Campus logo

La Cumbre del Clima, en pleno verano

16 de Julio de 2015
Del 30 de noviembre al 11 diciembre se celebra en París una reunión internacional de importancia trascendental.  Los representantes de 196 estados tratarán de llegar a un nuevo acuerdo para hacer frente al cambio climático y sus efectos sobre el medio ambiente y la salud humana. ¿No habría sido más convincente y efectivo celebrar esta conferencia cinco meses antes? 

Alemania superó el pasado 4 de julio el récord de temperatura desde 1881 (cuando se iniciaron este tipo de registros), con los 40,3º registrados en Kitzingen, en el Estado federado de Baviera. Polonia, Holanda, Francia, Reino Unido, España y muchos otros países europeos han marcado este mes de julio plusmarcas similares. La segunda semana de julio, mientras Europa tomaba aliento, una ola de calor de grandes proporciones afectaba la costa oeste y el centro de Estados Unidos. Sin ir mucho más lejos, debemos recordar también que en la segunda quincena de mayo murieron más de 2.500 personas en la India a causa de una ola calor excepcional.

Las olas de calor se repiten de forma periódica desde hace miles de años y no se puede asegurar que los casos más recientes estén provocados directamente por el cambio del clima. No obstante, y para que no se nos acuse desmesuradamente de demagogia climática, debemos recordar que los dos últimos informe generales del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) advierten de que uno de los efectos del calentamiento global es el incremento de las situaciones meteorológicas extremas, entre las que se incluyen las olas de calor de alcance regional.

Las olas de calor nos pueden ayudar, en este sentido, a tomar conciencia de la gravedad del problema del cambio climático. Incluso a darnos cuenta de que muy probablemente estemos llegando tarde a la solución de este problema y de momento no nos quede más remedio que paliar o mitigar los efectos; dejando para el largo plazo la salida definitiva a la crisis provocada por la emisión descontrolada de gases de efecto invernadero.

En algunos casos, no hace falta que las olas de calor recuerden a los ciudadanos la existencia y gravedad del cambio climático. El estudio especial 204 del Eurobarómetro, de 2013-2014, por ejemplo, indicaba que la mitad (50%) de la población europea considera que el cambio climático es uno de los tres problemas más importantes que afectan al planeta . En Estados Unidos, por contra, la encuesta Gallup de 2014 mostraba que sólo el 31% de la población está preocupada por el cambio climático y sus efectos. Destaca en este caso el hecho de que el cambio climático preocupa al 45 de los ciudadanos votantes del Partido Demócrata pero sólo al 16% de los Republicanos. 

Sean cuales sean nuestras simpatías políticas, los habitantes del planeta Tierra deberíamos sentirnos obligados moralmente y poner en práctica compromisos personales para combatir y reducir el impacto del cambio climático. Y si los gobiernos no actúan de forma diligente en este campo, también tenemos el recurso de imitar a la fundación holandesa Urgenda y pedir el amparo de los tribunales. En respuesta a una demanda presentada por 900 miembros y simpatizantes de esta entidad cívica holandesa, la Corte de Distrito de La Haya dictó el pasado 24 de junio una sentencia en la que se obliga al gobierno holandés a reducir las emisiones a la atmósfera de gases con efecto invernadero (causantes del cambio climático) en al menos el 25% para el año 2020, tomando como referencia las emisiones de 1990.

Pensábamos en este tipo de nuevas estrategias para luchar contra el cambio climático cuando proponíamos -con ironía- celebrar las cumbres del clima en pleno verano…

En el palacio de congresos de París-Le Bourget el aire acondicionado disimularía la realidad pero nos podemos imaginar cómo sería la llegada de los dirigentes políticos al aeropuerto internacional Charles de Gaulle si la cumbre del Clima hubiera comenzado el pasado 4 de julio, cuando la capital francesa alcanzó los 35ºC (10 grados por encima de la media para esta época del año).

ACERCA DEL AUTOR

Joaquim Elcacho
Joaquim Elcacho. Periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Coordinador de La Vanguardia Natural, canal/sección de medio ambiente y naturaleza de la edición digital de La Vanguardia. http://www.lavanguardia.com/natural
configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: