Fundación Aquae > La salina

La salina

Finalizaba el mes de noviembre y lo único que podía hacer intuir el inminente invierno era la falta de luz a aquella hora de la tarde. El ocaso comenzada a teñir de rosa fucsia las núbes más altas y un verde azufrado desdibujaba el horizonte de la Laguna Rosa. Sergio se agachó y tomó una muestra de agua, su aumento de temperatura en los últimos años estaba modificando drásticamente la biota de la laguna. Manuela, detrás de él, jugaba a pisar las huellas de su padre en el lodo negro del humedal.

Maria Aranzazu López Franco