Conoce los siete últimos bosques primarios

Un bosque primario, bosque virgen o bosque primitivo, es un bosque que ha alcanzado una gran edad sin perturbaciones significativas y, por lo tanto, exhibe características ecológicas únicas y podría clasificarse como una comunidad clímax. 

Los bosques primarios, también denominados bosques vírgenes, son bosques intactos que nunca han sido explotados por el hombre. Su evolución depende únicamente de las perturbaciones naturales.  No solo son importantes por el oxígeno que nos brindan, sino también por su capacidad de absorción del CO2 de la atmósfera. Estos grandes sumideros de carbono naturales poseen además una alta biodiversidad, una riqueza fundamental que hay que conservar.

En la actualidad los bosques primarios están desapareciendo produciendo de esta manera una pérdida irreversible.

Características de los bosques primarios

Las características incluyen diversas estructuras relacionadas con los árboles que proporcionan un hábitat de vida silvestre diverso que aumenta la biodiversidad del ecosistema boscoso. Los bosques vírgenes son bosques maduros que nunca se han talado.

El concepto de estructura arbórea diversa incluye copas de varias capas y espacios entre copas. Alturas y diámetros de árboles muy variables, y diversas especies de árboles y clases y tamaños de desechos leñosos.

Los bosques primarios son valiosos por razones económicas y por los servicios ecosistémicos que brindan. Este puede ser un punto de discordia cuando algunos en la industria maderera desean cosechar valiosa madera de los bosques. Mientras, los ambientalistas buscan preservar los bosques en su estado prístino para obtener otros beneficios; la absorción del CO2, el mantenimiento de la biodiversidad, la purificación del agua, el control de inundaciones y el ciclo de nutrientes.

La forestación, la práctica de cultivar intencionalmente un bosque existente intacto hacia su máximo potencial ecológico, tiene como objetivo promover los bosques maduros.

Impacto climático

Los efectos de los bosques primarios en relación con el calentamiento global han sido cuestionados en varios estudios y revistas. El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático dijo en su informe de 2007: “A largo plazo, una estrategia de manejo forestal sostenible dirigida a mantener o aumentar las reservas de carbono forestal, mientras se produce un rendimiento anual sostenido de madera, fibra o energía del bosque, generará el mayor beneficio de mitigación sostenido ”.

A menudo se percibe que los bosques primarios están en equilibrio o en estado de descomposición. Sin embargo, la evidencia del análisis del carbono almacenado en la superficie y en el suelo ha demostrado que los bosques primarios son más productivos para almacenar carbono que los más jóvenes.

Consecuencias de la explotación

La explotación forestal tiene poco o ningún efecto sobre la cantidad de CO2 almacenado en el suelo. Pero otra investigación sugiere que los bosques más viejos que tienen árboles de muchas edades, múltiples capas y poca alteración tienen la mayor capacidad de almacenamiento de carbono.

La protección de estos bosques con su capacidad de absorción del CO2 evita las emisiones a la atmósfera. Los defensores de la explotación forestal argumentan que el carbono almacenado en la madera está disponible para su uso como energía de biomasa. Pero el uso de biomasa como combustible produce contaminación del aire en forma de CO2, óxidos de nitrógeno, compuestos orgánicos volátiles, partículas y otros contaminantes.

En algunos casos a niveles superiores a los de fuentes tradicionales de combustible como el carbón o el gas natural.

Los bosques primarios tienen el potencial de afectar el cambio climático, pero el cambio climático también está afectando a los bosques primarios. A medida que los efectos del calentamiento global se vuelven más sustanciales, la capacidad de los bosques primarios para secuestrar carbono se ve afectada.

El cambio climático mostró un impacto en la mortalidad de algunas especies de árboles dominantes, como se observó en el pino coreano.

Los 7 bosques primarios actuales

El mundo todavía tiene al menos 1,11 mil millones de hectáreas de bosque primario. En conjunto, tres países, Brasil, Canadá y Rusia, albergan más de la mitad (61 por ciento) de estos bosques en el mundo. El área de bosque primario ha disminuido en 81 millones de ha desde 1990.

Los siete bosques primarios más grandes son:

El bosque tropical amazónico

Los bosques primarios son grandes sumideros de CO2 naturales.

La jungla del sudeste asiático

Los bosques primarios son grandes sumideros de carbono naturales.

Las selvas tropicales de África central

Los bosques primarios son grandes sumideros de CO2 naturales.

Los bosques templados de Sudamérica

Los bosques primarios de Norteamérica

Los últimos bosques primarios europeos

Los bosques primarios son grandes sumideros de CO2 naturales.

Los bosques de la taiga siberiana