Promover las ciencias y la tecnología entre las profesionales del futuro

Las STEM son la base para cumplir con los objetivos marcados en la Agenda 2030. Una educación de calidad en estas disciplinas nos ayudará a construir una sociedad más innovadora, inclusiva y resiliente. Sin embargo, muchas niñas tienden a alejarse de estas disciplinas por ser mujeres. Por esta razón, es importante conocer los beneficios de fomentar la educación STEM entre las más jóvenes con programas como Aquae STEM.

Los centros educativos tienen un rol esencial para determinar el interés de las niñas en las materias STEM y revertir la desigualdad de género en estas disciplinas. Así lo afirma la UNESCO en su informe “Descifrar las claves: la educación de las mujeres y las niñas en materia de STEM”.

El sistema educativo debe ser capaz de potenciar la educación en STEM, sobre todo entre las niñas. Y es que esto no solo permitirá incentivar su interés en la ciencia y la tecnología, sino también les aportará beneficios para desarrollarse como grandes profesionales en estas disciplinas.

Beneficios de fomentar la educación en STEM

Trabajar las ciencias y la tecnología en el aula ofrece la oportunidad de aplicar nuevos métodos de aprendizaje. Una enseñanza mucho más práctica donde los alumnos aprenden a resolver conflictos a través de la experimentación. Algo que les ayudará a tener más confianza en ellos mismos, este es uno de los beneficios de las STEM.

Otra de las habilidades que se potencian con las STEM es la creatividad y el ingenio. Y es que, en muchas ocasiones, esto juega un papel fundamental en la resolución de problemas.

La educación en STEM promueve el uso de la tecnología y sus diferentes aplicaciones. El hecho de que los alumnos interioricen su importancia y sepan desenvolverse con ella les hace más competentes en su día a día.

A pesar de estos beneficios, la brecha de género en las STEM es más que evidente: tan sólo el 35% de las jóvenes acaban matriculándose en alguna carrera científico-tecnológica, según datos de la UNESCO. Además, aseguran que el desinterés de las niñas por las STEM comienza de forma temprana en las primeras etapas educativas y, posteriormente, se hace evidente en niveles superiores.

En Fundación Aquae somos conscientes de estas desigualdades y con el fin de revertir esta situación impulsamos Aquae STEM, una iniciativa educativa que busca acercar a las niñas de primaria a las ciencias y la tecnología.

Gracias a este programa educativo, hemos comprobado como las niñas de primaria adquieren conocimientos y habilidades, a lo largo del curso, que les permite asimilar los conceptos más técnicos y valorar el trabajo en equipo como parte del aprendizaje.

Uno de los colegios donde se ha puesto en marcha Aquae STEM de la mano de Hidraqua es el CEIP Nuestra Señora de la Esperanza en Crevillent. Desde allí son ellas, las protagonistas quienes nos cuentan todo lo que están aprendiendo:

Este no es el único centro. Aquae STEM está presente en un total de 50 colegios españoles. Y lo está de la mano de Aguas de Avilés en Asturias; de Viaqua en Galicia; de Hidrogea en la Región de Murcia; de Aquona en Castilla-La Mancha y Castilla y León; de Hidraqua en la Comunidad Valenciana; y de Hidralia en Andalucía. En total, más de 2.500 niñas participan en esta iniciativa educativa.

Las vocaciones STEM cada vez demandan más profesionales. La presencia femenina en estos puestos es significativamente menor que las de sus compañeros varones. Es necesario revertir esta situación para un progreso equitativo de la sociedad. Porque el talento no tiene género y, por esta razón, programas educativos como Aquae STEM son necesarios para construir una sociedad más inclusiva y justa, donde nadie quede atrás.