Fundación Aquae > Blog > El cielo en una pantalla

El cielo en una pantalla

02/06/2017 - Blog - Roberta Bosco y Stefano Caldana

Concebida como una reinterpretación contemporánea de la naturaleza, Celeste del artista burgalés Solimán López es lo más parecido a un ojo digital que retransmite a través de Internet el cielo que observa.

Compartir en
La obra es un work in progress que permite al espectador congelar el momento de la conversión digital del firmamento, creando una obra de arte única que puede ser adquirida tanto en formato digital como en impresión sobre lienzo.

Después de llevar instalada todo el mes de abril en el espacio Veles e Vents de Valencia, Celeste acaba de llegar a París, concretamente en Mi-Gallery , donde quedará expuesta todo el mes de junio. La obra se basa en una baliza u ojo digital, dotada de una cámara que permite capturar vistas del cielo cada minuto. Estas instantáneas se trasladan al servidor y a través de un proceso de degradado de los tres valores RGB capturados (sigla en inglés de los colores red, green y blue), crean unos paisajes digitales, algo así como una abstracción visual del cielo que el público puede observar en tiempo real en la web del proyecto y físicamente a través de una videoproyección en el espacio expositivo.



CELESTE from SOLIMÁN LÓPEZ on Vimeo.

La baliza que alimenta Celeste está físicamente ubicada en el Instituto Cervantes de París ya que teniendo que documentar todo lo que transcurre en el trozo de cielo que enfoca, necesita estar instalada en exteriores. El dispositivo no se apaga nunca y estará funcionando las 24 horas del día durante todo el transcurso de la exposición. “Cuando la web retransmite una tonalidad oscura significa que es de noche y está capturando muy poca información de luz a través de la cámara”, explica Solimán López.



Celeste no es un color, son muchos”, matiza el artista, que en esta obra juega con los conceptos del Romanticismo y el momento decisivo, tan importante para entender la fotografía de maestros como Henri Cartier-Bresson, quiénes hicieron del tiempo y la acción, la base de su trabajo. “Celeste enlaza con el más puro estilo romántico de telas como Caminante sobre el mar de nubes del paisajista alemán Caspar David Friedrich. Se concibe como una mirada a la naturaleza en busca de su entendimiento y traducción, en este caso digital, ese lenguaje que nos ha inundado en la actualidad y del cual podemos extraer grandes cantidades de información en lo que se ha venido a llamar visual data” explica López, media artist y director del Departamento de Innovación de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) de Valencia. Tras desarrollar desde hace más de una década, una original y prolífica investigación que le ha llevado a concentrar su atención en el significado conceptual y práctico de los archivos digitales, con Celeste López da una vuelta de tuerca al concepto de objeto inmaterial transformando una imagen digital en un producto real que los espectadores pueden adquirir como cualquier otra obra de arte. El proceso es simple: la imagen del cielo retransmitida por la pantalla del ordenador puede ser congelada y encargada a través de la web en forma de archivo digital o como obra impresa, numerada y firmada por el autor.



Además las capturas incluyen datos del momento como la temperatura, la humedad y el hashtag relativo al trending topic más popular de la red social Twitter en la zona horaria donde se encuentra la baliza. Se trata de datos que añaden connotaciones extraídas de la realidad físicas y mezclan los dos espacios, el físico y el virtual, en una obra que combina el momento presente de la red y del cielo.


Entre las peticiones del público destaca la del Museo Internacional de Electrografía – Centro de Innovación en Arte y Nuevas Tecnologías (MIDECIANT) de Cuenca, que ha encargado dos piezas impresas de Celeste para la colección permanente del museo-centro de investigación que depende de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Celeste forma parte de "The re-collector", una exposición individual de Solimán López en la parisina Mi-Gallery, donde se presenta también Bioma, una nueva obra centrada en la captación de datos biométricos del espectador como voz y datos visuales de su rostro y cuerpo. “Estos datos son recopilados por el servidor que los irá almacenando para establecer lógicas comparativas entre el resto de usuarios que se enfrentan a la obra. El objetivo es dar vida a estos resultados recopilando, como también lo hace Celeste, un archivo digital con el resumen gráfico y de los datos capturados por el sistema, para crear de este modo una obra de arte digital única por cada usuario”, explica el artista que con esta pieza continúa investigando la traducción del mundo real a parámetros digitales y su recopilación en archivos coleccionables.

Después de París, Celeste viajará al espacio Scan-Room de Londres, donde se expondrá a partir del 5 de julio.

 

Etiquetas:

Sobre el autor

Roberta es periodista especializada en arte contemporáneo y nuevos medios y Stefano en cultura digital. Son autores de El Arte en la Edad del Silicio, un espacio permanente dedicado al new media art en El País.

 

Compartir en

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar