Campus logo

China cambia su conciencia medioambiental

11 de Diciembre de 2019
China hizo de la creación de una ‘sociedad ecológica’ una prioridad nacional en 2013.
El gigante asiático se esfuerza en cambiar su posición frente al medio ambiente y el cambio climático y, si bien es el país más contaminante, ha puesto en marcha numerosas medidas y se acerca con esta transformación para convertirse en una 'sociedad ecológica'. Nos lo cuenta Zigor Aldama desde Shanghái, en el marco de la COP25.

China es el país que más contaminación provoca a nivel mundial. Concretamente, en lo que se refiere a CO2, emite 9.839 millones de toneladas al año. Y otros elementos nocivos han convertido al gigante asiático en un peligro para la salud: se estima que 1,1 millones de personas mueren de forma prematura debido a la polución. Pero China es también el país que más medidas está tomando para cambiar esta situación. No en vano, el presidente Xi Jinping hizo de la creación de una ‘sociedad ecológica’ una prioridad nacional en 2013.

Territorio y clima de China

El territorio de China se encuentra entre las latitudes 18 ° y 54 ° N, y las longitudes 73 ° y 135 ° E. El centro geográfico de China está marcado por el Centro del Monumento Nacional en 35 ° 50′40.9 ″ N 103 ° 27′7.5 “MI. Los paisajes de China varían significativamente en su vasto territorio. En el este, a lo largo de las costas del Mar Amarillo y el Mar de China Oriental, hay llanuras aluviales extensas y densamente pobladas, mientras que en los bordes de la meseta de Mongolia Interior en el norte, predominan los pastizales amplios.

El sur de China está dominado por colinas y cadenas montañosas bajas, mientras que el centro-este alberga los deltas de los dos ríos principales de China, el río Amarillo y el río Yangtze. Otros ríos importantes incluyen el Xi, Mekong, Brahmaputra y Amur. Al oeste se encuentran las principales cadenas montañosas, sobre todo el Himalaya.

Las mesetas altas se encuentran entre los paisajes más áridos del norte, como Taklamakan y el desierto de Gobi. El punto más alto del mundo, el monte Everest (8.848 m), se encuentra en la frontera entre China y Nepal. El punto más bajo del país, y el tercero más bajo del mundo, es el lecho seco del lago Ayding (-154 m) en la depresión de Turpan.

Contaminación

En las últimas décadas, China ha sufrido un grave deterioro ambiental y contaminación. Si bien las regulaciones como la Ley de Protección Ambiental de 1979 son bastante estrictas, se aplican deficientemente. Las comunidades locales y los funcionarios gubernamentales las ignoran con frecuencia a favor de un rápido desarrollo económico. China es el país con el segundo mayor número de muertos por contaminación del aire, después de India. Hay aproximadamente 1 millón de muertes causadas por la exposición a la contaminación del aire ambiente.

China es el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo,  y ha sido clasificado como el decimotercer mayor en emisiones per cápita. El país también tiene importantes problemas de contaminación del agua. El 8,2% de los ríos de China habían sido contaminados por desechos industriales y agrícolas en 2019 y no eran aptos para su uso.

China obtuvo una puntuación media del Índice de Integridad del Paisaje Forestal de 2018 de 7,14 / 10, ubicándose en el puesto 53 a nivel mundial de 172 países. Sin embargo, China es el principal inversor mundial en energía renovable y su comercialización, con 52.000 millones de dólares invertidos solo en 2011; es un importante fabricante de tecnologías de energía renovable e invierte mucho en energía renovable a escala local. proyectos.

En 2015, más del 24 por ciento de la energía de China procedía de fuentes renovables, y sobre todo de la energía hidroeléctrica. Una capacidad instalada total de 197 GW que convierte a China en el mayor productor de energía hidroeléctrica del mundo. China también tiene la mayor capacidad de energía de sistemas de energía solar fotovoltaica y eólica del mundo. Las emisiones de gases de efecto invernadero de China son las más grandes del mundo, al igual que las energías renovables en China.

Medidas tomadas por el gobierno

Pekín puso en marcha una abrumadora batería de medidas para conseguir esa ‘sociedad ecológica’. Medidas que combinan palo y zanahoria: clausura de centrales eléctricas de carbón y grandes inversiones en instalaciones nucleares y energías renovables, cierre de empresas contaminantes y planes para la reconversión industrial, restricciones a la circulación de vehículos de combustión y ayudas para la adquisición de automóviles eléctricos.

La transformación en una ‘sociedad ecológica’ que se ve claramente desde el aire: allí donde antes solo había montañas peladas, ahora crecen bosques de aerogeneradores que también van conquistando el mar; y terrenos antes yermos se han convertido en atracciones turísticas gracias a las granjas solares que se han levantado con formas curiosas, como la de un oso panda.

“Ningún país está en mejor posición para convertirse en la gran superpotencia de las energías renovables que China”, sentenció hace unos meses la Comisión Global para la Geopolítica de la Transformación Energética, en un informe en el que se destaca que el país atesora 150.000 patentes relacionadas con las energías limpias, un 29% del total y muchas más que el segundo, Estados Unidos, que suma poco más de 100.000.

ACERCA DEL AUTOR

Zigor Aldama
Corresponsal en Extremo Oriente con base en Shanghái. Publica numerosos artículos y reportajes en diferentes medios como El País, grupo Vocento y Ballena Blanca.