Los océanos producen el 50% del oxígeno del planeta

Los océanos son el corazón de nuestro planeta. Abarcan más del 75% de la superficie terrestre y producen el 50% del oxígeno del planeta. Además, albergan gran parte de la biodiversidad que habita la Tierra. En este artículo te contaremos qué beneficios nos aportan estas vastas extensiones de agua y cómo puedes protegerlos.

Los océanos son los verdaderos pulmones del planeta. Generalmente se piensa que lo son las vastas extensiones tropicales, como el Amazona. Sin embargo, aunque son fundamentales para el planeta, son los océanos los que producen la mayor parte del oxígeno que respiramos. Concretamente, un 50% del oxígeno.

¿Por qué los océanos producen el 50% del oxígeno del planeta?

Las plantas fitoplanctón, las algas marinas y el plactón que viven en él son los seres vivos que permiten a los océanos ser los pulmones del planeta. Todas estas plantas generan oxígeno gracias al proceso de la fotosíntesis, que obtienen su energía a través de transformar el dióxido de carbono y luz solar en azúcares. En concreto destaca el Prochlorococcus. Este tipo de fitoplactón más abundante del planeta y encargado de generar cantidades ingentes que sustentan nuestra atmósfera

¿Qué beneficios nos aportan los océanos?

Además de ser los pulmones del planeta, los océanos regulan el clima, alimentan a millones de personas. También nos proporcionan todo tipo de recursos, como medicinas. Asimimo, son el hábitat de una gran variedad de la biodiversidad que habita en nuestro planeta. Para garantizar la salud de nuestras comunidades y de las generaciones futuras es imprescindible que cuidemos a los océanos con la misma intensidad que ellos cuidan de nosotros.

mar horizonte cielo Cuerpo de agua Oceano calma los recursos hídricos sonar tiempo de día agua puesta de sol Mañana noche luz de sol amanecer atmósfera nube sol reflexión oscuridad resplandor crepuscular ola costa

¿Por qué debemos cuidar de nuestros océanos?

  • Para recordar a todo el mundo el gran papel que los océanos juegan en nuestras vidas. Son los pulmones de nuestro planeta, que generan la mayoría del oxígeno que respiramos. Participar en iniciativas relacionadas con el Día de los Océanos es una manera idónea de contribuir a esta concienciación
  • Informar a la opinión pública de las consecuencias que la actividad humana tiene para los océanos.
  • Poner en marcha un movimiento mundial ciudadano a favor de los océanos.
  • Movilizar y unir a la población mundial entorno al objetivo de la gestión sostenible de los océanos. Son una fuente importante de alimentos y medicinas, y una parte esencial de la biosfera.
  • Para celebrar juntos la belleza, la riqueza y el potencial de los océanos.

El papel de los océanos y los grandes bosques

Los océanos y las grandes extensiones de bosques, como el Amazonas, desempeñan el papel fundamental de abastecer al planeta de oxígeno y proteger su capa de ozono. Zonas como la Amazonía, con sus 5,5 millones de kilómetros cuadrados de superficie, cuenta con una inmensa cantidad de especies vegetales que se encargan de asegurar la aportación de oxígeno al planeta. De la misma manera, los bosques boreales de Canadá y Rusia contribuyen con sus especies vegetales a la producción de oxígeno para el planeta.

Sin embargo, la actividad humana está poniendo en grave peligro ambas fuentes de oxígeno. Por un lado, la sobre-explotación a través de la tala o la búsqueda de recursos naturales están arrebatando a bosques como el Amazonas su capacidad de regeneración natural. Por otro lado, la contaminación de los océanos, los vertidos, el incremento vertiginoso de los plásticos y microplásticos en sus aguas, se consagran como las principales amenazas que pueden mermar los grandes beneficios aportados por los oceanos.

En ese sentido, iniciativas como los Objetivos de Desarrollo Sostenible son fundamentales para asegurar el futuro de nuestro patrimonio natural. Gracias a objetivos como Acción por el Clima (número 13), se están poniendo en marcha iniciativas para paliar el cambio climático y proteger los recursos naturales que tantos beneficios nos aportan. A través de la acción política, social y económica será posible educar, concienciar y poner en funcionamiento un nuevo paradigma basado en la sostenibilidad, la economía circular y el respeto por la naturaleza. Si no ponemos freno, el futuro de la vida en la Tierra estará en grave peligro.