Fundación Aquae > La mejora necesaria para no desperdiciar agua y cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La mejora necesaria para no desperdiciar agua y cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible

04/04/2019 - Blog - Ricardo Martínez y Cristina Varona
Cristina Varona y Ricardo Martínez ganaron en 2017 el Premio Innova Sostenible de Fundación Aquae por su proyecto Useful Wastes. Ahora comparten con nosotros algunas impresiones sobre el agua y su incalculable valor para nuestro mundo.
Compartir en

El agua es un bien básico para nuestra supervivencia. Desde beber agua para saciar nuestra sed, a otras muchísimas actividades de índole sanitaria o, incluso, productiva, el acceso a este bien tan preciado es uno de los elementos clave entorno a los cuales, sin darnos cuenta, articulamos nuestra existencia.

En la antigüedad, las civilizaciones clásicas ya fueron conscientes de que nuestro progreso como especie, no podía sino estar conectada con el curso de los ríos. El acceso a las aguas y su buena gestión eran los elementos decisivos para el desarrollo de empresas megalómanas. El imperio de los faraones construyó sus estructuras productivas y su civilización a lo largo del cauce del río Nilo. Con ello conseguían escapar de la aridez e improductividad de las tierras desérticas, gozando por el contrario de tierras fértiles y recursos abundantes. Dicha abundancia les permitiría, no solo sobrevivir como sociedad, sino un desarrollo intelectual, cultural y arquitectónico extraordinario que aún nos asombra a día de hoy. En definitiva, maximizar el potencial humano. Como ellos, otros imperios y grandes civilizaciones han sabido comprender la importancia del acceso de los recursos hídricos, como pilar central para el desarrollo humano.



Salvando los cientos de años de evolución y avances tecnológicos que nos separan de la época de los faraones, la importancia del agua para la raza humana no ha cambiado. Desafortunadamente, el valor en el imaginario colectivo de la misma si lo ha hecho. En las sociedades actuales, económica y tecnológicamente superdesarrolladas, muy pocos individuos responderían de manera automática que, ‘el agua’, es el bien más importante para su día a día. Y, sin embargo, lo es. La amplia disponibilidad a recursos que caracteriza las comunidades desarrolladas evita que, como si ocurre en numerosos países del hemisferio sur, nuestro día tenga que estructurarse en torno a la obtención de agua. Mientras que, en la rutina de algunas tribus africanas, la actividad central del día es recorrer decenas de kilómetros con el solo objetivo de llenar cántaros de agua para su subsistencia, nosotros utilizamos ingentes cantidades de agua a diario, sin ser siquiera conscientes de ello.

Es el olvido del verdadero valor del agua para el ser humano, que trasciende con creces su coste económico, lo que lleva a que cada día se despilfarren millones de toneladas de litros de agua. El goteo incesante de un grifo que no arreglamos por pereza, el agua que corre durante minutos mientras decidimos entrar o no a la ducha o, a mayor escala, aquella que se utiliza indebidamente en fábricas para la producción o acaba siendo contaminada por vertidos indebidos. Son ejemplos de cómo denostamos la importancia de preservar los recursos hídricos. El principal problema, sin embargo, es que todos esos litros no le salen gratis a nuestro planeta.



Un sistema de consumo basado en la sobreexplotacion de los recursos hídricos está destinado a agotarse y, con él, nuestras posibilidades de cara al futuro. La escasez de agua es un problema al que hay que hacer frente a la mayor celeridad posible. Es por esto por lo que comenzó el trabajo en Useful Wastes, trabajo que ha logrado –aún con mucho por hacer- hasta lograr un aprovechamiento del 100% del uso hídrico en la industria. Es importante no solo concienciar a la población para no malgastar ni una gota de agua, sino también conseguir que se invierta en aumentar la eficiencia y legislar a favor de esta para industrias donde el consumo de agua es muy elevado.

Priorizar la puesta en marcha de medidas tanto políticas, como en el plano individual, para reducir el malgasto del agua es vital para asegurar nuestra supervivencia. Gracias a estas propuestas son muchas las iniciativas que están creciendo, no solo industriales y de investigación, sino también de concienciación como la web medioambiental Horizonte2030 que lucha por expandir el conocimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Estas páginas hacen que el cumplimiento de estos avance cada vez hacia un futuro que no solo esta en manos de investigadores, sino de todas las personas que quieran añadir su granito de arena.

 

Etiquetas:

Sobre el autor

Ingenieros Agroalimentarios por la Universidad Politécnica de Cartagena y socios promotores de Useful Wastes. Lanzaron su proyecto de recuperación de salmueras en el programa Yuzz del Banco Santander. Han participado en la aceleradora Orizont de SODENA, y han recibido diferentes premios y reconocimientos, entre ellos el Premio Innova Sostenible de Fundación Aquae. También han recibido el Premio Tomás Ferro y el Premio Emprendedor del Año por su trabajo de investigación y desarrollo industrial.

 

Compartir en