Claves para explorar Papúa Nueva Guinea

Papúa Nueva Guinea es un país de Oceanía que ocupa la mitad oriental de la isla de Nueva Guinea y una numerosa cantidad de islas situadas alrededor de esta. Comparte fronteras con Australia, las Islas Salomón e Indonesia, el único país de Oceanía con frontera terrestre, ya que son países limítrofes.

Papúa Nueva Guinea es uno de los países con más diversidad cultural del mundo. Se han contabilizado hasta 848 idiomas distintos, de los cuales 836 siguen hablándose. Aún quedan muchas sociedades tradicionales y es un país escasamente poblado, sólo con 7 millones de habitantes en sus 460.000 km2. Su terreno es muy montañoso con planicies en las costas. Se encuentra situado dentro del Cinturón de Fuego del Pacífico, eso provoca que el país soporte frecuentes sismos y maremotos.

Es uno de los países menos explorados, geográfica y culturalmente, y muchas especies de plantas y animales están aún todavía sin descubrir dentro del país. Papúa está dentro de la lista de países megadiversos.

Historia de Papúa Nueva Guinea

La evidencia arqueológica indica que los seres humanos llegaron por primera vez a Papúa Nueva Guinea hace entre 42.000 y 45.000 años. Eran descendientes de migrantes procedentes de África, en una de las primeras oleadas de migración humana . La agricultura se desarrolló de forma independiente en las tierras altas de Nueva Guinea alrededor del año 7000 a. C., lo que la convierte en una de las pocas áreas del mundo donde la gente domestica plantas de forma independiente. Alrededor del año 500 a. C. tuvo lugar una importante migración de pueblos de habla austronesia a las regiones costeras de Nueva Guinea.

Esto se ha correlacionado con la introducción de cerámica, cerdos y ciertas técnicas de pesca. En el siglo XVIII, los comerciantes llevaron la batata a Nueva Guinea. Allí la adoptaron y la convirtieron en un alimento básico. Los comerciantes portugueses lo habían obtenido de América del Sur y lo habían introducido en las Molucas.

Los rendimientos mucho más altos de los cultivos de los huertos de camote transformaron radicalmente la agricultura y las sociedades tradicionales. La batata reemplazó en gran medida al alimento básico anterior, el taro, y resultó en un aumento significativo de la población en las tierras altas. A finales del siglo XX los pueblos avanzados habían erradicado prácticamente la caza de cabezas y el canibalismo. En el pasado se practicaban en muchas partes del país como parte de rituales. Estos estaban relacionados con la guerra y la absorción de espíritus o poderes enemigos.

El siglo XXI 

En 1901, en la isla Goaribari en el golfo de Papúa, el misionero Harry Dauncey encontró 10,000 cráneos en las casas largas de la isla. Una demostración de prácticas pasadas. Según Marianna Torgovnick, escribiendo en 1991, “Los casos más plenamente documentados de canibalismo como institución social provienen de Nueva Guinea. Allí, la caza de cabezas y el canibalismo ritual sobrevivieron, en ciertas áreas aisladas del Pacífico, hasta los años cincuenta, sesenta y setenta. Todavía dejan huellas dentro de ciertos grupos sociales.

Clima

Tiene un clima tropical, con monzón noroccidental de diciembre a marzo y monzón suroriental de mayo a octubre. No tiene grandes variaciones de temperatura a lo largo del año.

Papúa Nueva Guinea es parte de la ecozona de la Australasia, que también incluye a Australia, Nueva Zelanda, Indonesia oriental y varias islas del Pacífico, incluyendo las Islas Salomón y Vanuatu.

Flora y fauna de Papúa Nueva Guinea

Muchas especies de aves y mamíferos que se encuentran en Nueva Guinea tienen vínculos genéticos con las especies correspondientes que se encuentran en Australia. Una característica notable es común a ambos continentes: la existencia de varias especies de mamíferos marsupiales, entre ellos algunos canguros endémicos.

En Papúa Nueva Guinea todavía están presentes muchas familias de la flora del sur de la antigua Gondwana. Los bosques pluviales de toda esta zona del Pacífico sufren de deforestación como consecuencia de una creciente demanda comercial por las maderas tropicales.

En las áreas más elevadas de la Cordillera Central se producen nevadas, algo raro en los trópicos.