El río Tinto, el caudal marciano de España

El río Tinto es un río costero del sur de España, que discurre a lo largo de la provincia de Huelva, en Andalucía. Nace en la sierra de Padre Caro y tras recorrer casi 100 km llega hasta la ría de Huelva, donde se funde con el río Odiel. Se trata de un río muy particular. Descubre por qué

El río Tinto es conocido por el color rojizo de sus aguas y captado recientemente la atención de la NASA. Durante muchos años se pensó que estas características del río se debían a la contaminación de la explotación minera. Un grupo de científicos investigó en la zona y concluyó que, aunque la mina tuvo una actividad impactante, su composición es fundamentalmente natural.

El origen de las aguas rojas del río Tinto

Los científicos han podido demostrar que antes de que el hombre explotara esta rica zona minera de la que se ha extraído abundante cobre, oro, plata y hierro, la cuenca minera tenía unas características muy particulares. Allí viven unos microorganismos llamados quimiolitótrofos, literalmente ‘comepiedras’, que no necesitan materia orgánica. Es decir, que pueden crecer oxidando minerales que son materia inorgánica.

Los organismos quimiolitótrofos son capaces de utilizar compuestos inorgánicos reducidos como sustratos para obtener energía y utilizarla en el metabolismo respiratorio. Es una facultad conocida con el nombre de quimiosíntesis.

Foto: Las aguas rojas del río Tinto, objeto de estudio de la NASA Autor: By Paco Naranjo Jiménez CC BY-SA 4.0

El ambiente extremo del río Tinto

El del río Tinto es un ambiente extremo con un nivel de pH muy bajo. También destaca la presencia de altas concentraciones de metales en disolución. Las condiciones extremas del río Tinto se mantienen debido a la coexistencia simbiótica de los componentes biológicos que viven en su ecosistema.

Los organismos quimiolitótrofos son los productores más abundantes del sistema. También destaca la presencia de las algas, que son los otros productores primarios. Por otro lado están los componentes biológicos que consumen lo que los productores generan. En este caso, se trata de una serie de hongos y bacterias que se encargan de consumir y descomponer.

Los minerales del río Tinto son estables cuando no se encuentran en contacto con el oxígeno o con el agua. Sin embargo, cuando se exponen a estos factores, los sulfuros metálicos se oxidan con facilidad. Especialmente gracias al efecto catalizador de los microorganismos quimiolitótrofos y acidófilos.

Un lugar único en el mundo

Existen dos factores que convierten al río Tinto en un lugar único en el mundo: sus características geológicas y la riqueza de sus minerales. Es una zona donde abunda la pirita, la calcopirita y otros minerales complejos de azufre. Debido a la peculiar composición de sus aguas, el río Tinto no alberga peces. Pero sí ofrece los recursos necesarios para que ciertos microorganismos vivan en y gracias a ellos.

Las aguas del río tienen una química muy compleja. Sus aguas rojas se caracterizan por su pH muy ácido, con alto contenido en metales pesados: hierro (el más abundante), cobre, cadmio, manganeso, etc. Y a pesar de que es un ambiente extremo, en ellas viven representantes de todas las ramas del árbol de la vida. Se han encontrado bacterias y más de mil hongos, pero no hay peces. Los animales que viven en el río Tinto son unicelulares o pluricelulares.

A pocos centímetros de profundidad no hay oxígeno y las bacterias que se desarrollan tienen la capacidad de respirar férrico. Por eso, el color cambia en esa zona y es azulado o transparente.

La NASA viaja hasta la provincia de Huelva

El entorno del río Tinto presenta una extrema aridez, alta radiación ultravioleta, elevado contenido en sales, temperaturas extremas, etc. Se trata de características similares a las del planeta Marte. Por esta razón, la NASA ha escogido al río Tinto como hábitat a estudiar por su posible similitud con el ambiente del planeta rojo.

El robot Opportunity encontró en Marte un mineral denominado jarosita. Se trata de un sulfato de hierro, potasio y sodio que sólo se sintetiza si hay agua (debe ser agua ácida y cargada de metales). El hecho de que el río Tinto fuera muy rico en jarosita despertó la atención de los científicos de la NASA, que comenzaron a desarrollar proyectos de investigación en esta zona.

El estudio, con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha confirmado la posibilidad de que determinados tipos de organismos puedan sobrevivir bajo las restrictivas condiciones del planeta Marte.