¿Qué efectos tiene la contaminación atmosférica en la salud?

El estado del planeta repercute directamente en nuestra salud. Los altos niveles de contaminación del aire a los que estamos expuestos cada día nos vuelven más propensos a padecer ciertas enfermedades que pueden llegar a poner en riesgo nuestra vida. Por esta razón, la contaminación atmosférica es uno de los mayores retos sanitarios a nivel mundial que debemos frenar cuanto antes.

La salud forma parte de los derechos fundamentales de todo ser humano. Como tal, este incluye el acceso oportuno, aceptable y asequible a servicios de atención de calidad. Sin embargo, todavía millones de personas no cuentan con este derecho. Por esta razón, la Asamblea Nacional de Naciones Unidas designó el 7 de abril como el Día Mundial de la Salud, una celebración que busca reconocer y fomentar el acceso a una atención sanitaria de calidad sin dejar a nadie atrás.

Para esta celebración en 2022, el lema escogido por Naciones Unidas es «Nuestro planeta, nuestra salud». Una oportunidad para reivindicar el estrecho vínculo que existe entre la salud del planeta y la de los seres humanos. Una conexión que es necesario cuidar y proteger con nuestras acciones porque solo con el esfuerzo de todos podremos construir un planeta más limpio y saludable.

Contaminación del aire: un problema mortal 

El cambio climático es latente en todas las parte del mundo y sus efectos son un amenaza para la salud mundial. Entre las consecuencias de la crisis climática se encuentra la contaminación, la pérdida de la biodiversidad y el calentamiento global. Todas ellas repercuten en el bienestar de los seres vivos que habitan la Tierra.

La contaminación atmosférica es uno de los principales riesgos para la salud y uno de los mayores retos sanitarios hasta la fecha. Y es que, según datos recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 99% de la población respira ya aire contaminado. Esta situación provoca cada año la muerte de cerca de siete millones de personas en el mundo derivadas de enfermedades vinculadas a la contaminación del aire, afirman.

Efectos de la contaminación atmosférica en la salud

Los niños, las personas mayores y las mujeres embarazadas son los más vulnerables a estos efectos de la contaminación atmosférica. Pero, lo cierto es que, en la actualidad, toda la población está expuesta a altos niveles de contaminación que acaban teniendo un efecto directo en nuestro bienestar físico.

Cada vez son más los países conscientes de esta situación y incluyen este problema medioambiental en su hoja de ruta. Sin embargo, a pesar de que ya más de 6.000 ciudades de 117 países controlan la calidad del aire, sus habitantes siguen estando expuestos a una mala calidad del aire.

Ante esta situación, en septiembre de 2021, y 15 años después, la OMS decidió endurecer los indicadores de contaminación atmosférica y fijar unos umbrales de seguridad más estrictos, especialmente en aquellos vinculados a la quema de biomasa y a los combustibles fósiles. Todo para evitar la muerte prematura de alrededor de siete millones de personas en el mundo cada año. Una cifra que, según advierten desde el organismo internacional, podría aumentar de no tomar medidas urgentes.

¿Qué efectos tiene la contaminación atmosférica en la salud? 

La contaminación del aire es una de las consecuencias de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la actividad humana. El transporte, la industria y la agricultura son los sectores que más contribuyen a estas elevadas concentraciones contaminantes. Entre los gases más dañinos para el planeta se encuentran el nitrógeno, el ozono, el dióxido de carbono y el metano.

Además de estos, otro de los principales factores que contribuyen a la contaminación atmosférica son las conocidas como partículas en suspensión: un conjunto de gases que cuentan con componentes como sulfatos, nitratos, amoniaco, carbono y polvo. Todas ellas son especialmente peligrosas para el ser humano.

La inhalación de todos estos contaminantes repercute en la salud de las personas cada año. Y es que la mayor parte de las enfermedades respiratorias son producidas por la contaminación atmosférica. Sus efectos sanitarios albergan desde alteraciones en la función pulmonar hasta problemas cardiacos.

La contaminación del aire es la causante de enfermedades cardiovasculares. Estas son algunas que la OMS indica:

  • Recurrente dolores en el pecho fruto de una constante exposición a altos niveles de toxicidad.
  • Palpitaciones.
  • Fatiga inusual.
  • Enfermedades de las arterias coronarias.
  • Ritmos cardiacos anormales.
  • Insuficiencia cardiaca.

¿Qué medidas debemos tomar? 

Uno de los desafíos mundiales es el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París. Este tratado internacional firmado por más de 160 países fija en 1,5ºC el aumento global de la temperatura para 2030. Para lograrlo se deben reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero, en concreto los de dióxido de carbono, el metano y el nitrógeno.

Desde el Grupo Intergubernamental de Experto sobre el Cambio Climático (IPCC) ya advierten sobre la necesidad de poner en marchas soluciones inminentes que logren alcanzar la neutralidad climática durante la próxima década. Algunas de las acciones para frenar la contaminación atmosférica son:

  • Aplicar las normas de calidad del aire de acuerdo a la última actualización de la OMS
  • Controlar los niveles de contaminación del aire e identificar sus principales fuentes.
  • Apostar por fuentes de energía renovable.
  • Construir sistemas de transporte más sostenibles.
  • Mejorar la gestión de los residuos industriales.
  • Incluir la contaminación atmosférica como parte de los planes de investigación a nivel internacional para encontrar las mejores soluciones para frenar este problema.