Campus logo

Luchar contra el cáncer protegiendo el medio ambiente

1 de Febrero de 2016
Luchar contra el cáncer protegiendo el medio ambiente
Por una vez, seamos descaradamente egoístas: hagamos todo lo que esté en nuestras manos para evitar el cáncer. La lista de pequeñas y grandes cosas que podemos poner en práctica para derrotar a este grupo de enfermedades es muy larga y en ella se incluye otra muestra del egoísmo bien entendido: protejamos el medio ambiente.

Los responsables del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC, por las siglas en inglés) desencadenaron una enorme polémica internacional cuando anunciaron hace unos años la incorporación de las carnes procesadas (embutidos y similares) en la lista de substancias carcinógenas para los humanos (Grupo 1) y a la carne roja como producto probablemente carcinógeno para los humanos (Grupo 2A). 

La IARC ha publicado en los últimos años muchos otros estudios sobre la relación entre cáncer y la contaminación provocada por los humanos en el aire, el agua, el suelo y los océanos; muy pocos de los cuales han llegado a convertirse en una preocupación social.  

Por desgracia, la IARC no provocó ninguna polémica similar a la de la carne procesada cuando, justo dos años antes (octubre de 2013), publicó un informe alertando de que también provoca cáncer la contaminación del aire -con una lista en la que se especificaban los principales elementos peligrosos provocados por las actividades humanas (transporte, industria, producción de energía). Este organismo especializado de la Organización Mundial de la Salud tampoco consiguió llamar demasiado la atención popular cuando, en junio de 2012, publicó otro estudio del mismo tipo en el que indicaba que existen evidencias científicas suficientes para considerar que el humo provocado por los motores diésel (combustión de gasoil) provoca cáncer de pulmón y, muy probablemente, también cáncer de vejiga. ¿Ha tenido que aparecer el escándalo del fraude en los motores de Volkswagen para que nos preocupemos por el humo en las ciudades?

Luchar contra el cáncer protegiendo el medio ambiente

Sin necesidad de mirar a la China, las escenas de ciudades afectadas por la contaminación atmosférica se repiten en nuestro país en estas épocas del año y muy pocos tertulianos y directivos de los grandes medios de comunicación recuerdan los estudios de la IARC. Muy al contrario, hasta ahora siempre había sido más fácil y popular criticar las  propuesta ciudadana o gubernamental que pusieran en peligro nuestro supuesto derecho a usar el vehículo privado (sea o no diésel y vivamos o no en una ciudad contaminada).

Por suerte, ahora parece que por primera vez podemos esperar que las administraciones de nuestro país tomarán  medidas reales para hacer frente a la contaminación atmosférica sin que los medios de comunicación desaten una campaña de críticas como la registrada en Catalunya cuando -en 2007- se puso en práctica la limitación de velocidad a 80 km/h. 

El día 4 de febrero de cada año se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, una fecha muy apropiada para recordar unos datos oficiales de la OMS: cada año mueren en todo el mundo 223.000 personas afectadas por cáncer de pulmón asociado a la contaminación del aire. En países desarrollados como el nuestro, la mitad de los hombres y una de cada tres mujeres padecerá algún tipo de cáncer a lo largo de su vida. Los datos son terribles pero dejan mucho margen a la esperanza porque entre el 90% y el 95% de estos casos de cáncer es atribuible a factores ambientales y hábitos personales, y sólo entre el 5% y el 10% depende exclusivamente de factores genéticos.

Aunque solo sea por egoísmo: para luchar contra el cáncer protejamos el medio ambiente y el aire de nuestras ciudades.

ACERCA DEL AUTOR

Joaquim Elcacho
Joaquim Elcacho. Periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Coordinador de La Vanguardia Natural, canal/sección de medio ambiente y naturaleza de la edición digital de La Vanguardia. http://www.lavanguardia.com/natural
configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: