Campus logo
Aquae

La biología humana nos acerca a nuestra naturaleza

La biología humana nos acerca a comprender mejor nuestro vínculo con la naturaleza. Salvador Fojón nos acerca a esta idea en Conversaciones Aquae
Arrancamos un nuevo Conversaciones Aquae, conducido por la bióloga y escritora Mónica Fernández-Aceytuno, indagando en la biología humana y su grandeza. Lo hacemos de la mano del médico intensivista, biólogo y submarinista, Salvador Fojón, quien nos descubre alguna de las peculiaridades más llamativas del vínculo entre el ser humano y la naturaleza.

En este nuevo episodio nos acercamos más al mundo que nos rodea poniendo el foco en la biodiversidad y el conocimiento del medio ambiente, siempre con la mirada puesta en nuestro futuro. La biología humana y la relación del ser humano con la naturaleza son los protagonistas de este nuevo episodio.

En esta ocasión, Mónica Fernández-Aceytuno conversa con una de esas personas que logran aunar el conocimiento y la sabiduría gracias a su dilatada experiencia en el campo de la biología y la medicina. Y así lo ha demostrado en su última obra: Biología Humana: a ver si nos entendemos.

Salvador Fojón es licenciado en Biología por la Universidad de Santiago de Compostela. En la actualidad, es responsable de la Unidad de Postoperatorio Cardiaco del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario de A Coruña. Participa, desde su puesta en marcha, en el programa de enfermería de dicha universidad, y dirige proyectos solidarios en Perú, Nicaragua y Senegal para la prevención de patologías relacionadas con el buceo profesional.

Su última obra combina el rigor científico con la divulgación de una forma amena, entretenida y capaz de llegar a cualquier tipo de público. Es así como Biología Humana: a ver si nos entendemos se convierte en un escrito imprescindible que nos acerca a la ciencia, al origen de la vida, nos descubre aquellos aspectos más relevantes que conforman la biología humana y nos demuestra que el ser humano siempre ha ido de la mano de la naturaleza.

Al preguntarle por las motivaciones que le llevaron a embarcarse en esta interesante obra expresa que “echaba de menos la biología del ser humano; observarlo y estudiarlo desde una perspectiva como si fuera una especie animal más”. Y es que, este libro, recoge “la osadía” del biólogo por contar las peculiaridades que engloban el origen y evolución del ser humano.

La crisis de los ecosistemas

Tratar la relación entre el ser humano y la naturaleza en plena pandemia mundial como contexto nos ayuda a entender mejor la importancia de que debemos, de una vez por todas,  firmar la paz con nuestro planeta.

La crisis de los ecosistemas viene dada por la pérdida de la biodiversidad que hace peligrar el equilibro ecológico. “El deterioro de nuestra biodiversidad deja desprotegidas áreas volviéndolas muy vulnerables”, confirma Salvador. Y añade que hay otro factor: “la desproporción entre el peso de las distintas especies en los diferentes nichos ecológicos”. La combinación de ambos es lo que provoca que la probabilidad de que un virus pase de un animal a un humano aumente.

A raíz de esta reflexión, Salvador explica que en la crisis sanitaria de la Covid-19 han sido clave tres eslabones: el deterioro de los ecosistemas, las oportunidades de proporcionar un lecho clónico y el ser humano, quien ha proporcionado ese terreno abonado haciendo que el riesgo de mutación de un virus no cese.

La primera marcha bípeda: la esencia de la biología humana

La evolución del ser humano y su relación con la naturaleza es una de las cuestiones por las que Salvador siente admiración. En especial, un hecho que le emociona cada vez que lo trata en algunas de sus clases: primera marcha bípeda. Se trata de uno de los descubrimientos que afirman que, hace 4 millones de años, en los australopithecus ya existían relaciones afectivas entre los individuos.

Esto lo conocemos gracias a una serie de trazos encontrados con forma de huellas. En ellos se observa la presencia de 3 individuos: uno más grande, otro mediano y un último más pequeño. Lo que se puede observar es que las huellas esta perfectamente sincronizadas y esto nos hace intuir que los dos individuos más grandes caminaban agarrados por la cintura o por los hombros. Por su parte, el tercer individuo más pequeño imprime sus huellas dentro de las de sus acompañantes como si caminara dando pequeños saltos.

“La explicación es obvia: se trata de una pareja de homínidos con un cachorro cuyas huellas se asemejan más a la del ser humano que a de los chimpancés o gorilas”, expresa Salvador.

Al analizar esto desde el punto de vista paleontológico te das cuenta de que se trata de un hecho insólito que logra erizar la piel del médico. “Siempre hemos vivido pensando que una cosa era la naturaleza y otra cosa es el ser humano, y este ha sido nuestro mayor error”, argumenta el biólogo.

Por todo esto, su libro, pretende divulgar la idea de que no debemos separarnos de nuestro medio natural porque forma parte de nuestra evolución en la humanidad. Así es como Salvador Fojón lo cree y trata de expresarlo en sus páginas.

Una conversación que nos invita a la reflexión de un necesario cambio de actitud hacia la responsabilidad y protección de nuestros entornos. Porque solo así seremos capaces de seguir evolucionando, no solo como sociedad, sino también como seres vivos.


Todos los capítulos de Fundación Aquae Podcast los podrás encontrar en las siguientes plataformas: Ivoox, Apple Podcast, Spotify, Google Podcast y en fundacionaquae.org