¿Cómo fabricar una mascarilla casera?

Te explicamos los pasos fabricar tu propia mascarilla, los requisitos que debe cumplir y cómo usarla, con el objetivo de aumentar la protección ante el coronavirus. Pero recuerda que, en la lucha contra esta pandemia, quedarse en casa y lavarse las manos son las medidas más efectivas.

La cuarentena impuesta por la pandemia del coronavirus avanza, y debemos extremar las medidas de seguridad para evitar contagios. En esa línea, el Gobierno anunció este fin de semana que aumentaba el confinamiento al menos hasta el 26 de abril, y adelantó que estaba valorando la posibilidad de recomendar el uso generalizado de mascarillas. Si bien hay que tener claro que las mascarillas faciales farmacéuticas son las más apropiadas, te explicamos cómo fabricar una mascarilla de tela casera para limitar la propagación de gotículas respiratorias y aumentar la protección ante el virus.

Las mascarillas caseras no pueden nunca sustituir a una mascarilla de protección (FFP2 o FFP3) ni a una mascarilla quirúrgica, ya que no ofrecen su nivel de seguridad, pero pueden suponer una protección extra que, eso sí, debemos compaginar con las medidas de prevención más seguras: quedarse en casa, mantener una distancia de al menos 1 metro, utilizar un pañuelo o la parte interna del codo al estornudar o toser, y sobre todo lavarse las manos de forma correcta y frecuente.

Te explicamos como fabricar una mascarilla casera.

Pasos para fabricar una mascarilla con tela de algodón

A partir de las recomendaciones del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), te explicamos cómo puedes fabricar una mascarilla casera. Para ello, solo necesitas: 2 rectángulos de tela de algodón, de 25 cm de largo por 15 cm de ancho; 2 tiras elásticas o gomas de ajuste; aguja e hilo; tijeras, una regla y un lápiz.

  1. Con tela de algodón de sábanas o colchas, recorta dos rectángulos de 25cm x 15 cm.
  2. En cada trozo, haz un dobladillo de 0,6cm en los lados más largos, y de 1,25cm en los más cortos. Por estos dobladillos introduciremos la cinta elástica con la que sujetaremos la mascarilla a las orejas.
  3. Fija los dobladillos con hilo, introduce la cinta elástica por el extremo más ancho y ata los extremos.
  4. Tira de las cintas elásticas hasta que los nudos queden dentro del dobladillo. Ajusta la máscara al tamaño de tu cara, y cose el elástico a la tela.
Te explicamos como fabricar una mascarilla casera.

elpais.com

También puedes fabricar una mascarilla con la tela de una camiseta de algodón (con doble capa de tela), sin necesidad de coser, con estos 4 sencillos pasos:

cómo fabricar una mascarilla casera

elpais.com

¿Qué requisitos debe cumplir la mascarilla?

Según las recomendaciones que comparte el Gobierno, al fabricar una mascarilla estas deben:

  • Cubrir la nariz, la boca y el mentón.
  • Constar de material filtrante.
  • Garantizar que quede correctamente ajustado a la cara, para evitar las fugas de las gotículas respiratorias que pueden contener el virus.

¿Cuándo y cómo se debe utilizar?

  • A día de hoy, y aunque próximamente puede modificar estas recomendaciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que solo deben llevar mascarilla las personas contagiadas, quienes tienen tos o estornudos y las personas sanas que atiendan a alguien que pueda estar infectado.
  • Antes de ponerte la mascarilla debes lavarte bien las manos con agua y jabón, o en su defecto con un desinfectante a base de alcohol.
  • Cubre bien la boca y la nariz con la mascarilla, de forma que no queden espacios entre esta y tu rostro.
  • Evita tocar la mascarilla; si lo haces, lávate las manos de nuevo.
  • Cambia la mascarilla en cuanto esté húmeda, deséchala inmediatamente en un recipiente cerrado y por supuesto no reutilices las mascarillas de un solo uso.
  • Para quitártela, debes hacerlo por detrás, sin tocar la parte delantera.

Como se puede comprobar, fabricar una mascarilla casera es realmente sencillo. Una manera fácil y accesible de protegernos a nosotros mismos y a los demás, evitando que el virus se extienda.