10 Animales que hibernan a lo largo de su vida

La llegada del invierno es un desafío para muchas especies. La escasez de alimento y los cambios de temperatura amenazan la supervivencia de los animales que viven en climas fríos y temperados. Para sobrevivir, algunas especies practican la hibernación.

A la capacidad que tiene algunas especies de animales de entrar en un estado de letargo prolongado se le llama hibernación. Este estado puede durar días o meses y es parecido a la hipotermia, cuando la temperatura del cuerpo desciende muy por debajo de sus valores normales. A la vez que disminuye la temperatura lo hace también el metabolismo basal, de manera que la energía necesaria para sobrevivir sea mínima. De hecho, los animales que hibernan detienen la digestión, no beben y no llevan a cabo ninguna necesidad fisiológica.

El erizo es uno de los animales que hibernan

Tipos de animales que hibernan

En general, la característica común de estos animales que hibernan es que habitan en ambientes templados con un período invernal muy marcado y en las latitudes altas de ambos hemisferios. Es decir viven en un ambiente templado y donde la estación fría genera un fuerte desequilibrio.

Suele hacerse una distinción entre la hibernación de:

  • Animales de sangre fría: habitualmente animales pequeños como insectos, caracoles, orugas o incluso peces
  • Animales de sangre caliente: entre los que se encuentran mamíferos, insectívoros y algunas ardillas).

Estas son algunas de las especies que hibernan

  1. Ranas:

    Dejan de respirar y su corazón se para por completo. De hecho, se enfrían tanto que se forman cristales de hielo en su sangre. Se acuestan en troncos, madrigueras o montones de hojas para el invierno y permanecen allí hasta el verano cuando se calientan y comienzan a respirar de nuevo.

  2. Abejas y abejorros:

    No todas las abejas hibernan, pero para el abejorro es parte de su vida. Todos los machos y las abejas obreras mueren cuando baja la temperatura, dejando a la reina que encuentre un lugar adecuado para esperar el invierno. Cuando las temperaturas aumentan, la reina emerge, construye un nido y establece una nueva colonia.

  3. Aves:

    Existen especies de aves que entran en letargo por poco tiempo, pero no se considera una verdadera hibernación. Sin embargo, hay una especie que sí la realiza: el chotacabras pachuca (Phalaenoptilus nuttallii), que habita en América del Norte.

  4. Erizos:

    Hibernan durante semanas o meses, dependiendo del frío que haga, disminuyendo su ritmo cardíaco hasta en un 90%, pero pueden despertarse si hace demasiado frío.

  5. Murciélagos:

    Su hibernación es reducida y durante la noche, cuando las temperaturas bajan o la comida escasea. Algunas especies van un paso más allá e hibernan durante todo el invierno, pero son aquellas que viven en áreas donde los insectos están menos disponibles durante los meses de frío.

  6. Marmotas:

    Cuando nos preguntamos qué animales hibernan, solemos pensar en ellas de manera automática. Y es que pueden hibernar durante ocho meses. En ese tiempo, reducen su frecuencia cardíaca a 3-4 latidos por minuto.

  7. Caracoles:

    Se retiran a sus conchas y sellan la entrada con moco para mantener la humedad y evitar que se sequen. No solo hacen esto en climas fríos, sino que también se protegen del clima cálido.

  8. Tortugas:

    No todas hibernan y depende de la especie y su ubicación. Las tortugas de caja son las más características al respecto, dado que pueden hibernar entre tres y cinco meses al año. Cavan una madriguera subterránea, reducen su frecuencia cardíaca a 5–10 latidos por minuto y dejan de respirar por completo. Pero no se quedan sin oxígeno, ya que lo absorben a través de la piel.

  9. Serpientes de liga:

    A diferencia de otros animales que hibernan, para esta especie es una actividad grupal. Cientos o tal vez incluso miles de serpientes se unen en una guarida para hibernar.

  10. Osos: 

    Cuando pensamos en qué animales hibernan, el oso suele ser una de las especies más recurrentes. Aunque la creencia más extendida es que si entran en hibernación, existen algunas dudas. Para muchos especialistas, el oso no experimenta una auténtica hibernación, sino más bien, un estado que se denomina “sueño invernal”, que se diferencia de la hibernación en que su temperatura corporal desciende tan solo unos pocos grados en los largos períodos en los que se encuentran en sus cuevas.

    El murciélago es uno de los animales que hibernan

¿Por qué hiberan los animales? 

La hibernación no deja de ser un mecanismo de defensa que tienen muchos animales para protegerse de las extremas temperaturas del invierno. Además, durante el invierno, muchas especies como pueden ser los osos, encuentran serias dificultades para obtener alimento, y por tanto sobrevivir.

Durante los meses cálidos, estas especies aprovechan para incrementar su grasa corporal para tener suficientes reservas durante su hibernación. Algunos, no obstante, se despiertan del letargo de manera puntual para comer. Cuando llega la primavera, estos animales retoman su temperatura corporal habitual y vuelven a la vida normal, normalmente con una fuerte pérdida de peso.

Cabe desatacar que la hibernación es solo un tipo de proceso natural en el cual la actividad biológica del organismo se suspende de forma temporal. Esto recibe el nombre de dormancia o dormición. A lo largo de este ciclo biológica los animales ni crecen, ni se desarrollan ni realizan ningún actividad física. El único objetivo en este periodo es conservar todo tipo de energía. Sin embargo, en este período influye mucho las condiciones climáticas y ambientales del medio.

 



configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: