El autillo europeo, el búho con el tamaño de un mirlo

El autillo europeo es el búho de menor tamaño que tenemos. De hábitos nocturnos al igual que otras aves rapaces, su canto aflautado es muy característico. Cuando llegan las noches de calor le “vemos” por el oído. Dicen que se le ha oído cantar en el Paseo de la Castellana.

El autillo europeo (Otus scops) es una de las aves rapaces nocturnas más pequeñas de esta especie de búhos. De la familia Strigidae, su tamaño es similar al de un mirlo y tiene un peso de 100 gramos. Las tonalidades de su plumaje entre grisáceo y pardo rojizo (vermiculado) le permite camuflarse entre los árboles cuando se posa a descansar en sus ramas pasando desapercibido para sus depredadores.

A su vez, el iris de los ojos es de color amarillo y cuenta con dos penachos faciales, muy visibles cuando adopta una postura erguida, como si se tratara de orejas. Es muy raro avistarlo en pleno vuelo y si sobre las ramas de los árboles.

El canto del autillo europeo es muy característico ya que emite un sonido aflautado que se realiza al poco de ponerse el sol. “Cuando canta la curuja ni manta ni mantuja”, dicen en el campo porque es en las noches en las empieza a hacer calor y no hace falta dormir tapado cuando se oye y se ve, si hay luna, al autillo europeo. ¿Habéis escuchado alguna vez un sonar de los submarinos? Pues bien, el canto del autillo europeo es lo más similar que se puede oír en tierra firme.

¿Dónde vive el autillo europeo?

Esta especie de búho reside en zonas con árboles no muy densos como las dehesas, parques o robledales. No resulta extraño poderlo observar en jardines y parques, pero lo que nunca veréis es al autillo europeo a más de 1.000 metros de altitud.

Esta ave rapaz, de hábitos nocturnos como el búho real, se distribuye por África y Eurasia (la cuenca mediterránea), es decir, por zonas que son eminentemente templadas. Está distribuido prácticamente por igual por el conjunto de la Península Ibérica, aunque sí es verdad que su densidad disminuye en el extremo más occidental de nuestro país.

Las alteraciones de su hábitat y el uso de plaguicidas suponen las dos principales amenazas para la conservación de la especie. El autillo europeo se caracteriza también por realizar grandes movimientos migratorios. En concreto, suele pasar el invierno en África y regresar a la Península o al resto del continente europeo, en función de las subespecies, coincidiendo con el inicio de la primavera.

¿De qué se alimenta y cómo se reproduce?

Su alimentación se basa en la caza de insectos invertebrados. Así, los puede cazar en las ciudades a la luz de las farolas. Como diría Francisco Bernis, los oyó por el Paseo de la Castellana, en Madrid, en tertulia nocturna, es decir, el macho con su nota musical y la hembra respondiendo en otro tono. Puede complementar su dieta con reptiles y roedores.

La puesta de huevos de esta especie es de entre tres y siete huevos, los deposita normalmente en orificios de paredes o incluso en antiguos nido de pájaros carpintero. Estos huevos los incuba únicamente la hembra por un tiempo estimado de 24 días y los pollos, una vez nacen, abandonan el nido transcurridas tres semanas.