Clasificación de las zonas de los océanos

La Tierra está formada en un 71% por agua. Sin embargo, los oceános siguen siendo uno de los grandes misterios de la naturaleza, ya que sabemos poco de lo que esconden sus profundidades. En nuestra clasificación de las zonas del océano utilizaremos dos criterios: su densidad y su nivel de profundidad.

El agua marina de los océanos ocupa un 71% de la masa terrestre del planeta. Pero existen muchos misterios acerca de la vida que albergan sus profundidades. Tal es así, algunas expediciones científicas que han intentado descender a los niveles más profundos del océano apenas han podido encontrar vida en ellos. Al finalizar este artículo veremos de qué manera se pueden clasificar las diferentes zonas del océano y dónde se encuentran la zona pelágica, la zona demersal y la zona béntica en las profundidades marinas.

Zonas del océano según su densidad

Una primera división en zonas la encontramos a partir de la densidad, esto es, a partir de la cantidad de masa en volumen del agua salada que tenga. De esta manera, surgen tres zonas:

  1. Zona mixta de la superficie. En esta capa la temperatura y salinidad del agua está en constante cambio debido al contacto directo con el aire. Así, la reducción de la temperatura del aire provoca también bajas temperaturas en la superficie.
  2. Zona picnoclina o de transición. Los cambios en la densidad no ocurren con frecuencia. Esto ocurre porque no existe mucho movimiento en esta zona. Además, ésta no está en contacto directo ni con el aire ni con el fondo oceánico.
  3. Zona de aguas profundas. El agua de esta capa es más fría y densa que en las otras zonas.

 

zonas oceánicas o zonas del océano

 

Clasificación de las zonas oceánicas según su profundidad

Sin embargo, la manera más común de acercarse a los océanos se encuentra en la categorización a partir de su profundidad. Los ecosistemas y la biodiversidad que viven en cada una de ellas son diferentes. Esta clasificación analiza el nivel de luz solar que llega a cada cada zona. Así se crea una triple división zonal: la pelágica, la demersal y la béntica.

La zona pelágica

Cubre alrededor de 360 millones de kilómetros cuadrados y presenta un volumen de aproximadamente 1.300 millones de kilómetros cúbicos. La zona pelágica es la zona oceánica que se encuentra en la parte superior. Su profundidad se establece en un máximo de 11 kilómetros. A su vez, posee una subdivisión:

  • Zona fótica, hasta los 610 metros. Es donde se concentra la mayor cantidad de seres vivos. De hecho, estos seres vivos cumplen una función muy importante. Porque los microorganismos que habitan ayudan a regular los niveles de dióxido de carbono de la atmósfera.
  • Zona batial, entre los 1.000 y los 4.000 metros. A esta zona oceánica no llega la luz y en ella la comida es escasa. Algunas de las especies que viven en ella no tiene ojos.
  • Zona abisal, entre los 4.000 y los 6.000 metros. La fauna solo puede nutrirse de los detritos que caen de la superficie. Además, la mayoría de los seres vivos que viven en ella son bioluminiscentes.
  • Zona hadal, más de 6.000 metros. Los seres vivos deben soportar 1.100 atmósferas de presión. Debido a su profundidad, es una porción del océano muy poco estudiada.

La zona demersal

La zona oceánica llamada demersal se encuentra cerca del fondo oceánico. Su profundidad es variable y puede tener zonas de luz o de oscuridad.

La zona béntica

Por último, la zona béntica, es la más profunda de las zonas del océano. Esta capa se encuentra en parte inferior del océano y presenta un contenido muy bajo de niveles de oxígeno.