La energía cinética y su aplicación en favor del medio ambiente

La energía se define como la capacidad de los cuerpos para realizar un trabajo y producir cambios, simplificándolo, hacer que las cosas funcionen. Por eso, la energía ha sido clave para el desarrollo de la humanidad. Necesitamos la energía para sobrevivir y seguir avanzado hacia el progreso.

El ser humano se ha valido a lo largo de la historia de la energía del viento, molinos y aerogeneradores. Al igual que los alimentos son la energía que necesita nuestro cuerpo para moverse, cualquier actividad humana necesita de un flujo energético para poder realizarse.

En la actualidad, utilizamos un sistema energético heredado de la revolución industrial donde priman los combustibles fósiles y la energía nuclear. Sin embargo, este tipo de energías han resultado ser muy dañinas con el medio ambiente.

Como respuesta, se han unido esfuerzos para desarrollar energías que sirvan como alternativa sostenible. Estas son las energías renovables que tienen un origen natural y logran regenerarse por si solas. Se trata de energía limpias, ilimitadas y muy competitivas.

La principal diferencia entre las energías renovables y la que utilizan combustibles fósiles en que las primeras no producen gases de efecto invernadero ni ningún tipo de emisión contaminante que pueda deteriorar nuestros entornos.

¿Qué es la energía cinética? 

La energía cinética juega un papel muy importante en la aplicación de este tipo de energías a favor del medio ambiente. Pero ¿qué es exactamente la energía cinética? La energía cinética es, junto a la energía potencial, una forma básica de energía.

La energía cinética se define como la energía que se produce por el movimiento de los cuerpos. Cuando mayor velocidad adquiera un objeto, mayor será su energía cinética. En este tipo de energía entra en juego la masa y la velocidad.

Lo interesante de este tipo de energía es que cuando la velocidad de un objeto se duplica, su energía cinética se cuadruplica. La energía cinética a menudo se representa con el símbolo Ek y se determina a través de esta fórmula: Ek= ½ m. v2 , donde m es la masa (Kg) del objeto y v su velocidad (m/s)

Como vemos, este tipo de energía depende de dos factores importantes: la velocidad y la masa. Esto lo comprobamos cuando tratamos de parar un objeto en movimiento. Y es que cuánto mayor sea su velocidad, mayor será su masa y más dificultad tendremos para detenerlo.

A favor del desarrollo sostenible 

El mecanismo y funcionamiento de la energía cinética ofrece la oportunidad de aplicarse en favor de nuestro planeta. Y es que, gran parte de las energías renovables se valen de la energía cinética para su funcionamiento.

El movimiento de los cuerpos libera energía que se utiliza para generar electricidad o calor. Esto se hace de forma sostenible ya que este tipo de energía proviene directamente de la naturaleza. Un ejemplo de esto se puede ver cuando pasamos de energía cinética a eléctrica al pedalear una bicicleta eléctrica.

Potenciar el uso de las energías renovables es clave en la lucha del cambio climático. Energías verdes como la mareomotriz, la geotérmica, la hidráulica, la eólica, la solar o la biomasa.

Algunas como la energía eólica utilizan la energía cinética para su funcionamiento. Lo hacen a través del movimiento de las aspas de los molinos generado por el viento. Este movimiento genera energía cinética que se transforma en energía eléctrica.

¿Qué es la energía cinética? Es un tipo de energía clave para el desarrollo sostenible

Por su parte, la energía hidráulica también se vale de la energía cinética para generar energía de forma sostenible. En este caso, la caída del agua logra mover las turbinas que, a su vez, generar electricidad de forma sostenible.

La movilidad es el sector que más se aprovecha y en el que más se ha trabajado para lograr transformar la energía cinética en eléctrica.  Un ejemplo muy curioso son los coches de la Formula 1. Los ingenieros y mecánicos de estas competiciones investigan la posibilidad de utiliza la energía que desprenden los bólidos en el frenado para aumentar la potencia del coche.

Precisamente este funcionamiento es el que tienen actualmente los coches híbridos que combinan la combustión fósil con la energía limpia. Aprovechan la energía cinética fruto del frenado para acelerar el vehículo sin consumir gasolina, siendo por lo tanto más sostenible con el medio ambiente.

Diferencia entre energía cinética y potencial

Para comprender el concepto de energía cinética debemos saber diferenciarla de la energía potencial. La principal diferencia entre ambas es que la primera tiene que ver con los movimientos de los objetos, mientras que la potencial está relacionada con su posición.

La energía potencial hace referencia a la energía que se almacena en un objeto y que depende de su posición con respecto a otros objetos, o a que pueda existir un campo de fuerzas en su interior. Este tipo de energía se obtiene al multiplicar la masa de un cuerpo por su altura y gravedad.