Campus logo
Aquae

La espiral del agua

Para realizar este experimento necesitamos: Un altavoz, un tubo flexible y una botella de agua.

Metemos el tubo en un embudo y lo sellamos con cinta aislante para evitar fugas. Después pegamos el tubo al altavoz para que recoja las vibraciones. Conectamos una fuente externa para que suene una frecuencia de 24 Hz y… ¡el agua cae formando una espiral!

¿Pero, por qué?

Al reproducir un sonido con una forma de onda constante (en este caso con una frecuencia de 24Hz), la vibración resultante es continua. Gracias a ello se crea un efecto zigzag en el tubo que provoca que al caer el agua por él, se formen estas curiosas espirales.