Reserva de la Biosfera de Picos de Europa

La Reserva de la Biosfera de Picos de Europa cuenta con una superficie de más de 60.000 hectáreas y es un elemento de la futura Gran Reserva de Biosfera de la Cordillera Cantábrica. Un lugar increíble que nunca hay que dejar de visitar.

La Reserva de la Bioesfera de Picos de Europa fue el Primer Parque Nacional de España. Fue nombrado por el Rey Alfonso XIII en 1918, con una extensión inicial de casi 17.000 hectáreas. Desde entonces ha tenido dos ampliaciones, en 1995 y 2014. En 2003, la UNESCO aprobó la propuesta de convertirlo, además, en Reserva de la Biosfera. Este espacio natural se encuentra en la cordillera Cantábrica, a caballo entre el Principado de Asturias, Cantabria y la provincia de León, en Castilla y León. Representa los ecosistemas ligados al bosque atlántico e incluye la mayor formación caliza de la Europa Atlántica. También está protegido como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC).

Reserva de la Biosfera en Picos de Europa

Geografía en la Reserva de la Biosfera

La sierra está formada por tres grandes macizos: Central (también conocido como Urrieles), Oriental (Ándara) y Occidental (también conocido como Picos de Cornión). Los macizos central y occidental están separados por el desfiladero del Cares, de 1,5 kilómetros de profundidad (Garganta del Cares), con el pueblo de Caín a la cabeza. Las aguas del Cares surgen principalmente de resurgimientos de cuevas. Parte del agua del río Cares se desvía a través de un esquema hidroeléctrico, con un canal que discurre en la pared norte del desfiladero hasta Camarmeña.

Casi toda la roca de los Picos es caliza y la acción de los glaciares ha contribuido a crear una impresionante zona de karst alpino. El pico más alto es la Torre de Cerredo, con una altitud de 2650 metros. Muchos otros picos alcanzan altitudes de más de 2600 metros. La zona, que también forma parte de la Reserva de la Biosfera, es popular entre los montañistas, escaladores y senderistas de montaña. Existe una buena red de refugios de montaña bien establecidos. El sitio de escalada más conocido es el Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu, en el macizo de los Urrieles que puede considerarse la escalada más famosa de España.

El desfiladero de los Beyos y la garganta del Cares, dos de las hoces más espectaculares de España, se formaron en un proceso de levantamiento orogénico hace 65 millones de años.

Los picos más altos superan los 2.500 metros de altura a tan sólo 15 km de la costa. Eso ha hecho que tradicionalmente los marineros europeos los consideren una referencia en sus travesías, ya que se distinguen muy fácilmente desde el mar.

Especies en la Reserva de la Biosfera

La diversidad de la Reserva de la Biosfera de Picos de Europa llega a contener el 72 % de las aves reproductoras en España. También el 82 % de los anfibios, un 63 % de los reptiles, y el 88 % de los mamíferos terrestres presentes en la Península Ibérica.

El oso pardo cantábrico (Ursus arctos pyrenaicus) y el lobo (Canis lupus signatus) viven en las regiones más remotas. Los rebeccos (Rupicapra pyrenaica parva) se ven con bastante frecuencia. Las chovas y los buitres son comunes, se ven con frecuencia varias águilas y buitres, y hay una población diversa de mariposas en el parque.

Cuevas 

Dentro de su reserva de la biosfera, los Picos de Europa contienen muchas de las cuevas más profundas del mundo. Ahí están las de Torca del Cerro (−1589 m), Sima de la Cornisa (−1507 m), Torca los Rebecos (−1255 m) y Pozo del Madejuno (−1252 m). El descubrimiento de nuevas cuevas y su exploración aún continúa.

Origen del nombre

Un origen ampliamente aceptado para el nombre es que fueron la primera vista de Europa para los barcos que llegaban de América. El nombre se remonta a Lucio Marineo Sículo, quien menciona las Rupes Europae en 1530. Ambrosio Morales, cronista de Felipe II de España, menciona las Montañas de Europa en 1572. Prudencio de Sandoval las llama las Peñas o Sierras de Europa en 1601.