marítimo es un fenómeno en aumento, y es un punto caliente en cuanto a colisiones: no en vano cada año mueren más cachalotes arrollados que los que nacen.

Pero no solo son los accidentes de este tipo los que mortifican a estos animales, también los ruidos que generan los barcos, en especial los sónares. La contaminación acústica representa un asedio ambiental que interfiere con su sistema de ecolocalización de los cetáceos y es una de las causas que detona sus varamientos masivos. Ese ruido submarino no solo los desorienta, también dificulta que se comuniquen. Lo ha comprobado la bióloga Valeria Vergara, de Ocean Wise, experta en comunicación de belugas, a las que lleva años estudiando en el estuario de Saint Lawrence en Quebec, Canadá, donde proliferan las embarcaciones recreaciones y comerciales. Allí, el ruido dificulta incluso que las madres y sus crías se oigan y se estima que es una de las causas por las que la mortalidad de crías de beluga es un fenómeno al alza: al no oír a su madre, se pierden.

mamíferos marinos, eva van den berg

Además, las embarcaciones de observación de cetáceos ocasionan, en muchos lugares, molestias a los animales, lo que resulta especialmente peligroso en las áreas de cría y descanso. Por no decir las actividades turísticas que invitan a demasiada gente a nadar entre ballenas o delfines. Lorenzo Fiori ha estudiado las consecuencias de ello en el Reino de Tonga, en la Polinesia, donde con su equipo ha observado a vista de dron a varias especies de ballena, constatando que esa interacción humana va en detrimento del tiempo de descanso de los cetáceos y del cuidado de las crías, y que conlleva un incremento de gasto energético de los animales e incluso del ritmo de respiración de los más pequeños, sin olvidar el peligro que representa para los propios nadadores. Resultados similares presentaron otros científicos que han estudiado el mismo tema en la isla de Reunión y también en las Azores.

Pero la contaminación no acústica acapara hoy incluso en mayor medida la atención de la ciencia. Además de los contaminantes químicos, que llegan al océano procedentes de los sectores industrial, agrícola o residencial, o a consecuencia de los vertidos petroleros, las investigaciones relativas al plástico ocupan hoy los cerebros de muchos investigadores. ¿Cómo afectan los microplásticos a la cadena trófica?, ¿cómo inciden en la salud de los cetáceos?, ¿qué especies pueden servir como bioindicadoras en este tema?, ¿qué toxinas llevan asociadas esas partículas tan dañinas?… Lo cierto es que ya se ha comprobado su presencia en toda la cadena trófica marina. Aún tardaremos en saber exactamente cuál es su efecto en la salud del común de los seres vivos, pero lo acabaremos averiguando porque, de la mano de la científicos, como ha quedado claro en el WMMC, obtenemos cada vez más datos precisos sobre el estado de la salud global de la biosfera terrestre.

El problema no es que no sepamos lo suficiente.  El problema es que, con lo mucho que ya sabemos, como se ha demostrado en la última cumbre del clima, la fallida COP25, todavía no hayamos reaccionado como especie. Y eso los científicos no lo pueden arreglar. ¿Acaso los psicólogos? Ellos así lo creen, por ello han celebrado recientemente una reunión internacional en Lisboa. Opinan que esa disciplina resultará clave para mitigar la emergencia climática actual.

ACERCA DEL AUTOR

Eva van den Berg
Redactora y editora de secciones para la edición española del National Geographic. Guionista y documentalista.

configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: