Lavado de manos: un hábito que salva vidas

Más de 200 enfermedades e infecciones pueden prevenirse con el simple hecho de lavarse las manos. Por esta razón, desde Fundación Aquae, nos sumamos a la celebración del Día Mundial del Lavado de Manos que tiene como objetivo concienciar sobre la importancia de la higiene de manos en buena parte del planeta.

Las manos son las principales portadoras de gérmenes que causan enfermedades. La práctica de lavarse las manos es común en la mayor parte del mundo, un pequeño gesto que puede salvarnos la vida.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren 840.000 personas, principalmente en países en vías de desarrollo, por enfermedades que se podrían evitar con el simple gesto de lavarse las manos. Y es que lavarse las manos con jabón es una de las maneras más efectivas y económicas de prevenir enfermedades diarreicas y neumonías. Estas son responsables de que cada año más de 3 millones de niños no alcancen los 5 años de vida.

El lavado de manos con agua y jabón reduce en un 25% las infecciones respiratorias. Ejemplos como la gripe, la bronquiolitis, la tosferina, el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) o la neumonía, que mata a un niño cada 15 segundos en el mundo; y en un 50%, las diarreas infantiles, que anualmente provocan la muerte a más de 500.000 niños. Además, la diarrea aumenta la posibilidad de que los niños sufran desnutrición crónica, lo que suele retrasar su crecimiento.

Además de las infecciones respiratorias y la diarrea, no lavarse las manos puede provocar otras enfermedades de transmisión feco-oral. Ahí estarían el cólera, las hepatitis, la disentería o la giardiasis, e infecciones virales, como las eruptivas, la conjuntivitis y las infecciones de boca y garganta, entre otras muchas.

Incorporar la práctica del lavado de manos con jabón en todos los hogares del mundo podría salvar más vidas que cualquier intervención médica. Por este motivo, en 2008, la Asamblea General de Naciones Unidas decidió declarar el 15 de octubre como el Día Mundial del Lavado de Manos. Una conmemoración que sirve para concienciar a la población que de el agua y el jabón pueden salvarnos la vida.

Además, en esta celebración, también se reclama la importancia de asegurar el acceso a fuentes de saneamiento adecuado y al agua limpia como base para mejorar la salud y bienestar de las personas en el mundo.

La educación, primer paso para la concienciación 

Desde Fundación Aquae trabajamos para contribuir en mejorar y optimizar los recursos naturales, y muy especialmente el uso de uno de nuestros recursos más escasos: el agua. Y es que este valioso recurso, junto con el jabón, es fundamental para asegurar una higiene eficaz.

La educación y la concienciación son clave para promover cómo y cuando debemos lavarnos las manos. Esto es algo que solemos aprender en las primeras etapas del colegio, cuando somos pequeños. Sin embargo, es en los países más vulnerables donde menos conciencia existe sobre este tema ya que ni siquiera disponen de un acceso seguro al agua.

Fundación Aquae y UNICEF trabajaron conjuntamente, durante siete años, en el proyecto ‘Agua para la Amazonía’. Con esta iniciativa se ha mejorado la calidad de vida de 50.000 residentes de las zonas rurales de Amazonas, Ucayali y Loreto. Además, gracias al trabajo de Fundación y UNICEF. más de 7.000 personas disponen, por primera vez, de agua segura y saneamiento adecuado en las zonas de la Amazonía en Perú.

Dia lavado de manos

Pero el proyecto no quedo aquí ya que otro de los objetivos que se marcaron fue el de mejorar las prácticas de higiene entre las comunidades rurales para prevenir enfermedades entre sus habitantes, especialmente entre los más pequeños.

Para lograrlo designaron a los denominados ‘promotores de las prácticas de higiene’, encargados de sensibilizar casa por casa a los habitantes, de las diferentes zonas rurales, sobre la importancia del lavado de manos para la salud.  Además, se realizaron talleres prácticos y se fijó una estrategia de comunicación para la promoción de estas prácticas en cada comunidad.

Las manos, una zona muy expuesta

Las manos son la parte de nuestro cuerpo que, posiblemente, se encuentra más expuesta a agentes externos. Y es que están presentes en prácticamente todas las actividades que realizamos en nuestra vida diaria. Un buen ejemplo es el uso del teléfono móvil cuya pantalla puede contener hasta 600 bacterias, 30 veces más que la tapa de un inodoro, según un estudio de la Universidad de Barcelona.

Otros lugares con una gran concentración de bacterias son el teclado de los ordenadores, los grifos, el dinero (tanto los billetes como las monedas), los cajeros automáticos, los botones del ascensor o los carritos de la compra que hay en los supermercados.

Lavarse las manos sólo con agua no es suficiente, es mucho menos efectivo que hacerlo utilizando jabón. Diferentes estudios médicos han confirmado que lavarse las manos con jabón es un modo más eficaz para evitar la transmisión de enfermedades. Incluso en asentamientos empobrecidos y con altos niveles de contaminación.

Uno de los aprendizajes que nos deja la pandemia de la Covid-19 es la importancia del lavado de manos para evitar el contagio. Y es que, junto a la distancia de seguridad, se han convertido en las principales recomendaciones para frenar la expansión del virus. Ahora, es momento de mantener esta práctica en nuestra rutina ya no solo para prevenir esta enfermedad, sino cualquier tipo de infección que ponga en riesgo nuestra salud.