Fundación Aquae > Presagio

Presagio

Cuando ya mi piel marchita, se acartone en mil hendijas,

 Y no traiga a grito seco el rocío matutino,

Cuando el firmamento entero, sea gris melancolía

Y mi linfa se haya vuelto vil aceite negra,

volveré sin preguntarles, a un pasado añorado

de porráceos bosques densos y capullos carmesí,

de cien límpidos torrentes por laderas empinadas,

 de armónicos gorjeos y galopes vigorosos,

de un sereno otoño ocre y un feroz invierno azul,

de la ternura impecable de crepúsculos morados.

Bruno Porcelli