Microrrelatos 2017 – Microrrelatos más votados por el público

¿Conoces a James?

Ramón Ferreres Castell

Muchos siglos ha, Moisés separó las aguas del Mar Rojo en su travesía por
el desierto. Y tal gesta fue recogida en la Biblia, la Torá y el
Corán. Y su figura fue cincelada por Miguel Ángel. Y su hazaña
fue llevada al cine, y a la televisión. Y aún hoy se preguntan los
expertos si fue debido a un extraño fenómeno meteorológico.

En 1827, James Simpson construyó un filtro de arena: el primer
procedimiento efectivo para purificar el agua. Y Wikipedia le dedicó
unas pocas líneas.

Vivir muerto o morir para vivir

Joan Albertí Martínez de Velasco

2067,firmo los papeles de mi crionización.Muero.
Abro los ojos,un robot se me acerca y me dice:
2455,eres una computadora,te hemos descrionizado y hemos metido
tu mente en una máquina,tus ojos son cámaras,ya no quedan
cuerpos humanos,todos somos mentes metidas en un big data.
Me pregunta que programa quiero para vivir,una isla,una ciudad.
Me pongo a llorar aunque de mis cámaras no salen lágrimas.
Le pido morir y el robot me pregunta porque.
La muerte es mas real que una vida de ceros y unos.

Borrando recuerdos

Emilio Graña Pons

 Shawn entró en la sala luminosa. Estaba nervioso pero lo había meditado durante meses. Se colocó en el centro de la sala, justo encima de un círculo metálico. Estaba dispuesto a ser el conejillo de indias de su experimento. Borrar recuerdos. Respiró hondo y cerró los ojos. Acto seguido dio una palmada y se hizo la oscuridad. Shawn entró en la sala luminosa. Estaba nervioso pero lo había meditado durante meses. Se colocó en el centro de la sala, justo encima de un círculo metálico.Respiró hondo.

Los sueños

Germán Leandro González

El lugar al que había llegado rebosaba de un aparente blanco
exquisito, por donde miraba, no vi gente alguna, había construcciones con
edificios que nunca había visto. Ingresé a uno de ellos y, al asir el barandal,
noté que era de un dorado como si fuera cristal.

Deus Ex Machina

José Luis Domínguez

¿A dónde van a morir los elefantes? ¿Quedan en la selva o en la sabana? ¿Quedan
selva y sabana? ¿Cómo hacer un olifán, una fanfarria, en su honor, sin
cementerio? Elefante, misterioso alfil moderno, incapaz de derribar al rey de
la tierra. Cruz y escapulario X teléfono y USB made in USA; Nicolás Gógol X San
Google. Los caballeros no la tenían fotográfica, sino de teflón. Cuando el
alzheimer nos alcance. Clonar a Dolly, tierna oveja que amante cuidó. Tecnología,
nuestro oráculo: DEUS EX MACHINA.

La antigüedad de la verdad

Rebeca MB
Desde el primer momento que llegué a la Academia sentí un gran honor y aun más de ser su alumno. Me encantaba escuchar sus enseñanzas pero un día tuve que pedirle que me repitiera varias veces aquella teoría, ¿cómo van a existir dos mundos le repliqué? Él se ofendió. Todos mis compañeros de clase al salir me preguntaron si me había vuelto loco, cómo se me ocurría tal cosa. A lo que les contesté: “Platón es mi amigo, pero soy más amigo de la verdad”.

Another Brick in the Wall

Marta Martínez Castellano

No podía creerlo. La sorpresa le hizo dar tal brinco que la probeta cayó desquebrajándose.

Si estaba en lo cierto no solo la ciencia, sino el mundo entero, cambiarían para siempre.

—¡Profe!

—Romualdo, fuera de clase.

—¡Pero es importante!

—No has levantado la mano. Fuera he dicho.

Siempre había sabido que la profe le tenía manía.

Al dirigirse resignado hacia la puerta el líquido vertido por la probeta quedó adherido a la suela de su
zapato.

Y a cada paso que daba, crecía una flor.

Feliz Matrimonio

Yván Borjes Hernández

–Prometo facilitarte las cosas y darte suficiente tiempo para que lo inviertas en las cosas más importantes de la vida –aseguró la señorita Technology.
–Yo prometo hacer uso correcto de ti, amar a mi familia y cuidar la Tierra –se comprometió el hombre.
Cumplieron, y fueron felices hasta la muerte.

Final de carrera

Ramón Ferreres Castell

El dorsal 60 se ha desfondado. Los dorsales 20 y 23 le dan caza. Tras toda la carrera a la espera, táctica muy inteligente, pasan a la
cabeza. Quedan dos repechos. El dorsal 23 toma la delantera, pero un azaroso tropezón le hace perder su ventaja. Su corpulencia le ha
jugado una mala pasada. Gana Sapiens (20); Neandertal, segundo (23). El bronce es para Heidelbergensis (60).

Esto ha sido todo desde el Cross de la evolución. En la próxima edición, un nuevo participante: Cíborg.

Perseverancia del científico

Carlos Rodriguez Caso

Me dije que no lo conseguiría, que una vida no da para lo que me había propuesto.

-Cuestiona lo evidente y retoma lo descartado. Lo que hoy yerres, será tiempo perdido.

El esfuerzo de una vida me dio un minuto contigo y vuelvo testigo de tu experiencia. Yo no sobreviviré, tu puede que sí.- dije desvaneciéndome.

Hoy, tras una vida de sacrificio, viajo en mi máquina atrás en el tiempo a cumplir mi parte. Es mi aportación a este siniestro bucle. Y me pregunto: ¿cuántas veces viviré este instante?

El sustituto

Elisa Domínguez Gorís

Aquí estoy, detrás de esta silla para que no me vean.

La pandemia empezó hace ya años y somos pocos los que quedamos.
Vivimos con lo básico, pero al menos no caminamos a rastras y con los ojos desorbitados.

Cuando pienso que ya estoy a salvo, salgo, cruzo la esquina
y sucede el peor de mis miedos. Encorvado, babeando, con los ojos grandes y
rojos pasa a mi lado sin inmutarse.

Antes me besaba bajo las escaleras de la casa de mis padres. Ahora ni levanta la vista de su smartphone
para mirarme.

Auto alimento

José Díaz Salcido

Cansado y con hambre, recordó que al entrelazar su ADN con el de medusas,
lagartijas y ajolotes, le advirtieron:

-“Si llegaras a perder alguna parte del cuerpo, tu organismo lo regenerará
en breve, como sucede con estos tres animales.”

No se lo dijeron; pero ante la emergencia en que se encontraba, decidió
rebanar un trozo de su glúteo izquierdo, y pensó que, igualmente,
sería factible comerse a sí mismo, sobrevivir, y escapar, tal vez,
de sus enemigos.

La máquina que decía ser dios

Antonio J. Cebrián Berruga

La Máquina apareció anunciando a la Humanidad la buena nueva del conocimiento absoluto.

Entregó a los científicos la ecuación de estado del Universo completo.

–Conocíamos esta ecuación –respondieron– pero la habíamos descartado porque
el ajuste fino resultante produce un Universo inviable. Lo que
ocurre es que has cometido un error en este paso y eso da lugar a una falsa apariencia
de factibilidad.

La Máquina lo examinó atentamente.

–Cierto –dijo mientras lo corregía.

Y se hizo la Nada

Inexorable

Antonio J. Cebrián Berruga

–El resultado del experimento es concluyente: la historia
está cambiando continuamente de forma aleatoria.

– ¿Y por qué no lo notamos?

–Porque
nuestros recuerdos se actualizan y tenemos la sensación de que la última
versión es la única.

–Pero yo recuerdo perfectamente que nada ha cambiado
mientras hablamos.

–Es solo una sensación. Probablemente han ocurrido millones
de cosas en este lapso de tiempo.

–Fascinante. ¿Y qué podríamos hacer al
respecto?

– ¿Hacer?… ¿Tomamos unas cervezas?

–Sabia decisión.

Un enemigo microscópico

Ernesto Caballero-Garrido

Meses había pasado persiguiendo al responsable de aquella pandemia. Apenas dormía, comía, o podía pensar en otra cosa, pero aquel día se levantó dispuesto a encontrar la causa.  Estaba seguro que era de naturaleza proteica, pues una vez vio algo similar en uno de sus viajes por el mundo. ¿Sería un escalón en la evolución?. Un peldaño que se combinaba con las toxinas de nuestra industria y  taladraba las células del sistema inmune. Aquel día al entrar en el laboratorio supo que lo averiguaría.

CYBERG

Pilar González Álvarez

Buscó un médico para mejorar sus capacidades, pero la ética a veces interfiere con la ciencia. Rechazaron su proyecto alegando objeciones de conciencia. La historia trascendió a los medios y la alarma social se extendió como una densa tela de araña. Unos gritaban: «¡Un hombre máquina, un atentado contra Dios!», otros: «¡Con un chip dentro acabará con la humanidad!».

Pero el progreso no puede parar y el joven logró su deseo.
Al poco tiempo pudo avisar de un terremoto y salvó miles de vidas.

Enuresis en el Futuro

Yván Borjes Hernández

Aparecí repentinamente en el baño de mi casa con un vaso vacío en la mano. Me estaba muriendo de sed. Sobre el espejo, el asistente virtual me informó que un 99.9% de la población mundial ya había muerto por falta de agua potable. Gritos robóticos venían de afuera: ¡alerta! Era mamá. Aterrorizado, salté por la ventana, y caí por el Atlántico, donde hallé un aparato desalinizador de H2O marina avisando: “Abra el grifo: Agua”. ¡Sí! Una sensación de alivio me despertó. ¡Me oriné la cama de mamá!

Un mar de dudas

Inocencio Javier Hernández Pérez

¡Sal de mí!, repetía Aristóteles aquella noche; ahogado,
acaso iluminado por la ebullición de las ideas más puras, en el más profundo de
los sueños líquidos.

Al día siguiente, el polímata griego fabricó el primer
evaporador de la historia.

No soy una lágrima fácil

Sylvia Marx

No soy capaz de salir por mí misma de esta pequeña cueva.

Dicen que mi esperanza de vida suele
ser relativa, directamente proporcional a su dolor, pero nunca fue así.
Yo jamás llevé billete de ida y vuelta, lo mío siempre resultaba un viaje incierto.

Con solo pestañear, mi caída sería inminente, pero en el caso de Eva no es fácil, así que nos instalan un tobogán,  para facilitar mi descenso.

¡Parece divertido precipitarme al vacío por ahí! Por fin, me deslizo por el Tubo de Jones y Eva llora…

3.14159265359

César Augusto Montilla Jelambi
Mi obsesión por PI me hacía tener sueños de colores a la hora PI, cada
madrugada. En el último, un encuentro con una chica de zapatos rosa, tan pequeña
como un quark, provocó la implosión del universo. Al día siguiente fui a la
biblioteca (a la hora PI) y allí estaba. Según se decía era la mejor alumna de
Higgs (el padre del bosón), siguiéndole la pista a los hadrones. Súbitamente el
caos atómico me convirtió en leptón. Nueve meses después, a la hora PI,
nacieron trillizos…y fracción.

Artificios

Mónica Druetta

Artificios

Macedonio Flores había nacido sin sombra
y, había ido hasta el desierto para conseguir una. Había sido su abuela la que
había sentenciado −un hombre sin sombra, es un hombre sin alma−.

Una noche encontró a Pablo Ortiz, un
artista acongojado, que  había logrado pintársela.
Feliz, fue a mostrársela  a su abuela,
pero ella movió la cabeza con pena.

Desde entonces se lo ve caminando triste,
hablándole a esa alma melancólica, intentando convencerla de que la vida es
hermosa.

Energía

José Ignacio Sánchez Sánchez

De pronto lo entendió. Aplicando algunas de las mejores ideas de su
colega de profesión a sus propias ideas la potencia se multiplicaba.
Los cálculos se disparaban. Ahora solo necesitaban conseguir la
financiación necesaria. Décadas después, reflexionaba adormecido
por las pastillas que calmaban su dolor articular: transformé
mi energía en proyectos que aun siguen evolucionando.

Los lectores no lloran

Inocencio Javier Hernández Pérez
Un hidrozoo de medio centímetro, la Turritopsis nutricula. Los humanos del
futuro modificaron el proceso en sus diminutos cuerpos, como recitar un poema y
que las estrellas implosionen. Hete ahí, en una cápsula, rezando para que el
Arca necesite lectores. Solo, en la inmensidad, sin nadie a quien abrazar.
Luego, un androide con cara de tostadora te conduce a la inmortalidad: una
burbuja sideral en la que no cabe tu sombra. Y lees informes del pasado. Y no
lloras porque no tienes lágrimas.

No eres tú, no soy yo, somos

Ana Patricia Luzardo Piñero

“Maya,

Te dejo
esta nota por si me buscas. Cuando lo leas ya no estaré en el mundo. No te
desesperes, no eres tú, no soy yo, somos el planeta y formo parte del todo. Me
respiras, si aún lo haces, y yo me mezclo contigo.

Ojalá
tu destino no como el mío: me desvanezco con la neblina tóxica y sabes lo que
pasará. Entiendes los peligros de salir de nuestra cueva al desolado planeta
que llamamos Tierra, pero necesitabas agua y yo verte sonreír.

Devuelve
a la tierra lo que le robamos.

Iván”


configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: