Campus logo
Aquae

¿Cuánta contaminación produce el coche?

cuánto contaminan los coches

La actividad humana es una de las principales causantes del cambio climático. Uno de los objetos más usados cotidianamente y que contribuyen al calentamiento global son los coches. Imprescindibles para la vida, pueden ser mortales para el planeta. ¿Sabes cuánto contamina un coche? ¿Qué tipos de gases emite? Te lo contamos a continuación.

En muchas ocasiones, son imprescindibles para la vida. Los necesitamos para hacer ir a trabajar, hacer la compra, viajar… Sobre todo, en aquellas zonas donde el transporte público no es una opción viable, los coches son la única manera para poder moverse.

Sin embargo, los coches son, por desgracia, una gran amenaza para el medio ambiente. A pesar de que se está innovando en el sector para producir soluciones sostenibles, la realidad es que la mayoría de los coches contribuyen a la contaminación ambiental. ¿Cuánto contamina los coches? ¿Cuánto CO2 emite un coche en un trayecto? ¡Lo descubrimos a continuación.

¿Cuánto contaminan los coches?

Antes de abordar este tema con cifras, vamos a analizar brevemente los diferentes tipos de sustancias contaminantes que emiten los coches. En primer lugar, hablaríamos del dióxido de carbono (CO2). No se trata de un gas contaminante, pero sí contribuye al efecto invernadero y al recalentamiento del planeta. Por otro lado, el Monóxido de Carbono (CO) es otro de los gases que se expulsan por el tubo de escape de un coche. Se trata de una sustancia extremadamente peligrosa para los seres vivos y se considera venenoso y que, en circunstancias concretas, puede ser mortal para los seres humanos.

El Óxidos de Nitrógeno (NOx) es otra de las sustancias contaminantes emitidas por el coche, causante del conocido “Smog fotoquímico”. Por último, quedaría por mencionar las partículas en suspensión (PM). Estas sustancias que se encuentran en suspensión están compuestas de hollín y son nocivas para la salud.

Cabe destacar, igualmente, que para determinar cuánto contaminan los coches hay que tener en cuenta el tipo de vehículo. EL motivo es que no todos los coches contaminan igual. Los Diesel anterior a 2005 y posterior a 2009 son los tipos de coches más contaminantes del mercado. A estos les sigue el de gasolina y el híbrido. Además, no todos los coches emiten las mismas sustancias contaminantes.

Cifras sobre la contaminación 

Comprueba esta infografía para descubrir, por ejemplo, cuánto CO2 pueden emitir los coches en un trayecto Madrid-Barcelona

Estos datos nos recuerdan por qué es fundamental apostar por nuevos modelos más sostenibles basados en energías renovables. Recuerda que estas infografías son de uso libre. Cítanos, como fuente, siempre que sea posible (www.fundacionaquae.org), y sobre todo ¡Difunde en mensaje!

Las partes del coche que más contaminan

Tras explicar cuánto CO2 emite un coche, veremos qué partes de los coches contaminan más. Entre ellas encontramos el aceite del motor, el líquido anticongelante y los líquidos de freno y de embrague. Al caer a la calzada o a la carretera, estos líquidos son arrastrados por la lluvia y llegan finalmente a las aguas de los ríos y mares. De hecho, es tal el poder contaminante de estos productos que los talleres mecánicos y los particulares están obligados a llevarlos a puntos especializados encargados de su reciclaje.

Los neumáticos son otra de las partes más contaminante de un coche, especialmente si se abandonan en la vía pública. A pesar de que es relativamente común ver neumáticos abandonados en nuestros montes o en las cunetas, los ciudadanos estamos obligados a llevarlos al punto limpio.

También existe otro tipo de contaminación que no podemos obviar. Nos referimos a la contaminación acústica. Los vehículos a motor son los grandes responsables de que en las calles de nuestras ciudades se detecten niveles de ruido ambiental superiores a los 100 decibelios. El nivel de ruido que hay en las calles con tráfico intenso puede tener graves consecuencias para la salud de quienes viven en ellas. Por ello, es importante utilizar el claxon con moderación, ya que la exposición permanente al ruido de los coches puede desencadenar episodios de nerviosismo y stress.