Campus logo

Contaminación biológica: el caso de Marte

27 de Noviembre de 2015

Pero el caso de Marte es mucho más complejo. 

Por un lado, en el planeta rojo existe una posibilidad real de que puedan haber microorganismos indígenas, y, por otro lado, también existe la posibilidad de que microorganismos terrestres puedan llegar a desarrollarse en determinadas regiones del planeta, que no son mucho más hostiles que algunos de los ambientes más extremos que se dan en la Tierra y en los que, a pesar de ello, la vida prospera. Así, las muestras marcianas que sean transportadas hasta nuestro planeta en futuras misiones robóticas tendrán que ser examinadas en condiciones de seguridad muchísimo más estrictas que en el caso de las muestras lunares. Incluso es posible que deban ser analizadas en el espacio, por ejemplo, en la Estación Espacial Internacional, antes de bajarlas a la Tierra. 

En el sentido opuesto, en el año 2002, el COSPAR estableció una serie de «regiones especiales» en Marte, donde las condiciones de humedad y temperatura podrían sustentar formas de vida autóctonas, o bien permitir una hipotética colonización por parte de organismos terrestres. Estas zonas están estrictamente vedadas a la exploración robótica y, sobre todo, a la futura exploración humana. Cada dos años, el COSPAR revisa y amplía la lista de regiones especiales, que crece a medida que progresa nuestro conocimiento sobre el planeta rojo: los casquetes polares, las regiones más profundas de Valles Marineris, las cuevas observadas en los flancos de algunos de los volcanes del macizo de Tharsis o, en general, las zonas donde se sospecha que pueda existir un acuífero poco profundo o posible actividad hidrotermal. 

A este respecto, el reciente descubrimiento de surgencias estacionales de agua líquida salobre en la superficie, las famosas recurring slope lineae (RSL), nos obliga a revisar una vez más qué zonas debemos vetar. Por ejemplo, se han detectado algunas RSL en el cráter Gale, la región del planeta que está siendo explorada actualmente por el robot Curiosity. Pero aunque Curiosity pudiera llegar hasta ellas, deberíamos evitarlo, precisamente para impedir su posible contaminación.

Se nos presenta, pues, una curiosa paradoja: queremos averiguar si hay vida en Marte; pero, si queremos preservar intacto un posible ecosistema nativo, no podemos explorar las zonas que son precisamente las más prometedoras para albergarla. Por lo menos, de momento, hasta que no mejoremos aún más si cabe nuestros sistemas de esterilización. Y, evidentemente, no podremos enviar misiones tripuladas hacia estas regiones tan atractivas hasta que no hayamos realizado una concienzuda exploración robótica. Sería un auténtico desastre para la ciencia que encontráramos microbios en Marte, y que estos no fueran más que polizones que hubiesen llegado hasta allí transportados inadvertidamente desde la Tierra. 

¡Nuestros sueños de analizar muestras prístinas de una hipotética biología marciana se desvanecerían para siempre! Como dijo Carl Sagan, si algún día encontramos vida autóctona en el planeta rojo, deberíamos mantenernos al margen y dejar Marte para los marcianos, aunque estos sean microbios. 

Y si no, no hay ninguna duda de que los marcianos acabaremos siendo nosotros… 

Este es la segunda parte del post de esta fascinante entrega: Contaminación biológica cruzada entre mundos habitables.

ACERCA DEL AUTOR

Jordi Aloy i Domènech
Físico y astrónomo con amplia experiencia en el mundo de la astronomía amateur. Miembro del Área de Ciencia, Investigación y Medio Ambiente de la Fundación "LaCaixa" y autor de numerosas publicaciones.
configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón Configurar.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: