×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El riego y los cultivos

El regadío consiste en suministrar grandes cantidades de agua a los cultivos mediante diversos métodos.

Los diferentes métodos son, por arroyamiento o surcos, por inundación o sumersión, esta es la técnica más usada (95% de los casos), y más tradicional, por aspersión, es decir, rociando el agua en gotas por la superficie de la tierra, por infiltración o canales, por goteo o riego localizado y por drenaje.

El riego por aspersión y el de goteo suponen una mejora importante en la eficiencia del uso del agua, por el contrario el riego por inundación es el que más agua derrocha.

El riego en exceso desperdicia el recurso, causa el deterioro y reduce la productividad de los cultivos. La optimización del uso del agua, por tanto, debe ser la preocupación principal de todo sistema de riego.

En un futuro, se espera que en los países en desarrollo la agricultura bajo riego necesitará un 14 por ciento más de agua. Esto requerirá una capacidad de embalse adicional. Será necesario almacenar más agua en los acuíferos, pero para ello se necesitan urgentemente nuevas técnicas y mecanismos institucionales.

Ver también:

5.000 litros de agua = 1 kilo de arroz – El uso del agua en la agricultura
Utilizando las matemáticas para ahorrar agua en el sector agrícola