El Mediterráneo se secó hace 5 millones de años

El descubrimiento de un antiguo río apunta a que el Mediterráneo se secó casi completamente hace cinco millones de años, provocando con ello la creación de un clima estepario que abarcaba desde el norte de África hasta el sur de Europa, con veranos calurosos, inviernos fríos y pocas precipitaciones.

El mar Mediterráneo, aparte de uno de nuestros tesoros más preciados, sigue siendo una caja de sorpresas. Y es que, como indica el titular, se ha descubierto que el Mediterráneo se secó hace millones de años. Un acontecimiento de lo más curioso y clave en la historia de nuestro continente que te explicamos en este artículo.

Un descubrimiento esencial

Un grupo de científicos han encontrado en el Mediterráneo Oriental, a la altura de Chipre, Siria, Líbano e Israel, un gigantesco sistema fluvial abandonado de un tamaño cercano al del río Nilo. Ese antiguo río fluyó durante tan solo 100.000 años, pero ha dejado tras de sí las evidencias para que los científicos puedan comprender lo que sucedió en la región en el Mioceno tardío durante la Crisis Salina del Messiniense, cuando el mar Mediterráneo disminuyó y fue aislado del Océano Atlántico. Ahora, el mar Mediterráneo es, tras el Caribe, el segundo mar de interior más grande del planeta.

El proceso de secado del Mediterráneo

Aproximadamente hace 6 millones de años, el Estrecho de Gibraltar, se cerró como consecuencia de los cambios tectónicos ocurridos en el manto terrestre. A lo largo de unos 10.000 años, el agua dejó de fluir hacia el océano, por lo que el Mediterráneo fue disminuyendo su caudal y se evaporó lentamente. Así, su cuenca se convirtió en un desierto de sal estéril con algunos pequeños oasis de ríos situados en las estribaciones del Nilo o del Ródano. Este proceso es conocido como la Crisis Salina del Messiniense.

 

El Mediterráneo se secó hace 5 millones de años

 

Hasta ahora no se había podido determinar con cierta exactitud en qué medida se secó el Mediterráneo. Y es que se duda de cuánta cantidad de agua, en realidad, se evaporó, y cuanta permaneció. En un nuevo estudio se habla de que quizá entre el 75% y 80% de la cuenca estaba deshidratada. Sin embargo posiblemente existió un lago en el que se vertía el sistema fluvial. Andrew Madof, junto a Claudia Bertoni y Johanna Lofi, crearon un mapa tridimensional de gran precisión del fondo marino del Mediterráneo oriental en base a datos sísmico.

El río que fue clave

A partir de la estructura de sedimentos, concluyeron que el antiguo río provenía de la región que hoy conforman Turquía y Siria. Además también se pudo afirmar que desembocaba en un lago en la cuenca seca del Mediterráneo. El clima durante la Crisis Salina del Messiniense, contribuyó a la formación de este río, provocando un aumento en las precipitaciones en esa zona. Un flujo fluvial que pudo ser enriquecido a través del agua procedente del antiguo río Eosahabi, cuya desembocadura se encontraba en la costa de Libia. Así, estos ríos pudieron contribuir a que se mantuviese un lago que cubría una cuarta parte de lo que es hoy la extensión del Mediterráneo. Se trata del primer descubrimiento importante de un antiguo río en décadas.

 

El Mediterráneo se secó hace 5 millones de años

 

¿Podría volver a secarse el Mediterráneo?

La crisis salina parece darnos la clave de por qué se secó el mar Mediterráneo hace 5 millones de años. La disminución del volumen del agua del mar ocasionaron un clima estepario. Un cambio que afectó a las regiones del norte de África y del sur de Europa. Estas condiciones climatológicas causaron veranos marcados por las altas temperaturas y inviernos fríos pero sin lluvia. Madof y el resto de investigadores encontraron una serie de estructuras en la desembocadura del antiguo río. Estas estructuras habrían actuado como dique, separando las aguas del océano Atlántico de las del mar Mediterráneo.

Según un estudio publicado en 2009 por la revista científica Nature, un movimiento de las placas tectónicas hundió el dique que había separado hasta entonces ambas masas de agua. Este suceso abrió una puerta de entrada a la cuenca del Mediterráneo, que tardaría en llenarse con las aguas del Atlántico apenas dos años.

La comunidad científica cree que dentro de 5 años el estrecho de Gibraltar volverá a cerrarse de nuevo. Esto abocaría al Mediterráneo a unos pocos lagos hipersalinos como el Mar Muerto.