Unidos por la Hora del Planeta

La Hora del Planeta es una iniciativa de concienciación ambiental promovida por World Wide Fund for Nature (WWF). Se trata de uno de los movimientos más importantes contra el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad. Desde Fundación Aquae nos sumamos a esta acción con el objetivo de reivindicar la importancia de tomar medidas que contribuyan a construir un planeta más sostenible.

La Hora del Planeta es un llamamiento a la ciudadanía para cuidar de la salud del planeta. Para esto, se invita a la población, y a las empresas, a apagar las luces, y otros aparatos eléctricos, durante una hora.

En el caso de España, este apagón eléctrico se lleva a cabo de 20:30 a 21:30. Se trata de un simbólico gesto para crear conciencia sobre la necesidad de avanzar hacia un modelo de sociedad más eficiente y sostenible.

Cada año se busca promover una acción bajo un tema que centra la atención en este día. ‘Un momento de reflexión’ es el lema escogido para esta celebración en 2022, que tendrá lugar el 26 de marzo. Y es que según afirman desde WWF, este año la Hora del Planeta será decisiva para promover medidas urgente que ayuden a restaurar la naturaleza y su biodiversidad.

Como parte de nuestro compromiso con el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, desde Fundación Aquae participamos en este día con el objetivo de promover acciones con las que salvaguardar la salud de  nuestro planeta.

Un simbólico gesto por el planeta 

La crisis climática es uno de los mayores desafíos medioambientales. Por esta razón, y desde 2007, el Foro Mundial para la Naturaleza (WWF) promueve este movimiento bautizado como la Hora del Planeta. Una iniciativa que busca reivindicar la preocupación por el estado de la naturaleza ante unos efectos climáticos que son, cada vez, más intensos y frecuentes.

Esta celebración se realiza anualmente alentando a las personas, comunidades y empresas a apagar las luces eléctricas no esenciales, durante una hora, de 8:30 a 9:30 p.m. en un día específico como símbolo de compromiso con el planeta.

La primera celebración de esta iniciativa tuvo lugar durante un evento en Sydney (Australia) en el que se propuso apagar todas las luces en favor de la naturaleza. Esto tuvo lugar en 2007 y, desde entonces, cada año participan en este día más de 7.000 ciudades y pueblos en 187 países y territorios. 

Origen de la Hora del Planeta

Esta iniciativa surgió en 2004 cuando la sede australiana de WWF se reunió con la agencia de publicidad Leo Burnett. El objetivo de este encuentro fue, como desde la propio organización afirma, buscar y plantear ideas para involucrar a la ciudadanía del país en la lucha contra el cambio climático.

Hora del Planeta

La idea de un apagado a gran escala se acuñó y desarrolló en 2006, originalmente bajo el título provisional «The Big Flick». WWF Australia presentó su concepto a Fairfax Media, quien, junto con el alcalde de Sydney, Clover Moore, acordó respaldar el evento.

El 31 de marzo de 2007 tuvo lugar la primera Hora del Planeta a las 7:30 pm de Sydney, Ese mismo año, el estado de San Francisco llevó a cabo su propio programa «Lights Out» inspirado en la Hora del Planeta de Sydney.  Tras este exitosa iniciativa, tanto WWF como la agencia de publicidad decidieron continuar celebrando este día hasta la fecha. 

Al año siguiente, en 2008, más de 35 países y 400 ciudadanos se sumaron a celebrar la Hora del Planeta. Y lo hicieron apagando las luces de los monumentos y edificios más icónicos. Este mismo año, algunos sitios web también se sumaron a este evento mundial. Fue el caso, por ejemplo, de Google que también apago la luz de su página principal. 

¿Cómo contribuir a reducir nuestra huella ecológica?

Con el esfuerzo de todos podemos tomar pequeñas, pero importantes, acciones que nos permitan reducir el impacto medioambiental de nuestras actividades diarias. Porque no tenemos que olvidar que es tarea de todos proteger nuestra casa común: el planeta.

Todos sumamos y podemos aportar en la Hora del Planeta. Por esta razón, en Fundación Aquae hemos querido recoger algunos de las acciones que desde WWF recomiendan implantar en nuestro día a día para frenar la degradación del medio natural:

  1. Ser conscientes del impacto de las emisiones de CO2.
  2. Aumentar nuestra eficiencia energética.
  3. Consumir energía renovable.
  4. Seguir una dieta con baja huella de carbono.
  5. Convertirse en un consumidor sostenible.
  6. Cuidar nuestras plantas.
  7. Apostar por productos de kilómetro cero.
  8. Reclamar más implicación institucional en la lucha contra el cambio climático.

Cómo ser parte de la reducción en el uso de plástico

El plástico ha inundado nuestra vida y está presente en la mayor parte de los objetos que tenemos a nuestro alrededor. La contaminación por plásticos es ya un problema medioambiental que afecta no solo a la salud de los ecosistemas, sino también a la del ser humano. Y es que una inadecuado eliminación de residuos, junto a una mayor producción de plásticos, está causando graves estragos en nuestra naturaleza.

Por esto, con motivo de la Hora del Planeta, y todos los demás días del año, debemos tener en cuenta uno de los graves peligros que supone un uso excesivo de estos materiales. Podemos formar parte de la reducción de ese uso indiscriminado de las siguientes 10 maneras:

  1. Rechazar los alimentos y bebidas en envases de un solo uso.
  2. Reutilizar los envases de plástico.
  3. Utilizar nuestra propia botella de agua reutilizable.
  4. Llevar siempre bolsas de compra reutilizables.
  5. Comprar frutas y verduras sin embalajes de plástico.
  6. Usar vasos y platos de plástico biodegradables.
  7. Rechazar los alimentos envasados en bandejas de poliestireno.
  8. Reemplazar los recipientes de plástico por recipientes hechos con vidrio o acero inoxidable.
  9. Utilizar prendas con tejidos naturales como la lana o el algodón.
  10. Beber agua del grifo en lugar de agua embotellada.