×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Consejos del agua

Consejos para una dieta saludable

Las dietas pueden variar de un lugar a otro en función de muchos condicionantes y costumbres. Independientemente de dónde vivimos, todas las dietas, por lo general, suelen apuntar algunas constantes que resumimos en los siguientes consejos para una dieta saludable.

Son muchas las dietas que se ofrecen o se recomiendan para adelgazar o para tener una mejor alimentación, que en ocasiones va unido. Y si bien es cierto que depende mucho de cada persona -de su estructura y su peso, por ejemplo-, y que cada país o zona tiene sus características específicas, lo cierto es que hay algunos consejos que se pueden extender a todas partes. Aquí os dejamos siete consejos para una alimentación saludable:

 

1. Comer muchas hortalizas y frutas

Aunque cada país establece en sus consejos un número particular de piezas de fruta y de verduras para incluir en una dieta, lo cierto es que todas coinciden en la necesidad de comer todos los días hortalizas y frutas frescas en la mayor medida de lo posible.

 

2. Vigilar el consumo de grasas

Lo más recomendable es disminuir el consumo de grasas sólidas y saturadas y sustituir las grasas animales por aceites vegetales.

 

3. Reducir el consumo de alimentos y de bebidas con alto contenido de azúcar

Se considera que el azúcar procesado es francamente perjudicial para la salud. Lo mejor es llevar una dieta baja en azúcar y, si es posible, y volviendo al consejo número uno, ingerir fruta en vez de dulces procesados y bebidas azucaradas como sustitutos del sabor dulce para quien no pueda resistirse.

 

4. Reducir el consumo de sal

De un tiempo a esta parte se ha extendido en todos los países la necesidad de llevar una dieta baja en sal. Especialmente evitando comida precocinada con alto contenido de sodio y carnes procesadas, conservas o productos envasados, que suelen tener un alto contenido de sal.

 

5. Beber agua regularmente

Los beneficios de beber agua por encima de cualquier otro líquido para saciar la sed son evidentes. Además de no contener grasas, azúcares, calorías ni carbohidratos, aporta otros beneficios como ayudar a la digestión, entre muchos otros.

 

6. Consumir alcohol con moderación

Ya sea cerveza, vino o licores, como en todo, la moderación siempre es el mejor consejo y lo más saludable para evitar efectos perjudiciales que puede tener una ingesta excesiva de alcohol.

 

7. Hacer ejercicio físico a diario

Si trabajas de manera física y con mucho movimiento, eso ya contaría como ejercicio. Ahora bien, si llevas a cabo un trabajo sedentario que implica muchas horas sentado, lo recomendable sería que, al menos, dediques treinta minutos al día para ejercitar el cuerpo para contrarrestar la falta de actividad física durante la jornada laboral.