La raya mosaico vive enterrada en el mar

La raya mosaico es una de las más de 10 especies de rayas que hay en los mares españoles. Esta especie marina permanece enterrada durante el día en los fondos arenosos en los que habita. Su coloración, que varía entre los tonos grisáceos y amarillentos, es una de sus señas de identidad y le permite camuflarse de sus depredadores.

La raya mosaico, al igual que sucede con otras como la mantelina o raya mariposa, es una de las más de 10 especies de rayas que hay en los mares españoles. Este tipo de especie marina cuenta con un cuerpo aplanado cartilaginoso y un rostro poco prominente. A su vez, tanto la cabeza como el hocico son bastante cortos y pueden alcanzar una longitud aproximada de un metro.

Una de las principales características de la raya mosaico es su coloración que varía entre tonos grisáceos y amarillentos. Esta coloración se convierte, a su vez, en una de sus grandes aliadas pues le permite camuflarse en el fondo marino para pasar desapercibida para sus depredadores. De hecho, es habitual que permanezca enterrada durante el día en la arena asomando únicamente los ojos y los espiráculos. Por ejemplo, el angelote, una especie de tiburón muy llamativo por su aspecto, también está perfectamente adaptado para el camuflaje en el fondo del mar.

Conocida científicamente como Raja undulata, su nombre hace referencia a las espinas que posee en la parte dorsal y en la cola, así como a las líneas oscuras que trazan ondas adornadas con puntos blancos. Generalmente las hembras poseen entre 30 y 50 a lo largo del cuerpo, mientras que en los machos quedan reducidas a la cola.

¿Dónde vive la raya mosaico?

La raya mosaico habita en climas subtropicales como el Mediterráneo Occidental y el Atlántico Oriental. Sin embargo, nos encontramos ante una especie poco abundante y que suele resultar difícil de observar, cuyos hábitats son los fondos arenosos y de grava, así como aquellas zonas en las que predomina el fango. Y siempre a una profundidad que oscila entre los 50 y 200 metros.

¿Qué come y cómo se reproduce?

La raya mosaico tiene el rostro corto pero con una boca de dientes planos con la que es capaz de triturar a algunas de sus presas favoritas como los crustáceos. Activa especialmente durante la noche, los organismos bentónicos constituyen la base de la alimentación de la raya de tierra.

Entre otros, podemos destacar de su dieta a pequeños peces, cangrejos, algunos tipos de bivalvos o poliquetos. Incluso, de manera ocasional pueden llegar a alimentarse de carroña.

Pone unos huevos (ovíparos) que son unas cápsulas con forma de monedero que se incuban al calor de la arena durante 5 meses. La reproducción de la raya mosaico se produce entre el invierno y la primavera, dependiendo de cuál sea la temperatura de las aguas.

La madurez sexual se alcanza entre los 7 y los 9 años de vida, aunque la realidad es que los machos maduran antes que las hembras. Hasta un total de 20 huevos pueden componer la puesta de la raya de tierra, siendo estos depositados por norma general en los fondos arenosos en los que suele habitar e incubados durante un periodo de tiempo de entre 4 y 5 meses. Cabe destacar que los juveniles suelen perseguir objetos grandes nadando, como podría ser la propia madre.