Tesis del agua

Una propuesta matemática para mejorar la gestión de los acuíferos

En esta tesis doctoral, Joaquim Soler-Sagarra, ingeniero geológico, realiza una propuesta matemática para explicar y mejorar la gestión de los acuíferos. Las diferentes formulaciones que plantea, a lo largo de su investigación, son aplicables a otros campos de estudios como, por ejemplo, la evolución y predicción de futuras pandemias similares a la Covid-19.

La gestión de acuíferos es esencial para el medioambiente y otras aplicaciones de la ingeniería. Para ello, es necesario describir el transporte reactivo (TR) que se da. Este consiste en dos procesos: el transporte de soluto en las aguas subterráneas y las reacciones químicas que provocan.

Curiosamente este problema es idéntico a otros más cotidianos como el transporte urbano, la economía o la evolución de la actual pandemia de la COVID-19. Para facilitar la comprensión podemos describir la tesis en términos del TR en aguas subterráneas y compararlo con su analogía con la pandemia COVID-19, pues actualmente son más familiares al público general.

Joaquim Soler-Sagarra plantea en su tesis una serie de formulaciones matemáticas para mejorar la gestión de los acuíferos

El TR sería relativamente sencillo en muestras de laboratorio (comparable a los modelos de Coronavirus en poblaciones reducidas), pero es especialmente complejo en los acuíferos naturales (i. e. Coronavirus en la sociedad), ya que son medios muy heterogéneos tanto dinámica (transporte) cómo químicamente (reacciones). Y es que, como vemos, nos encontramos ante un problema que requiere modelos numéricos basados en ecuaciones matemáticas. Hasta la fecha, no se ha hallado una ecuación eficiente que describa los comportamientos observados.

Esta tesis realiza una propuesta conceptual para describir matemáticamente el transporte de agua en vez del clásico transporte de soluto. En otras palabras, entender que el movimiento y transmisión de un virus (i. e. soluto) es debido al transporte de personas (i. e. agua).

En primer lugar, desarrollamos dicha formulación del Transporte Reactivo de aguas en lugar de soluto (inicialmente en medios homogéneos más simples). Vemos que la nueva formulación aporta muchas ventajas: simplificamos conceptualmente el problema, reducimos el número de ecuaciones, desacoplamos el transporte y las reacciones y, finalmente, obtenemos un algoritmo no iterativo más robusto que reduce el coste computacional de los modelos. Resulta curioso ver que, en los modelos utilizados para la modelación y predicción de la pandemia, el hecho de modelar el transporte de personas (i. e. agua) resulte algo tan natural.

En segundo lugar, se considera la formulación en medios heterogéneos (como seria la evolución real de la pandemia en la sociedad). Para ello debemos diferenciar dos procesos: dispersión y difusión.

En el caso del coronavirus, la difusión sería la transmisión del virus entre personas, que se produce a pocos metros. Las mascarillas son una medida adoptada para reducir la difusión. En cambio, la dispersión es el contraste de movilidad entre personas, es decir, el virus se extendió rápidamente entre continentes debido a los viajes kilométricos (por ejemplo, en avión) que los conectan. Para reducir esta dispersión se adopta el confinamiento. Vemos que la expansión tan veloz del virus es debido a la combinación de ambos procesos. También podemos observar el contraste de escalas entre ambos procesos.

De este modo, la nueva formulación matemática válida tiene el reto de reconocer separadamente estos dos procesos tan complejos (a diferencia de las formulaciones actuales) y sus escalas mediante parámetros sencillos y eficientes. La formulación de transporte de agua propuesta en esta tesis aporta avances muy prometedores.

 

Sobre el autor

Joaquim Soler-Sagarra
Joaquim Soler-Sagarra se licenció en Ingeniería Geológica por la Universidad de Barcelona y la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC) en 2011. En 2014 fue galardonado con el premio Outstanding Paper Award (OSPA) por su contribución como joven investigador en el Congreso anual de la Unión Americana de Geociencias (AGU). Obtuvo su Ph.D. en Ingeniería del terreno por la UPC en 2020. Actualmente trabaja como geocientífico e ingeniero especializado en programación y modelación de transporte reactivo en el Grupo de Hidrología Subterránea (Unidad asociada entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC y la UPC). Su investigación se centra en la búsqueda de una ecuación de transporte reactivo efectiva, pues las ecuaciones y modelos clásicos no reproducen los procesos de transporte observado en medios heterogéneos como las aguas subterráneas. Dicha ecuación también es aplicable y relevante en otros campos como la evolución y predicción de pandemias (como la COVID-19), transporte urbano o sistemas económicos, entre otros