Los aviones comunes, parientes de las golondrinas

Tienen las patas emplumadas de blanco y juegan como niños en el barro. En efecto, nos referimos a los preciosos aviones comunes que incluso Bécquer confundió con las golondrinas. El vuelo de esta ave cosmopolita y cantarina es rápido, ágil y está lleno de vitalidad, teniendo lugar siempre en grupo.

Conocidos científicamente como Delichon urbicum, los aviones comunes son una especie de ave paseriforme migratoria de la familia de las golondrinas y del tamaño de un gorrión. Nos encontramos ante un ave compacta, de cola escotada y corta, obispillo con una mancha blanca y alas superiores negras con matices azulados y partes inferiores blancas, que pueden alcanzar hasta los 15 cm de longitud.

Tiene cierta gracia que las patas las tengan emplumadas de blanco, lo cual les da un aire de niños vestidos de primera comunión jugando con el barro. El vuelo de los aviones comunes, un ave realmente cantarina, es rápido, lleno de vitalidad y siempre tiene lugar en grupo.

¿Dónde viven los aviones comunes?

Nos encontramos ante una especie que se distribuye casi por todo el Paleártico. Eso sí, con algunas excepciones: desiertos, ambos polos y el extremo oriente. Se trata de una especie migratoria que se expande por la totalidad de la Península Ibérica, incluyendo las islas Baleares. Es en invierno cuando estas aves de desplazan a zonas más cálidas del oeste de África.

Buscan las fachadas, los aleros y los balcones para fijar en dos planos sus nidos de bolitas de barro. Pero al contrario que sucede con las golondrinas, estos buscan la parte exterior de las habitaciones humanas, por lo que cabe preguntarse si las oscuras golondrinas de Bécquer, que volvían y colgaban sus nidos en un balcón, eran en realidad aviones comunes. Estamos, por tanto, ante una especie cosmopolita y urbana.

¿De qué se alimentan los aviones comunes?

Su dieta se basa fundamentalmente en la ingesta de pequeños insectos voladores que son capturados al vuelo, a unos 450 metros del nido, como también sucede con las golondrinas comunes. De hecho, cuando se dispone a darles caza tiene lugar vuelos verdaderamente acrobáticos por parte de los aviones comunes. Conviene destacar que estas persecuciones en el aire siempre se dan en grupo. Esta misma habilidad también la ponen en práctica para huir de sus depredadores, saliendo victoriosos en un gran número de ocasiones.

Sin embargo, son los áfidos (pulgones) y las moscas los que constituyen sus pilares alimenticios en las zonas de cría. Puede resultar curioso saber cómo pese a que el hábitat de los aviones comunes es muy similar al de los vencejos y las golondrinas comunes, el espacio para capturar a sus presas es diferente. Esto lo consiguen debido a que cada uno de ellos lo hace a una altura distinta.

¿Cómo se reproducen?

Los aviones comunes recolectan el barro de los charcos que dejó la lluvia para construir sus nidos. Aunque antiguamente construían sus nidos en los acantilados, debajo de imponentes rocas, ahora los nidos de aviones comunes se crean sobre puentes y casas entre los meses de abril y mayo.

Estamos ante un ave monógama cuyo número de puestas oscila entre 2 y 3. La cría se produce de dos maneras diferentes: en nidos solitarios o en nidos adosados que dan pie al desarrollo de colonias de aviones comunes. Por su parte, la incubación se prolonga durante medio mes y los pollos consiguen volar cuando cumplen el primer mes de vida.